GTRES

¿Por qué los bebés deberían dormir en una caja de cartón?

Uno de los secretos de la baja mortalidad infantil de Finlandia se esconde en una caja de cartón que el Gobierno regala a los recién nacidos. Varios países en todo el mundo han copiado la idea y, desde Australia hasta EE.UU, Sudáfrica, México o la India, cada día más niños duermen en ellas.

Paka Díaz | Woman.es

Uno de los reportajes más populares de la BBC es un artículo que hicieron hace tres años sobre la costumbre del Gobierno finlandés de regalar una caja de cartón a los recién nacidos. El tema se hizo viral y aún hoy sigue siendo uno de los más visto y compartidos. Lo que nadie podía imaginar es que sirviera como inspiración para que mucha gente, en todo el mundo, decidiera copiar la idea. Pero, ¿por qué les pareció tan interesante que los bebés duerman en una caja de cartón? El origen de la tradicional caja de cartón finlandesa se remonta a 1938. En aquel momento, la mortalidad infantil era muy alta en el país, con 65 muertes por cada 1.000 nacimientos. El gobierno decidió tomar medidas y ayudar a las familias con bajos recursos con una caja que servía de cuna y contenía productos básicos para el bebé. Sin embargo, en 1949 decidieron que la caja se entregaría a todos los recién nacidos del país. Así, nadie se sentía mal por recibirla y se garantizaba un comienzo en igualdad para los bebés.

Hoy, el paquete contiene ropa, baberos, sacos de dormir, productos de baño, pañales y un colchón. Porque está bonita caja, de colores neutros (recuerden, igualdad) también se puede convertir en su primera cama, por eso el colchón ajustable a su medida. Aunque los progenitores podrían optar por su importe en efectivo (unos 200 €), el 95% prefiere la cuna de cartón ya que el importe de su contenido es mucho más caro y, además, es real-mente útil. Hoy, Finlandia aparece entre los diez países con menos mortalidad infantil del mundo, con 3 muertes por cada 1.000 nacimientos.

Aunque suena a cuento infantil, esta caja de cartón no es mágica pero puede salvar vidas. La caja proporciona al bebé un espacio seguro y protegido y evita su muerte por asfixia si comparte cama con más miembros de la familia. Además, junto a la caja se puede aprovechar para dar información a las madres y padres sobre cuidados infantiles y aprovechar para hacerles seguimientos, algo fundamental por ejemplo para poder prevenir enfermedades tanto del bebé como de su madre. Precisamente por eso, la caja se ha convertido en inspiración para luchar contra la mortalidad materno-infantil en medio mundo y, pese a los que se podría prever, no sólo los países en desarrollo. El gobierno finlandés ha mostrado su apoyo a estas iniciativas y se ha ofrecido, dada su experiencia, a asesorar en lo posible.

En México, el proyecto Cunas CDMX se lanzó en 2015 con intención de llegar al menos a 10.000 futuras madres con escasos recursos y madres adolescentes. La caja-cuna ecológica tiene un revestimiento especial para protegerla del fuego o los daños del agua, y lleva un colchón, un juego de sábanas, ropa de bebé, un aspirador nasal, cortaúñas, toalla, esponja, jabón neutro, crema hipoalergénica, termómetro, un juguete, toallitas húmedas y pañales desechables. Además, incluye un sacaleches para la madre y una cartilla de cuidados en la primera infancia ya que una de las ideas en enseñar a las embarazadas los cuidados básicos para el bebé. Según UNICEF esa es una de las medidas necesarias a adoptar para reducir la mortalidad infantil.

En Sudáfrica se ha creado el proyecto Caja Thula Baba para, a travéss del regalo, lograr llegar a las futuras madres y controlas su salud en temas tan decisivos como el VIH que puede llevarlas a, sin tratamiento adecuado, morir en el parto o transmitirle la enfermedad al bebé. Allí, decidieron que la caja era más útil de plástico, un material mucho más dura-dero, porque así además podía servir como bañera. Por su parte la estudiante de Harvard Karima Ladhani está desarrollando un proyecto para lanzarla en la India, su objetivo es conseguir proteger a los bebés de la malaria dotándola de un mosquitero y mejorar sus condiciones necesarias con información y productos contra las infecciones o la diarrea, que cada año sesga la vida de miles de niños en el país. Aunque cueste creer, cada año mueren 1,5 millones de niños por diarrea en todo el mundo.

La caja ya se encuentra en pruebas en un hospital rural en Jhagadia, Gujarat (India). En varios hospitales británicos también han comenzado a repartir cajas para madres con pocos recursos mientras que en Estados Unidos hay varios proyectos en desarrollo relacionados con las cajas. El más importante comenzará este año en cuatro hospitales de Fort Worth, Texas donde la tasa de mortalidad neonatal está en un 7,1% por cada 1.000 nacimientos, frente al 5,9% por cada 1.000 habitantes del país. Su objetivo es entregar 36.000 cajas en los próximos dos años, educar a los progenitores y animarles a no dormir con los bebés por el riesgo que entraña.

En el estado australiano de Victoria y también en Alberta, Canadá, han lanzado similares propuestas destinadas a familias con poco recursos porque, aunque para muchos pueda parecer mentira, hay muchas familias que no tienen ni siquiera para una cuna. El proyecto de las cajas nace para conseguir ayudarles a que, al menos, los bebés tengan un espacio seguro donde dormir. La cuna de cartón puede que no sea mágica pero bienvenida sea si puede ayudar a que descienda una tasa que debería de ser cero.

DATOS DE UNICEF SOBRE MORTALIDAD INFANTIL:

- Cada día mueren 19.000 niños por causas evitables como infecciones respiratorias, paludismo, malaria y diarreas.

- El 45% de todas las muertes de menores de 5 años se producen durante los primeros 28 días de vida. Un millón de muertes neonatales ocurren durante el día del nacimiento, y cerca de 2 millones de niños mueren en su primera semana de vida.

- Apenas una tercera parte de los países del mundo –62 en total– han cumplido realmente con la meta para reducir la mortalidad de los menores de 5 años en dos terceras partes, mientras que otros 74 han reducido las tasas por lo menos a la mitad.

- El mundo en su conjunto ha acelerado los progresos en la reducción de la mortalidad de menores de 5 años, ya que su tasa anual de reducción aumentó de un 1,8% en 1990-2000 a un 3,9% en 2000-2015.

- 10 de cada 12 países de bajos ingresos que han reducido las tasas de mortalidad de menores de 5 años por lo menos en dos terceras partes se encuentran en África.

- 5 de cada 10 muertes de menores de 5 años que se producen en el mundo ocurren en África subsahariana, y otras 3 de cada 10 se producen en Asia meridional.

Relacionados

-->