@belenhostalet / INSTAGRAM

Apúntate a la 'no dieta' con 4 pasos

¿Seríamos capaces de incorporar estos trucos a nuestra rutina?

 

Paola Lei | Woman.es

La No DIETA es un compendio de pequeñas trampas y estrategias de autoengaño para convencerse de que uno no está a régimen y, sin embargo, mantener unas normas propias de quien está oficialmente a dieta.

Se basa en cuatro trucos fundamentales, igual podríamos entrar en ese selecto club de los que nunca se ponen a dieta (o eso dicen). Veamos al menos cómo lo hacen:

1. Esconden sus caprichos y pequeños pecados en el último cajón o en tuppers opacos

Se trata de ocultar las tentaciones: esconder esa tableta de chocolate o esas galletas de mantequilla detrás de la última estantería, para escapar de la necesidad irrefrenable de zamparnos una (o varias antes de dormir). Estas personas que nunca se ponen a dieta se auto engañan, no se dicen a sí mismos: “El lunes empiezo …” pero guardan esos caprichos en lugares inaccesibles y recónditos hasta que terminan por olvidarlos. Es lo que dice Brian Wansink, autor del libro 'Mindless Eating: Why we eat more than we think' (Comer sin pensar: Por qué comemos más de los que pensamos). En sus investigaciones Wansink descubrió que cuando las personas tenían los chocolates guardados en un bol transparentes comían un 70% más que cuando las golosinas se guardaban en un bol opaco.

2. Practican el minimalismo

Esto quiere decir que no acumulan comida como si aún no hubiera terminado la pos guerra. Si tienes la nevera llena acabarás comiendo de más. Para evitarlo suelen hacer una purga mensual del frigorífico y tirar todo lo caducado o lo que ya sabes que no comerás. Su objetivo es poder dejar dos centímetros de distancia entre cada pieza guardada en la nevera y evitar así hacer montones y pilas de cosas.

3. Tienen siempre algo sano listo para  comer

Si tienes un repentino ataque de hambre no se te ocurrirá pelar una zanahoria, es mucho más probable que abras una bolsa de patatas fritas. Para minimizar ese riesgo debes ponerte muy fácil comer frutas y verduras. Los adscritos a la 'no dieta' limpian, pelan y cortan zanahorias, kiwis y manzanas y los guardan en la nevera. Serán muy útiles para tu próximo atracón nocturno. “Tienes tres veces más probabilidades de comer lo primero que encuentras a mano”, señala Wansik en su libro.

4. Cuelgan el recibo de la compra en un lugar visible, por ejemplo la puerta de la nevera

Funciona como una especie de inventario de las cosas saludables que tienes para comer, y a la vez como un recordatorio para escoger alimentos sanos sobre otros que no lo son ¿Qué mejor manera de animarte a comer ese queso de cabra orgánico con ese tomate kilómetro cero que acordarte de lo que te costaron en el mercado orgánico del barrio?