¿Qué sería del verano sin un vestido largo? | D.R.

El alegato sobre la cesárea de Ariadne Artiles que debes leer

La modelo ha dedicado una publicación en Instagram, con ocasión de la celebración del mes de la 'concienciación de la cesárea', a hablar de esta técnica de parto y de lo que supone para la mujer. 

Clara Hernández

A principios de abril, Ariadne Artiles daba la bienvenida a sus gemelas, María y Julieta, fruto de su relación con José María García Fraile. Entonces, la modelo agradecía la labor del equipo médico de la clínica Santa Catalina de las Palmas, donde había transcurrido un parto que, finalmente, había ido bien pero que no había "sido fácil". "Las tres estamos bien aunque no puedo decir que haya sido fácil ni que lo esté siendo en este momento", explicó entonces la canaria, refiriéndose a que las pequeñas habían nacido a las 25 semanas de gestación, algo que les forzó a permanecer un tiempo en la sección de neonatos.

Afortunadamente, las pequeñas evolucionaron favorablemente, pudieron abandonar el hospital a los 11 días y su mamá utilizó sus redes sociales como altavoz para mandar todo su apoyo a los padres y madres de bebés prematuros que estaban pasando por la misma situación que habían vivido ella y su marido, animándoles a que se sintieran esperanzados por la fuerza que demuestran los bebés. "Los niños son unos guerreros y por más pequeñitos que les veamos, su fuerza es innata", afirmaba. 

- Un documental sobre modelos respetuosos con el parto consigue un premio World Press Photo, pero lo más importante es lo que enseña.

- De Raquel Sánchez Silva a Ariadne Artiles: así es vivir la maternidad con mellizos y gemelos.

Ahora, la modelo ha vuelto a recurrir a las redes para llamar la atención sobre un aspecto del parto que no suele aparecer con tanta frecuencia. Aprovechando que abril es el mes de la 'concienciación de la cesárea', revela en una publicación, Ariadne celebra que "exista" esta técnica que constituye "una puerta grande que hoy puede salvar vidas y la de nuestros hijos". 

Ariadne Artiles presume de segundo embarazo junto a su hija Ari. | Instagram @ariadneartiles

"Algunos aún se atreven a decir que dar a luz mediante una cesaría no es parir a un hijo", indica en su post, junto a un emoji escéptico, sugiriendo que existe una controversia por el hecho de dar a luz mediante parto natural (o, mejor dicho, parto vaginal) o por otras técnicas. 

"No voy a negar la pena que me dio enterarme de que no podría parir naturalmente a María y Julieta, pero enseguida entendí que no siempre se puede elegir, que la vida ya me había regalado bastante con este tremendo milagro. Entendí que hay que aprender a aceptar los cambios y fluir con ellos, este era solo el principio del gran aprendizaje que nos esperaba. Naturalmente todos solemos idealizar este momento, es normal", indica, sin embargo, argumentando las razones médicas de su cesárea.

"Con Ari (su hija mayor), a pesar de los tres días de parto, conseguí lo que quería y parir naturalmente fue maravilloso. Con María y Julieta ha sido imposible por motivos médicos como placenta previa oclusa, una placenta pegada al útero", indica añadiendo que la cesárea que le practicaron era "de mucho riesgo para las tres".

"Esto no había manera de cambiarlo pero todo el equipo médico me ayudó a planificar la mejor cesárea que podría imaginar. Tanto los pediatras como el doctor Barber me tranquilizaron, me dijeron que podría hacer piel con piel si todo salía bien y sería una cesaría lo más parecida a un parto natural. Tenía todo el apoyo del mundo y estaba tranquila".

"En la práctica, cuando nacieron las niñas no conseguí más que unos minutos con ellas encima haciendo piel con piel porque enseguida me desmayé debido a que estaba perdiendo tres litros de sangre y no podía abrir los ojos. Me asusté y pedí que las cogieran rápido. Solo recuerdo preguntar al doctor si habíamos conseguido salvar el útero. Aún me preocupaba si podría o no tener más hijos. Obviamente estaba perdiendo mucha sangre y no sabia lo que decía ☺️ Todo salió bien aunque ese día no pude moverme de la cama y no fui a ver a mis hijas".

Además, Ariadne desvela por qué relata con detalle su experiencia: "Os cuento esto para que no nos hagamos demasiadas expectativas, no nos juzguemos, vivamos el momento y aceptemos que ya traerlos al mundo es un milagro sea de la manera que sea. No todas las cesárea son malas ni todos los partos son buenos, cada experiencia es única y será solo nuestra", indica junto a una preciosa ilustración de un cuerpo de mujer con su bebé y la cicatriz de una cesárea.