7 preguntas sobre el aumento de pecho

El aumento de mamas, junto con la rinoplastia, es la operación más demandada en cirugía estética. Después del escándalo de las prótesis defectuosas PIP, expertos del Intitut Vila-Rovira nos aclaran conceptos.

Susana Fernández

¿Qué tipo de prótesis se implantan actualmente?
Aunque también las hay redondas, nosotros implantamos sobre todo prótesis anatómicas porque se amoldan perfectamente a las formas del cuerpo femenino y se hacen a medida (la mayoría de pacientes vienen a consulta pidiendo una medida de sostén, por ejemplo una 95B).

¿Qué papel tiene el profesional en la elección de la talla del implante?
Nuestro papel es explicar a la paciente que lo bonito es la proporción, el equilibrio y la naturalidad, por ello le asesoramos y decidimos conjuntamente la talla. Para que les sea más fácil entender nuestros parámetros de belleza (precisamente porque suelen pedirnos tallas demasiado grandes), les hacemos probar varias prótesis debajo de una camiseta ajustada. Así pueden comparar la idea con la que venían y nuestras recomendaciones. Por lo general, la medida final suele oscilar en torno a los 300 gr por prótesis.

¿Cómo es el postoperatorio?
Tras la intervención puede retomarse la vida normal entre los 7 y los 15 días después, dependiendo del caso. Las molestias del postoperatorio dependerán del umbral del dolor de la paciente y del tipo de intervención. En el 90% de los casos operamos sin tocar el músculo, por lo que la posibilidad de experimentar dolor se reduce radicalmente, convirtiendo el postoperatorio prácticamente en indoloro, con molestias mínimas.
Cuando la intervención se hace bajo el músculo, porque la piel es muy fina y la paciente prácticamente no tiene pecho, sí se experimentará algo de dolor. Por eso preferimos operar sin tocar el músculo y con un poco de pecho ya lo hacemos así con un pequeño corte bajo el mismo . Esta intervención es la que da mejores resultados: el pecho queda turgente, se mueve, oscila, no queda rígido y al tumbarse se desplaza. Un pecho natural.

¿Ha cambiado mucho la intervención de mamoplastia a lo largo de estos años?
Sí, ha mejorado radicalmente: han mejorado las anestesias, las prótesis son mucho mejores y las técnicas también se han perfeccionado.

¿Qué debemos hacer con las prótesis antiguas?
Las prótesis con una antigüedad mayor a 15 años es preferible que sean sustituidas por unas nuevas. El recambio se hace en una intervención muy sencilla que podría hacerse con anestesia local.
No obstante, las prótesis con las que trabajamos actualmente, en teoría no necesitarán cambiarse. Las mejores del mercado, las cohesivas de gel, tienen garantía para toda la vida. Pero como con seguridad el cuerpo de la paciente va a sufrir cambios, es obvio que puede precisar algún retoque.

¿Cuál es el paciente típico de esta intervención?
La paciente tipo de una mamoplastia oscila entre los dieciocho (desde un punto de vista legal, tiene plena libertad de decisión) y los cuarenta años. Entre ellas, pacientes de veinticinco años y mujeres que quieren recuperar el pecho que tenían antes de la maternidad.

¿Hay alternativas a la mamoplastia?
Existe la posibilidad de aumentar el volumen del pecho inyectando grasa de la propia paciente que se extrae de zonas como “pistoleras” o vientre. Se trata de una opción interesante, cada vez con más demanda y mejores resultados, por la que apostamos como operación del futuro porque a la paciente no se le inyecta ni implanta ningún “cuerpo extraño”. Estamos seguros de que esta operación irá a más con resultados espectaculares.
También existe una opción temporal, gracias a la inyección de ácido hialurónico, que dura en la paciente un año. Es una opción ideal de cara al verano para aumentar una talla de pecho, corregir irregularidades o embellecer el escote sin pasar por una operación, puntos ni anestesia. Un simple relleno, un “maquillaje” que el cuerpo absorberá sin ningún tipo de contraindicación.

Más info.
Institut Vila-Rovira
Vilana, 12 (Barcelona). Tel. 933 933 128.