5 trucos para evitar atracones después del gimnasio

Es uno de los errores más comunes: llegar del gimnasio y atracar la nevera. Sigue estas pautas para que no te vuelva a ocurrir.

Paola Lei | Woman.es

1. Entrena antes de comer

Si siempre estás muy hambrienta después de hacer ejercicio, independiente de cuántas horas hayas entrenado o cuántas calorías hayas quemado, intenta programar tus ejercicios antes de una de las comidas principales del día. De esta manera recuperarás energía con unas calorías que ibas a consumir de cualquier manera. Esa comida evitará que te des un atracón a deshora.

2. Diviértete en el gimnasio

Pensar en el ejercicio como una obligación, en lugar de como en una actividad que te divierte te hará buscar una recompensa cuando termines tu entrenamiento. Esta recompensa que te das a ti misma suele ser en forma de comida hipercalórica. Sin embargo si consigues pasártelo bien en el gimnasio tu cerebro no va a buscar una compensación porque no ha pasado un mal rato.

3. Toma lácteos

Tomar lácteos bajos en grasa es otra manera de neutralizar los atracones pos gym, pues te harán sentir lleno hasta la próxima comida y mejorarán tu rendimiento en el próximo entrenamiento.

4. Cambia de hábitos

Muchas veces tus rutinas después del gym te traicionan. Por ejemplo, si acostumbras a salir del gimnasio e ir a picar algo con tus compañeros de clases, ese gesto puede suponer ingresar 500 calorías, independientemente de cuánto hayas quemado ese día en la clase. Lo mejor es variar a aperitivos menos calóricos o comer solo guiados por el hambre y no por la idea de recompensarnos por haber pasado una hora en el gimnasio.

5. Bebe agua en cuanto hayas terminado el entrenamiento

Reemplazar los fluidos que se han perdido durante la clase debe ser prioridad número uno. Además llenar el estómago de agua reduce el apetito, no mucho pero algo y siempre te ayudará a comer menos.