GTRES

Salir de terracitas, sin ganar kilos (sí, es posible)

Tampoco es cuestión de pasarnos todo el verano entre el chiriguito y las terrazas nocturnas (mucho menos si nos preocupa nuestro peso), pero está claro que salir de picoteo es una de nuestras actividades de ocio favoritas. Así que, si no puedes (ni quieres) vencer a la tentación, alíate con algunas estrategias saludables que te ayudarán a tener los kilos a raya sin privarte de los placeres del verano.

C. Ávila | Woman.es

*¿Qué puedes beber? Estamos de vacaciones, así que lo suyo sería tomar lo que nos apetezca… pero con moderación. Los refrescos (aunque sean light), los zumos y las bebidas alcohólicas disparan las calorías. Por eso, la clave para disfrutar sin hacer estragos en tu peso es pedir primero agua para saciar la sed y después la bebida que desees, para tomarla despacio, saboreándola. Si el plan se alarga, en lugar de encadenar caña tras caña, vino tras vino o refresco tras refresco, ve alternándolas con una botellita de agua. Disfrutarás igual del momento y la báscula te lo agradecerá.

*¿Y de tapa? Evita las patatas chips, los fritos en general y las preparaciones con salsa. ¿Crees que eso convertirá tu aperitivo en menos apetecible? De eso nada. Hay mucho rico, cano y bajo en calorías donde elegir: los encurtidos son una buena opción, también las tostas de jamón o ahumados, hummus, escabeches, champiñones, pipirrana, pimientos o tomates con ventresca, sepia, pulpo a la gallega, gambas o langostinos, revuelto de setas y trigueros, mejillones o almejas al vapor, sardinas asadas con verduras a la parrilla… ¿Se te ha hecho ya la boca agua? ¿Necesitas más ideas?

* Un truco más: si has quedado para comer o cenar fuera, anticípate tomando media hora antes de tu cita una ración de fruta como piña o papaya. Así conseguirás no llegar a la cena con demasiada hambre y podrás controlar tu apetito.

*Si el plan se alarga y la tarde da paso a la noche y te sientes tentada a pasar de las cañas a las copas, ten en cuenta que cuanta más graduación alcohólica tiene la bebida, más calorías. Y que además las bebidas espirituosas se suelen acompañar de refrescos, con el añadido de azúcares que estos suponen. Por lo tanto, mejor si la tomas con hielo o con agua y te ahorras las calorías del refresco. ¿Quieres una alternativa realmente especial? Prueba los mojitos “sin”: sólo hay que mezclar agua con gas, limón, hojas de hierbabuena y mucho hielo.

Relacionados