Un otoño de cuento en el Eurostars Washington Irving 5*

Historia, tradición, cultura y gastronomía se funden en una perfecta aleación para hacer de una escapada a Granada una experiencia inolvidable.

Woman.es para Hotusa

Al afortunado visitante le bastarán dos elementos imprescindibles, cámara fotográfica y calzado cómodo, para sumergirse en este paraíso terrenal cuyo Km. 0 se halla en la mítica Alhambra, indudable insignia de la ciudad y eterno testimonio de épocas de esplendor y opulencia que hoy, ocho siglos después de su fundación, sigue siendo un auténtico deleite merced a una impactante arquitectura, acunada por el sonido de las aguas y bendecida por su armonía y fragancias.
Con este bello impacto grabado para siempre en la retina, el viajero debe continuar su camino para dejarse seducir por los innumerables secretos que en ella esconden. Se revelan imprescindibles la visita a la Catedral y su Capilla Real, el ascenso, desde el Paseo de los Tristes, a los barrios del Albaicín y Sacromonte, cuyas estrechas y empinadas calles alojan retazos de la rica historia de la ciudad y la irrenunciable parada en el mirador de San Nicolás que ofrece excepcionales panorámicas de la Alhambra y la ciudad baja.

Dormir en el paraíso

Cuando el escritor estadounidense Washington Irving escribió aquello de “Jamás en mi vida habité un lugar más delicioso que este y nunca podré encontrar otro que se iguale”, lo hizo seguramente desde una de las habitaciones del hoy Eurostars Washington Irving 5*, hotel en el que se alojó en 1829 y cuyas instalaciones fueron inspiración y testigo de la creación de los famosísimos “Cuentos de la Alhambra”. Tal fue su impronta, que el nuevo establecimiento, erigido sobre la estructura de aquel que lo acogió, se halla tematizado entorno a la obra de tan insigne huésped. Fue en este hotel donde, en la década de 1860, se alojó, escondida tras el pseudónimo de Condesa de Juby, Sissi, la esposa del emperador Francisco José de Austria.

Así, las habitaciones y las zonas comunes de este hotel de ensueño recrean frases y pasajes de obras de Washington Irving, dando lugar a un espacio cálido y acogedor en el que el huésped podrá sumergirse en el romanticismo del siglo XIX. Completa este particular homenaje una biblioteca con la obra del autor, en la que, entre otras, están expuestas las primeras ediciones de los “Cuentos de la Alhambra”.

Privilegiadamente ubicado en el recinto de La Alhambra, la elegancia de sus 63 habitaciones, acompañadas de unas instalaciones de lujo dotadas de piscina, gimnasio, restaurante y terraza exterior, convierten a este emblemático establecimiento en la opción ideal para completar, con una estancia de ensueño, un viaje inolvidable que nos dejará ilusión y deseo de repetir. Y es que ya lo dijo Chateaubriand, “Granada es como la novia de cristal de nuestros sueños, todo el que la ve, tiene la ilusión de volver a visitarla".

Y tras las visitas, llega el tiempo de relax. Zocos, teterías, singulares restaurantes donde degustar recetas de la cocina local de ayer y de hoy y una vasta oferta de baños árabes en los recuperarse de la “dura” jornada complementan la oferta de esta Granada “despensa de sabores, olores y pasión” como la definió Victor Hugo.