Teletrabajo 'colectivo'. | Ester Aguado

#Yomequedoencasa: así vive la redacción de Woman estos días de teletrabajo por la crisis del coronavirus

Ventajas y desventajas.

Clara Hernández | Woman.es

La crisis del Covid-19 ha convertido la normalidad en excepcional y ha puesto patas arriba nuestras rutinas, provocando que muchas de nosotras teletrabajemos, vivamos las 24 horas pegadas a la familia (o lejos de ella), descubramos nuevas formas de hacer videollamadas colectivas, sustituyamos el gimnasio por clases de fitness online y nos dirijamos a las ventanas a las 22.00 horas (20.00 los días de diario) para brindar aplausos cerrados.

Algunas de vosotras nos habéis contado cómo estáis pasando estos días. Así lo estamos haciendo gran parte de la redacción de Woman: 

MAYKA SÁCHEZ PASTOR: "Tenemos que cuidarnos unos a otros"
Directora revista Woman

Teletrabajando. | Mayka Sánchez Pastor

"Lo reconozco, soy mujer de costumbres. Me gustan los rituales que implican cada día de trabajo: elegir la ropa que voy a llevar la noche antes, el camino a la preciosa oficina de Woman Madame Figaro, a pesar de los atascos; comentar con mis compañeros los enfoques de los artículos y reunirme con las colegas de otros departamentos para preparar ideas que mejoren nuestra relación con nuestra comunidad. Excepto el punto dos, voy a mantener el resto. Vestirme nada más levantarme, seguir mi rutina de belleza, desayunar viendo las noticias y sentarme frente al ordenador; llamar o hacer videoconferencias con frecuencia con mis compañeros, igual que desde mi aislamiento me esfuerzo por hablar más que nunca con mi familia y amigos. Siguiendo una disciplina. Tenemos que cuidarnos unos a otros, y nuestra forma de trasladarte nuestro cariño es crear contenidos valiosos y alegres, para la revista, nuestra web y nuestras RRSS. Ahora mismo, tras cerrar el número de abril (que pronto podrás tener en tus manos) estamos preparando un mayo precioso. Un equipo unido, aunque sea desde la distancia, lo está haciendo posible. Y también nos sentimos acompañadas por ti, lectora. Gracias, de corazón".

ANDREA ARABIA: "Esta situación me está sorprendiendo satisfactoriamente"
Directora de la edición digital de Woman y subdirectora de la revista.

La familia toma las teclas.  | Andrea Arabia

"Debo reconocer que esta nueva situación, la de convivir cuatro personas (un adolescente, una niña de 10 y una pareja que solo se veía por las noches y los fines de semana) me está sorprendiendo satisfactoriamente. Sí, ya lo sé, solo llevamos 5 días. Seguramente, dentro de una semana mi opinión sea totalmente distinta. De momento, he descubierto que aunque mis padres estén muy lejos, los siento más cerca que nunca. Ahora hablamos diariamente y compartimos historias. Mis hijos me están dando una lección inmensa de solidaridad, que me hace sentir orgullosa y el tiempo que paso con mi marido está siendo muy especial. En lo profesional, las videoconferencias están a la orden del día y la creatividad se está disparando. Solo puedo agradecer al equipo por todo el esfuerzo que están haciendo y por su profesionalidad".

MARÍA PÉREZ DE ARENAZA: "Estamos en un gran laboratorio experimental"
Responsable de Producción de la revista Woman 

María Pérez de Arenaza, responsable de la Producción de Woman. | D. R.

"Este es nuestro segundo día de teletrabajo. Nos llegó de sopetón y, a veces, es mejor que las cosas lleguen así, forzadas, para ponerse en acción. Se me hace extraño, como si estuviésemos en una obra de teatro. Todavía nos tenemos que instalar el servidor, etc. y lo que nos queda de material físico está en la Redacción, vamos haciendo en terreno resbaladizo. Tengo clarísimo que si me dieran a elegir, prefiero ir a una redacción, al fin y al cabo es un trabajo de equipo, de comunicarse, y, mientras se pueda, prefiero no fusionar trabajo con vida personal. Cada cosa en su lugar, pero la tendencia nos va a llevar por ahí. Lo sé. Así que aquí estamos ensayando. Estamos en un gran laboratorio experimental a todos los niveles"

AIDA ORTEGA: "Tachando días del calendario"
Coordinación en edición digital. 

Un escritorio primoroso. | Aida Ortega


"Tachando días en el calendario. Así llevo desde que el pasado viernes comencé el aislamiento para teletrabajar en casa. El fin de semana ha sido bastante duro. Vivo sola y mi familia está lejos, pero algo diré, jamás los he sentido tan cerca. Y es que, sin duda, esta situación va a cambiar la manera que tenemos de valorar todo aquello que nos rodea. Fuera dramas y tratando de cambiar el chip, me he creado una rutina en la que me pongo el despertador sobre las 7:30, hago unas tablas de ejercicios en el salón, ducha, desayuno y a conectarse con el resto de compañeras para coordinarnos. También he tratado de crear un espacio de trabajo en mi pequeño pisín en el que no faltan pequeñas cosas que me hacen muy feliz: flores y una vela inspirada en París. Lugar al que volveré cuando todo esto pase. Bueno, allí o a cualquier rincón del mundo en el que celebrar todo lo bueno. Por el momento me repito sin parar el título de uno de mis libros favoritos: 'También esto pasará'.

MARTA BONILLA: "No te agobies, ponte mona, no te enfades con la gata..."
Redactora jefe 

"Segundo día de teletrabajo. Se me hace raro, porque llevo años haciéndolo desde una redacción pero me he autoimpuesto -antes incluso de escuchar a los expertos- seguir una rutina, como si saliera de casa como todos los días. Me encantó el manual de teletrabajo para debutantes que creó una compañera 'freelance': "No te agobies, ponte mona, no te enfades con la gata - que en mi caso es con hijos y marido, que si leen esto me matan-, come sano, ponte un horario, cierra el ordenador a una hora decente ... No escribas donde duermes ni comas frente al ordenador. Haz una pausa para el té y pon la lavadora antes de empezar" . Hoy he seguido todos estos consejos uno a uno y vamos bien. ¿Lo más difícil de gestionar de momento? La avalancha de correos y whatsapps, aunque también a esto de no vernos las caras en directo nos acostumbraremos con el paso de los días. La misma filosofía aplico al confinamiento: llevo dos días-- y eso que era fin de semana- de régimen militar. Disciplina y disciplina. Si aguanto así la cuarentena voy a ser una persona nueva, hasta físicamente porque nunca he tenido más agujetas en mi vida. Tengo dos hijos deportistas, muuuy deportistas, que parece que se han tomado en serio eso de que no voy a terminar el encierro como esos 'seres' que vemos en los memes - por cierto, qué gracia tiene la gente- que se lo han comido todo y no se han movido del sofá. Yo, voluntariosa como soy, me he decidido a seguir su ritmo. Así que a las 5 en fin de semana y a las 6:30 el resto de los días es tiempo de burpees, split con salto, skipping, jumping jacks -no sabía el martirio que se escondía tras esos nombres- sentadillas, planchas, abdominales ... en la terraza.

La oficina en casa. | Marta Bonilla

¿Mi miedo? Que nos grabe un vecino y mi 'espectáculo' se haga público, aunque si es por provocar una sonrisa y poner sentido del humor en estos días tan tristes, bienvenido sea. Por cierto, hay que aplaudir todas la iniciativas de artistas y gente de la cultura, dispuestos a ayudarnos a sobrellevar el encierro en casa: de Juanes y Alejandro Sanz - ¡qué grandes!- a los Secretos, las visitas virtuales - ¿quién sabía que existían?- a museos que nos permitirán viajar por el mundo y hasta quienes se han puesto 'con las manos en la masa' para enseñarnos recetas paso a paso. Quienes me conocen saben que soy una optimista casi patológica y me gusta ver el lado bueno de las cosas, así que vamos a pensar que de esta vamos a salir más cultas, mejores cocineras, más en forma, más leídas ..Por cierto, ayer empecé el libro "Una historia personal" de Katherine Graham, presidenta del Washington Post en tiempos del Watergate, sobre cómo alcanzó la cima del periodismo en un mundo de hombres. Muy recomendable".

SILVIA VÁZQUEZ: "He disfrutado mucho de los momentos en familia"
Redactora de Moda

Teletrabajo al sol. | Silvia Vázquez

"Creo que quienes tenemos la suerte de tener jardín en casa hemos llevado mucho mejor estos primeros días de encierro. Personalmente soy de las que adora pasar el fin de semana en pijama, con la mantita y sin salir del sofá, sin embargo estos días he sentido la necesidad de cambiarme de ropa, peinarme y aprovechar lo máximo posible los ratitos de sol al aire libre. He leído mucho, he hecho un maratón de 'Élite' (¡fantasía la nueva temporada!), he 'quedado' con mis amigas y mi chico por videollamada... y, además, he disfrutado mucho de los momentos en familia. Ojalá todo esto pase pronto, pero, mientras tanto, vamos a verle el lado positivo :)". 

MARTA LASIERRA: "Por teléfono no es lo mismo"
Directora de Moda.

Selfie desde casa.  | Marta Lasierra


"Yo soy de las que lleva mal teletrabajar. Para mí, es fácil contestar e-mails y hablar con las marcas por teléfono pero mi día a día conlleva más horas en la calle que en la oficina. Habitualmente visito los showrooms cada semana para conseguir los mejores looks para nuestros reportajes de moda y personajes. También me reúno continuamente con marcas para conseguir acciones en común beneficiosas para Woman. Por teléfono no es lo mismo. En fin, deseando que todo se normalice y volvamos a hacer cosas creativas y chulas... ¡y en exterior! ¡Todo saldrá bien!". 

OLGA TARÍN: "Echo de menos el sonido de los teléfonos y hasta el de la impresora"
Redacción Belleza.

Desde el salón de casa. | Olga Tarín

"Primer día de teletrabajo y lo afronto con la seguridad de que esto saldrá bien. Echo de menos pequeñas cosas como las voces de mis compañeras, el sonido de los teléfonos y hasta el de la impresora. Vamos, el ambiente típico de una redacción. Nos estamos coordinando en grupos de WhatsApp y la mañana empieza caótica. Además, trabajar desde casa con mi hijo de 12 años que no se quita en todo el día sus cascos de youtuber para hablar y jugar con sus amigos online y mi hija de 10, que me quita el móvil para hacer tik toks sin parar, no es fácil. Siento que se va a hacer largo… y acaba de empezar".

ESTER AGUADO: "Una magnífica lección"
Responsable de Actualidad y Reportajes.

Teletrabajo 'colectivo'. | Ester Aguado


"Este es mi segundo día de teletrabajo y, si una cosa aprendí el pasado viernes en casa es: no podrás concentrarte mientras los niños estén haciendo los deberes. Las dudas y las interrupciones son constantes, lo que sólo te deja espacio para poder contestar algunos mails de pasada. ¿Que quieres escribir un tema? Hay que ponerles una película de dos horas y ponerse a teclear como una loca... Los deberes diarios sólo dan para un par de horas, así que el resto del día deberás convivir con ellos como si fueran colegas. Por ejemplo, esta mañana he tenido una entrevista y he tomado la decisión de ponerla en manos libres: la entrevistada también tenía a sus dos hijos, de edades similares, pululando a su alrededor. Pues ha sido una magnífica lección de  empoderamiento. Y no sabéis cómo la escuchaban mis hijos, con qué atención... ".  

BEATRIZ VALDIVIA: "Sin problemas pero echo de menos a mis compañeras"
Estilista en Woman.

Beatriz Valdivia

"Gracias a las coordenadas que nos ha proporcionado nuestro soporte informático pude conectame al servidor de Woman y puedo trabajar desde sin problemas (actualmente estoy redactando una 'moda'. Aunque echo de menos a mis compañeras". 

SILVIA MUÑOZ DE MORALES:"Intento mantener mi escritorio despejado para evitar distracciones"
Becaria Woman.
"Pues... mi situación en cuarentena no me ha cambiado mucho la vida. Tengo una personalidad introvertida y siempre me ha gustado estar sola en mi casa disfrutando del silencio. Yo vivo sola en un estudio en el centro de Madrid desde hace 5 años. Por mi trabajo principal de autónoma he estado acostumbrada a trabajar desde casa siempre y lo sigo llevando con normalidad. Aunque algunas campañas sí se han visto afectadas por viajes, eventos o reuniones. Por lo que se refiere a las prácticas en la revista y a la universidad es donde quizá estoy encontrando un problema de medios disponibles. Trabajar online con el gestor de la redacción no es del todo fácil porque no puede estar todo el mundo conectado a la vez. Además no dispongo en mi casa de los programas necesarios para editar las fotografías. En definitiva es un poco más lento pero creo que se puede mantener un trabajo de calidad desde casa de la misma manera que desde la oficina. Intento mantener mi escritorio lo más despejado posible para evitar distracciones. La universidad nos manda algunas prácticas para ir presentando de forma online en el campus virtual pero ningún profesor nos ha dado unas pautas a seguir para su asignatura... así que estamos en 'stand by' de momento, supongo".

CLARA HERNÁNDEZ: "Primero, una locura pero luego..."
Redactora Lifestyle.

Oficina en el salón.  | Clara Hernández


"El viernes, primer día de teletrabajo, fue una locura. Mi pareja no estaba en casa y teletrabajar mientras recibía mensajes de decenas de grupos de Whatsapp, intentaba que mi hijo de 6 años (el que hay en la foto con cara de bueno ¡no os dejéis engañar!) hiciera sus deberes, que no me hablara cada dos minutos (tuve que recurrir a una película) o que comiera a una hora respetable parecía imposible. Hoy todo es mucho mejor: el niño tiene su agenda organizada y, sobre todo, mi marido está en casa y con tiempo para dedicarle. Les he oído hacer matemáticas, clase de baile y cocinar juntos desde mi ordenador, mientras yo tecleaba en un casi remanso de paz. Por ahora, los ánimos están altos y el fin de semana estuvimos francamente bien, sin discusiones... y disfrutando de un tiempo juntos que no solemos tener. En cuanto a la fórmula para trabajar, tras la experiencia me quedo con una híbrida, con días presenciales y otros de teletrabajo, según necesidades. Otra cosa que he descubierto en el aislamiento: las conversaciones con las compis son muy enriquecedoras. Las echo de menos".

FÁTIMA GARCÍA ORTIZ: "La ganadora es la comodidad"
Diseñadora edición digital Woman.

"Llevamos pocos días de teletrabajo aún pero por lo que veo la ganadora es la comodidad. Comodidad en cuanto a poder estar con una ropa holgada y en zapatillas sin las posibles incomodidades que te puede generar la ropa de trabajo. Por otro lado, al no tener hijos, el nivel de concentración aumenta ya que no hay ningún tipo de distracción alrededor. Si tuviera que decir algo negativo es la soledad, el tener compañeros con los que dialogar 'en directo' sobre el trabajo que va surgiendo y comentar alguna broma siempre es bienvenido".

Relacionados