La práctica del 'wardrobing' aumenta en las fechas navideñas.  | Chaay_Tee / ISTOCK

'Wardrobing' o la tendencia de usar y devolver la ropa que le ha costado seis meses de cárcel a una leonesa

A partir de una denuncia de Zara. 

Woman.es

Seguro que conoces a alguien que ha estrenado una prenda de ropa y que la ha devuelto poco después a la tienda donde la compró, como si nunca se la hubiera puesto. Pues esta práctica no solo es habitual, sino que ya tiene nombre ('wardrobing') y un eslogan: comprar, posturear y devolver. Y, al parecer, no ha dejado de crecer en los últimos años, según un estudio de Checkpoint Systems, que indicaba a principios de 2019 que un tercio de los compradores admitían haber cometido el 'fraude de la ropa usada'. Pero ahora firmas como Zara se han propuesto ponerle fin.

El último caso de 'wardrobing' que hemos conocido ha sido el de una mujer de 31 años que vive en Zaragoza y que se dedicó durante varios meses a "renovar su vestuario a coste cero" con prendas de Zara, según informan varios medios. La publicación explica su 'modus operandi':  compraba prendas nuevas, les quitaba las etiquetas y estas las utilizaba para colocarlas en otras prendas más antiguas de Zara y así poder devolverlas como si fueran nuevas.

De compras. | ipopba / ISTOCK

La mujer realizó tantas veces esta operación y durante seis meses seguidos que, pese a ser muy cuidadosa con su engaño (sabía, por ejemplo, qué código de barras respondía a un determinado color) no pudo evitar que saltaran las alarmas en la tiendas del imperio Inditex, que terminó denunciándola por estafa tras cruzar entre distintas tiendas los datos de sus devoluciones, que realizaba con una tarjeta bancaria.

Todo se ha resuelto con una condena de seis meses de prisión, así como con la prohibición de acceder a los locales de la cadena en su ciudad. Al no tener antecedentes penales, no irá a prisión, aunque eso podría suceder si reincidiera. 

Hace ya casi un año las tiendas de moda comenzaron a hablar de este tipo de estafa que se hacía más y más común, sobre todo de cara a la Navidad y las cenas familiares y compromisos que ahora se acercan y que exigen un determinado vestuario. Incluso, muchas firmas han decidido implantar sistemas dirigidos a evitarlo, como etiquetas especiales o reducción de los plazos de devolución. Algunas, han llegado a no permitir devoluciones más allá de las primeras 48 horas tras la compra.