La banda catalana Love of Lesbian. De izda. a dcha., Oriol Bonet, Julián Saldarriaga, Santi Balmes y Jordi Roig. | Cortesía Warner

Love of Lesbian: «Echamos de menos la inseguridad de esos primeros discos en los que nadie espera nada»

Tras hacer historia con el primer concierto multitudinario libre de Covid, Love of Lesbian lanza V.E.H.N (Viaje Épico Hacia la Nada), un álbum introspectivo pero esperanzador. Hablamos con su líder, Santi Balmes, del disco, de vida y muerte, de política, de música y series y de miedos.

Isabel Loscertales

"¡Todo el mundo nos está mirando!" gritó Santi Balmes desde el escenario. Y era cierto. La banda catalana Love of Lesbian fue la primera en atreverse a montar un concierto (casi) como los de antes, sin distancia social. Los cinco mil asistentes se sometieron ese mismo día a un test rápido de antígenos y, con la ya inseparable mascarilla, bailaron y cantaron en un concierto histórico en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Fue un éxito rotundo.

Antes de haber anunciado ese concierto, y probablemente antes de haberlo ni siquiera pensado, tuvimos la oportunidad de charlar con Santi Balmes, el cantante de Love of Lesbian. Durante esa conversación telefónica hablamos de su nuevo disco y de la posibilidad de tocarlo en directo. «No lo sé. Leo el futuro en estos momentos y solo veo vaho. Mi estado de ánimo es una gráfica que sube y baja como la de la pandemia», nos confesaba Santi. Un ánimo que seguro se ha disparado en un pronunciado pico ascendente después del citado concierto en el Sant Jordi. «Estamos abrumados, emocionados, nos sentimos parte activa de un paso en firme, felices», anunciaban en sus redes.

Volvamos al disco. Cinco años después de "El poeta Halley" y tras varios retrasos por la pandemia y mucha paciencia, Love of Lesbian lanza el 16 de abril “V.E.H.N” (acrónimo de “Viaje Épico Hacia la Nada”). Un álbum que contiene doce temas compuestos antes de la pandemia pero que parecen anticipar estos tiempos difíciles. En la elaboración del disco, han contado con la colaboración de Bunbury y El Columpio Asesino en dos canciones y con el diseño del reputado Javier Jaén. Esto es lo que nos cuenta Santi Balmes.

“Viaje Épico Hacia la Nada” habla de la muerte, ¿la pandemia tiene algo que ver con el título?

Ya estaba decidido antes. Es un homenaje a un amigo que falleció y un homenaje a mi propia juventud, pues era un amigo de juventud. Estas cosas te hacen pensar en qué es la vida y al final es un viaje épico hacia la nada. Hay muchas cosas heroicas en una vida pero yo no soy creyente, creo que vamos hacia la nada.

Aun siendo joven, ¿temes a la muerte?

Sí, es una cosa con la cual convives. En estos tiempos piensas mucho más en lo frágiles que somos. Creíamos que lo que le pasaba al vecino era culpa suya... y llegó la pandemia.

La portada de V.E.H.N, lo nuevo de Love of Lesbian. | Cortesía Warner

Aunque haya temas festivos, ¿dirías que es un disco triste?
Sí, no lo escondo. Es un disco triste aunque se va aperturando para llegar a un punto de esperanza. Es como el dicho, “Dios aprieta pero no ahoga”. Somos capaces de ver las cosas positivas y mágicas que suceden a nuestro alrededor. En un disco siempre buscas un poco de compensación, si no, se tambalea.

Ahí está “Catalunya Bondage”, muy cañero y hecho con la colaboración de El Columpio Asesino.

Es una de las válvulas de escape del disco. No iba a salir, pero nos dimos cuenta que necesitábamos un respiro, una letra que hiciera sonreír.

Es un mensaje de paz a los catalanes por el procès...

Exacto, aquí tenemos una cierta tendencia al sadomasoquismo y estaría bien llegar a ciertos ententes cordiales. Tras la pandemia no creo que mi tierra pueda soportar otro conflicto político. Esa crispación previa ha marcado también el territorio anímico del disco.

¿Qué esperas o deseas que pase tras las elecciones catalanas?

Si me posicionara me crearía muchos enemigos. Te lo voy a resumir: creo que todos deberíamos meternos por ahí el patriotismo de cuchufleta, tanto de un lado como de otro, y gestionar bien. Es la buena gestión lo que me hace sentir patriota, lo otro es palabrería.

La banda Love of Lesbian. | Cortesía Warner

Es terrible cómo la pandemia está afectando al sector cultural, ¿qué crees que se puede hacer?

Una solución rápida sería que las plataformas de contenidos digitales aumenten los beneficios para el músico. Ahora nos dan algo paupérrimo y deberían tener un gesto acorde a las circunstancias. Si no, a la gente del sector le va a costar mucho recuperarse y se perderá talento.

¿Al menos, la pandemia ha sido buena para ti a nivel creativo?

Sí, he podido avanzar proyectos futuros, incluso del próximo disco de LOL.

¿Estás escribiendo un cómic?

Está escrito, pero va para largo. Y otras cosas de las que no puedo hablar porque la incertidumbre es alta.

Habrás aprovechado para escuchar mucha música.

Mis líderes musicales están siendo mis hijas. Me envían canciones por whatsapp, me hace mucha gracia. En casa ahora estamos escuchando Sen Senra, C. Tangana... desde toda la movida hip hop a música electrónica home-made. Tienen una playlist ecléctica, sin prejuicios, combinan cosas que nosotros no hubiéramos combinado nunca.

¿A tus hijas les gusta tu música?

Sí, lo único es que no se escucha en casa. Escuchan todas las bandas de mi generación, Iván Ferreiro, Xoel López, Vetusta Morla... pero cuando escuchan la voz de su padre, que es el que las regaña, la pasan (risas). Pero luego yo sé que la escuchan, publican cosas en Instagram... les da un reparo que yo entiendo perfectamente.

¿Crees que les es difícil tener un padre cantante y conocido y el estilo de vida que lleváis?
Te voy a ser muy sincero, cuando estoy en casa para nada dirías que me dedico a esto. También mi nivel de popularidad es el justo para que no sea una locura. No soy Bustamante.

¿Un libro que te haya fascinado?
Acabo de leer “El quadern gris”, de Josep Pla, pero ya no leo tanto. Me he pasado a las series.

¿Qué has visto interesante?
Mira si soy friki que me he chupado las tres primeras temporadas de “Star Trek” de 1966. La de Scorsese con Fran Leibowitz es muy entretenida. Y qué gran guion “Succesion”.

Una de las series favoritas de Santi Balmes, "Succession", en HBO. | Cortesía HBO

Empezasteis en 1997, ¿en qué punto dirías que estáis?
En una dulce estabilidad, pero hay una exigencia cada vez más fuerte. Se te juzga en relación a lo que has hecho antes. Echo de menos la inseguridad de esos primeros discos en los que nadie espera nada.

¿La crítica es más exigente?
Sí, muy salvaje. Lees cosas difíciles de digerir y tienes que contar hasta diez. Tampoco es que nos quedemos solo con los elogios. Una persona expuesta se va a fijar más en una crítica que en 99 elogios. Es curioso cómo funciona la psique humana.

¿Eres vulnerable a la crítica?
Al cien por cien. Por eso el nivel de autoxigencia es tan elevado, para minimizar las críticas posteriores.

Un deseo para acabar.
No dejar de desear.