Un musical muy canalla

¿Todavía no has visto "Más de 100 mentiras"? Si eres fan de Joaquín Sabina no te lo puedes perder: está inspirado en sus canciones. En Woman hablamos con sus dos protagonistas: Álex Barahona y Juan Pablo di Pace.

Pilar Aranz

Álex Barahona

Este es tuprimer musical, ¿cómo teencuentras en este género?
He trabajado duro, sobre todo el tema del baile, pero estoy muy contento. Siempre quise cantar y me estoy dejando la piel.
¿Cuál es el primer recuerdo que tienes de los temas de Sabina?
Busqué en internet la canción ‘Por el bulevar de los sueños rotos’ para aprender a tocarla con la guitarra. Más que escuchar, le he leído y, detrás del mundo de la droga o la prostitución, he descubierto mucho sentimiento. Sus letras me han ayudado mucho a la hora de meterme en la piel de mi personaje.
Tuli, el hombre al que interpretas, está rodeado de mentiras…
Todos mentimos constantemente, hasta en los detalles más nimios. Pienso que la sinceridad está sobrevalorada, muchas veces no queremos oír la verdad.
Entonces, ¿todo es ‘falso’ en este musical?
¡Al contrario! Lloramos, nos peleamos y sufrimos en el escenario, ahí todo es de verdad.

Juan Pablo di Pace

¿Qué tiene de diferente este espectáculo?
Se trata de una obra de teatro con música, las canciones van perfectamente hiladas con la trama.
De esas canciones, ¿con cuál te quedas?
‘Y sin embargo’ me toca muy de cerca; cuando la interpreto parece que la letra me pertenece. Escuchando a Sabina me he dado cuenta de lo cercano que está a mi cultura, habla del desamor, de los bajos fondos... de lo mismo que hablan los tangueros.
Protagonizaste ‘Fiebre del sábado noche’. ¿Por qué atraen los personajes canallas?
Quizá porque tienen muchas dimensiones, no tienen escrúpulos pero a la vez son tiernos. En esta obra tienen muchos conflictos internos. Engañan para conseguir algo; de alguna manera les entiendo, porque toda la vida traté de decir la verdad y no me fue muy bien.
Unos truhanes que se enamoran.
Las historias de amor no son convencionales: un trío afectivo y una pasión no correspondida que te rompe el corazón.

Dónde. Tiatro Rialto de Madrid. Hasta el 31 de enero.