Un bar DisTinto

DisTinto es una taberna cosmopolita con una carta en la que caben platos clásicos y otros sabores del mundo.

Susana Fernández

En el amplio panorama de bares de tapas, wine bars, gastrobares y neotabernas que abundan en la agenda madrileña, sin duda son pocos aquellos que cuentan con una propuesta que pueda distinguirse por la originalidad de sus tapas y raciones y por la calidad de su cocina. En este sentido, uno de los más diferenciados es DisTinto, que desde su apertura en el barrio de Chamberí en el año 2009 y su posterior mudanza, en el año 2011, a los bajos del hotel Room Mate Alicia, frente a la Plaza Santa Ana (C/ Prado, 2), ha hecho siempre honor a su nombre.

Refleja el espíritu curioso, cosmopolita y gourmet de su propietario, Julio Arpa, un profesional del marketing que un buen día decidió colgar la corbata para colocarse el mandil de chef y dar rienda suelta a su pasión por la cocina. Su carta es una propuesta en la que caben los sabores del mundo y que ahora se refuerza con la introducción de nuevos platos como sashimi tibio de atún rojo con tomates confitados al ajo, ensalada de salmón confitado al vacío con aguacate y vinagreta de mostaza antigua, pechuga sous vide planchada con trigueros a la naranja japonesa o crema de cebollas y espuma tostada de parmesano.

Este mes estrena una nueva carta de vinos, diseñada por el periodista y wine writer Federico Oldenburg, quien también ofrecerá periódicamente cursos de iniciación a la cata de vinos. Sin olvidar las cenas-maridaje, que tendrán lugar cada mes en colaboración con reconocidas bodegas de distintas regiones españolas.