Una de las escenas más luminosas de la serie 'La catedral del mar' (y que termina abruptamente). | Javier de Agustín Aldeguer / Antena 3

'La catedral del mar': 5 cosas que nos han encantado y 2 que pueden mejorar

La serie de Antena 3 debutó este miércoles con nota en cuanto a audiencia: pese a enfrentarse en la parrilla con 'Supervivientes', salió vencedor. 

Clara Hernández | Woman.es

'La catedral del mar', una de las series españolas más esperadas de 2018,  se estrenó este miércoles ante una audiencia que se debatía entre ver la nueva ficción de Antena 3, pasarse a Telecinco (donde Mediaset había colocado estratégicamente 'Supervivientes') o pasarse la noche haciendo zapping entre una cadena y otra. Al final, ganó la primera: 'La catedral del mar' obtuvo un sobresaliente 22,8% de cuota de pantalla frente al 18,8% del reality show. 

Pero, además, fueron muchos los espectadores que sintieron que la serie había "cumplido" e, incluso, "superado las expectativas", aunque también se señalaron puntos a mejorar. 

Mira a continuación qué es lo que más gusto y qué debería ser revisable de la serie: 

1. ¿Te gustó el libro? ¡Te gustará la serie! 

Ya el autor de la obra, Ildefonso Falcones, aseguró al ver los cuatro primeros episodios que eran "la novela". También los numerosos fans de la obra, que fue la más vendida de 2006, han agradecido que la ficción televisiva recree la oscuridad, el espíritu y el argumento del libro, y prácticamente ninguno se ha sentido decepcionado. 

2. Duración a la americana.

¿Por qué en cuestión de duración de series no adoptamos ya como norma general el modelo americano de los 50 minutos frente a los 70 que suelen extenderse las españolas? Gracias  a que 'La catedral del mar' sí lo hizo, y que no hubo demasiados cortes publicitarios, pudimos irnos a la cama antes de las 24.00 (aunque lo ideal, reclaman muchos, es que comience más pronto para que nos podamos ir antes a la cama).

3. Nos mantuvo pegados a la tele (y tiene sus estrategias a lo 'Juego de Tronos').

Ya 'Juego de Tronos' nos enseñó que las escenas de sangre no hay por qué ocultarlas e, incluso, uno puede recrearse en ellas para hacerlas más verosímiles. El caso es que la vida en el siglo XIV no debía ser sencilla, mucho menos si eras sirviente. Así que la última escena, en la que algunos prefirieron no mirar, no sobraba. Son muchos los que han sentido que se enfrentan al retrato veraz de una España llena de crudeza ("debía de ser así", han escrito). Y el guion regala intriga y capacidad de emocionar. 

 

4. Mucho dinero que se nota, sobre todo, en los exteriores

La huida de Bernat Estanyol (interpretado por Daniel Grao), que es mucho más larga que en el libro y se rodó hasta en 10 localizaciones distintas, nos ha dejado escenas de exteriores impecables. Siempre se dijo que se trataba de una superproducción, y aquí se nota el dinero. 

La oscuridad de 'La catedral del mar'. | Javier de Agustín Aldeguer

5. El debate que genera en redes: ya somos 'catedralicios'

El derecho de pernada, los derechos supuestamente especiales que regían a los agricultores de Barcelona y otras cuestiones que aparecen en la serie han hecho que las redes se conviertan en un interesante lugar de debate en el que conviven expertos en el Medievo con aspirantes a lo anterior y curiosos de la Historia. Aunque a algunos no les guste. 

EN CONTRA: 

1. ¿Te han chirriado las escenas de interiores?

No tanto las redes, pero en algunos foros de expertos hay muchas alabanzas... y algunas cosillas a mejorar. Algunos han lamentado que la producción "no luce lo que debería" y no responde al despliegue de medios  que han realizado en lo que respecto a los interiores. Ahí, al parecer, "la fotografía resulta algo plana". A algunos usuarios los interiores les han recordado "demasiado" a los de 'Águila Roja' y otras series.. 

7. Por la factura, parece que la serie se ha hecho unos años atrás. 

Es otra de las críticas que recogen distintos medios especializados. Y que algunos elementos, como figurantes o decorados, resultan "artificiales".

¿La viste? ¿Qué te ha parecido?

// Outbrain