Fotograma de 'The Handmaid's Tale'. | IMDb

Seis ficciones distópicas para aguantar hasta el regreso de 'The Handmaid's Tale'

¿Quién no querría pasar los calores estivales inmersa en sociedades teocráticas, falsos paraísos posapocalípticos o mundos esclavistas? 

Ana Cortizo | Woman.es

Hemos devorado 'The Handmaid's Tale' y ahora salimos a la calle y nos quedamos boquiabiertas al ver a señoras sin cofia, vestidas del color que les da la gana y en absoluto dispuestas a a abrirse de piernas por el bien de la humanidad y las Sagradas Escrituras. Reconozcámoslo: somos 'distopicoadictas'. Y para conseguir nuestra dosis, hasta que rueden la segunda temporada de esta serie basada en la novela homónima de Margaret Atwood, hemos preparado esta lista de películas y novelas ambientadas en sociedades represivas, 'chungocráticas' y despiadadas. ¿Lo mejor de todo? Desde la perspectiva de estos futuros terribles, cualquier tiempo pasado (sí, incluso este nuestro) fue mejor. 

via GIPHY

1. 'The power' 

Esta novela de Naomi Alderman, recién llegada a nuestras librerías, es como un malvado soplo de aire fresco después de ver a las mujeres convertidas en sumisas esposas (o vientres de alquiler) en 'The Handmaid's Tale'. La premisa: al llegar a la pubertad, las niñas adquieren la capacidad de emitir descargas eléctricas con las puntas de los dedos. Y eso vuelve el mundo del revés: los chicos vuelven a casa en grupo y se cambian de acera si se les acerca una jovencita de aspecto turbio; proliferan las escuelas masculinas, donde ellos puedan sentirse seguros; los ejércitos se vuelven femeninos y la violencia de género, de pronto, se cambia de bando. La gran pregunta filosófica (todas las ficciones distópicas tienen una) es: si tuviéramos la fuerza bruta de nuestra parte, ¿seríamos mejores que ellos?

2. 'Por último, el corazón' 

Margaret Atwood no es una novata en esto de las distopías. Y en su novela más reciente nos habla de una sociedad americana que se ha desintegrado por completo, dejando a los ciudadanos indefensos ante la violencia de las bandas, el desempleo casi absoluto y la escasez de alimentos. La pareja protagonista cree encontrar refugio en un curioso experimento: una comunidad en la que los habitantes alternan un mes como presidiarios y otro como habitantes de un agradable suburbio. Por supuesto (¡eh, estamos hablando de distopías!), todo este montaje oculta una realidad más oscura que el alma de un pirómano en verano. Si te gusta, prueba con 'Oryx y Crake', otra novela del género firmada por Atwood.

Margaret Atwood con su novela 'Oryx and Crake'. | GETTY

3. 'Nunca me abandones' 

Podría ser la Inglaterra actual, y una historia de tensiones sexuales no resueltas entre los antiguos compañeros de internado... si no fuera porque esos alumnos son, en realidad, clones criados como piezas de recambio para los “verdaderos” humanos. Tal vez el argumento de esta novela de Kazuo Ishiguro -adaptada al cine con el rostro de Carey Mulligan- te suene al de la película 'La isla', pero no esperes una toma de conciencia, ni una rebelión en masa con un Espartaco visionario a la cabeza. Los clones protagonistas son educados con plena conciencia de su destino y lo aceptan con tanta resignación como melancolía. Y eso, amigas mías, es lo que hace que esta historia sea aterradora. 

4. 'Battle Royale' 

Cuando un japonés se pone distópico, se queda solo y aullando. En 1999, Koushun Takami publicó esta novela sobre los grandes remedios que ponemos a los grandes males.. y sobre cómo la cosa se nos va un poquito de las manos en ocasiones. En un Japón agobiado por la delincuencia juvenil, el gobierno elige cada año a un grupo de chavales y se los lleva a una isla, con la misión de luchar entre ellos hasta que solo quede uno. La idea, nos dicen, es aterrar al resto de los jóvenes del país para que no tiren colillas al suelo y se coman todo el sushi, pero más bien parece que a los mandamases nipones les pone ver un buen baño de sangre entre adolescentes uniformados. El público, por cierto, fue de la misma opinión. La idea dio para dos películas y un manga. 

Fotograma de la película 'Battle Royale'. | IMDb

5. 'La carretera' 

Cuando el apocalipsis se prolonga en el tiempo, surge la distopía. Y esta historia empieza años después de una hecatombe sin concretar que ha dejado el planeta convertido en un páramo ceniciento donde nada puede crecer. Un padre y su hijo caminan hacia el sur, alimentándose de las pocas latas de conserva que han sobrevivido a años de saqueos y evitando las bandas de caníbales. Vamos, que si Cormac McCarthy ya era un cascabel contando aventurillas de mercenarios y delincuentes texanos, su versión posapocalíptica es para pegarse un tiro. Que es, por cierto, lo que ronda la mente de los protagonistas durante todo el libro. 

6. 'El fugitivo' 

Las distopías suelen oscilar entre el patrón '1984' (sociedad gris y represiva) y 'Un mundo feliz' (entretenimiento constante a modo de opio para el pueblo). Esta novela de Stephen King toma elementos de las dos. En un país que se muere de hambre, todos sueñan con poder participar en uno de los muchos concursos que, a cambio de grandes humillaciones, dolor o peligro de muerte, les reportan un fajo de billetes. Un hombre desesperado es seleccionado para el peor: todo el país es su circuito y todos los ciudadanos, sus asesinos en potencia. Para ganar, solo debe sobrevivir un mes a la caza. La cosa se sale de madre cuando el protagonista descubre las guerras sucias del Gobierno. Hollywood, al igual que en 'V de Vendetta', estropeó el mensaje convirtiendo al protagonista en alguien con conciencia política previa. Arnold Scharzenegger, que protagonizó la adaptación, tampoco daba el tipo de guerrillero pro derechos humanos, la verdad.

via GIPHY