D.R.

Rose Tico, ¿el personaje más gafe de Star Wars?

A punto de convertirse en lo más denostado de la última trilogía de la franquicia galáctica, Rose Tico lucha por sobrevivir a sus haters. ¿Lo conseguirá en la última entrega de la saga?

Isabel Serrano | Woman.es

En una galaxia muy lejana, seguramente la actriz Kelly Marie Tran se alegró cuando la seleccionaron para interpretar a Rose Tico en el episodio VIII de Star Wars. Echando la vista atrás, quizá aceptar el papel no fue la mejor de las ideas, porque puede que la Resistencia necesitara los servicios de Rose, pero los fans de la saga galáctica, famosos por pasar por la trituradora a los ewoks y al disléxico de Jar Jar Binks, estaban deseando hacerle bullying a alguno de los personajes de la nueva remesa.

Cierto es que como personaje Rose Tico era un poco "quiero y no puedo" y que toda su peripecia en la película parecía un homenaje al Indiana Jones de 'En busca del arca perdida', es decir, que si tanto ella como Finn desaparecieran de la película la trama no se alteraría en absoluto. Pero lo accesorio de su presencia y lo irritante de su peinado (¿en serio? ¿a qué obedece ese look “puntas fuera”?) no justifican lo que se vivió después del estreno.

via GIPHY

Para los votantes de Trump Rose Tico era poco menos que la representación del mal, un paripé para cumplir con las cuotas en pantalla de personajes de otras razas que resulta insufrible a la visión de la gente de bin (Kelly Marie Tran es de ascendencia vietnamita y eso por lo visto es más ofensivo que sacar vacas extraterrestres que dan leche azul). Para los misóginos, que en la Red son legión, era una chica gorda, molesta y sin gracia que además se cargaba ella sola (ella, no el guinista, ni el director...) el arco argumental de Finn que debería haber muerto al final de la película con grandes explosiones y machiruladas. Para las feministas era una mujer no nomartiva (bien) que al final acababa arriesgando su vida por el chico que le gustaba (mal). Para los grupos de defensa de los derechos de las minorias raciales en Estados Unidos era la excusa que Hollywood había puesto para que Finn (negro) no fuera el interés amoroso de Rey (blanca)...

via GIPHY

Vamos que a la pobre Rose le cayó por todos lados, por mujer, por no ser una súper modelo… Y todo ese odio generó tantos problemas para la actriz que la interpretaba tuvo que abandonar Instagram por acoso. De poco le sirvió porque los haters llegaron a piratear la Wookipedia (la Wikipedia de los frikis de Star Wars) y poner en la descripción de su personaje “es mejor que muera porque es una perra”.

Inasequible al desaliento el personaje de Rose Tico volverá a aparecer en la nueva entrega de Star Wars, 'El ascenso de Skywalker', y la actriz que la interpreta ha pensado, de perdidos, al río. Para empezar ha decidido en una sentida carta en The New York Times reivindicar que cambien su nombre “normalizado” para la fonética estadounidense, Kelly, por su nombre real vietnamita, Loan. ¿Y cómo ha contestado la franquicia al desafío que supone Rose Tico? De momento, eliminando su efigie del merchadising de la película como denunciaron múltiples seguidores de la saga en Twitter bajo el Hastag #WheresRose. Puestos a eliminar cosas que sobran en las últimas entregas de la saga, podrían haber empezado por los pantalones sobaqueros de Kylo Ren, pero debe ser que Kylo, el mansplaining constante de Poe Dameron, los pollos peludos de la isla sagrada jedi o Finn diciendo “¿Dónde está Rey?” cada 45 segundos son mucho menos gafes que la pobre de Rose.