Imdb

Las reinas del grito que cogieron el toro por los cuernos

Hay un nuevo cine de terror en el barrio... y las mujeres son sus reinas absolutas.

Ana Cortizo | Woman.es

Hubo un tiempo en que, en el cine de terror, las chicas se limitaban a ser perseguidas por el monstruo, a chillar a pleno pulmón y, como mucho, a sujetar una pistola al revés antes de ser asesinadas, preferentemente con grandes dosis de desnudez sangrienta.

Pero los tiempos, por suerte, cambian que es una barbaridad. Y si las mujeres siguen gritando en las películas de terror, ahora lo hacen antes de darle lo suyo al ser sobrenatural que se ha atrevido a levantarles la voz... o bien detrás de las cámaras (ya sabes, cosas como: “¡Acción!”).

Aunque no lo parezca, el género de terror siempre ha estado de nuestra parte. Al fin y al cabo, fue una mujer, Mary Shelley, quien lo inventó (y sufrió las consecuencias del mansplaining: qué majete, Percy Shelley); fue otra, Debra Hill, quien decidió acabar con el tópico de “víctima buenorra e ingenua” cuando fichó a la andrógina Jamie Lee Curtis para Halloween, cambiando para siempre las reglas del juego. Fue el terror el que inventó el concepto de 'final girl', la protagonista femenina que sobrevive a la masacre que arrasa a su grupo y se enfrenta al sobrenatural villano.

 

 

A día de hoy (y no lo decimos nosotras, sino Google y el Instituto Geena Davis), el terror es el único género en el que las mujeres tienen casi tantas líneas de diálogo como los hombres (el 47%), y un destacable 53% de tiempo en pantalla (frente al 36% de la media de los demás géneros). También es rico en protagonistas poderosas ('The descent', 'Tú eres el siguiente', 'Pesadilla en Elm Street', 'Black Water', 'The ring'). Sí, a menudo estas películas ponen en pantalla distintas y (ejem) creativas formas de violencia contra la mujer. Pero es el único género que también escenifica la venganza de esas mujeres Y de forma ejemplarmente aterradora. ¿Qué es 'Carrie' sino la fantasía de cualquier adolescente tímida torturada por los populares del instituto? ¿Qué es el fantasma de 'Lo que la verdad esconde' sino la voz de todas las víctimas de la violencia de género que han sido silenciadas para siempre? ¿Qué es la madre de 'El exorcista' sino una madre dispuesta a todo para salvar a su hija del 'bullying' demoniaco? Bueno, vale, ahí puede que nos hayamos pasado.

 

Pero es que ahora, además, vivimos el apogeo del post-terror, ese género que, por explicarlo en una frase, sustituye el “Joder, qué susto” por el “qué mal rollito me está entrando”. Terror ambiental, música perturbadora, seres de pesadilla y nada de Freddy Kruger ni Leatherface saltando desde fuera de plano. Y las mujeres ocupan un lugar de honor en este nuevo concepto. Ya lo hemos visto en películas como 'Mamá', donde Jessica Chastain encarnaba a una reticente madrastra de dos niñas que acababa enfrentándose al monstruo que las había criado (y que las quería suyas o de nadie); en 'It follows', donde se daba la vuelta a uno de los clichés más irritantes del cine de terror (si practicas sexo, serás la primera en morir) o en 'Raw', esa película francesa que sigue el esquema “chica vegetariana descubre los placeres del canibalismo”.

 

 

El 25 de agosto se estrena la española 'Verónica', una película deliciosa para ver sola y de noche, sobre todo si hiciste tus pinitos espiritistas en la adolescencia. La mexicana 'La región salvaje' (15 de septiembre) nos cuenta cómo el feminismo puede capitalizar una invasión de monstruos de otra dimensión. Y 'Prevenge' (29 de septiembre) da una vuelta de tuerca a los estereotipos de la maternidad a través de un feto con instintos asesinos.

Y la cosa no ha hecho más que empezar. Porque todo cambia cuando las mujeres son las que mueven los hilos del terror y los espectadores (de ambos géneros), los que chillan aterrados. Cuando se estrenan películas como 'Breed' (pareja con problemas fertilidad recurre a una clínica de la Europa del este de dudosa reputación), 'Cargo' (filosofía de la paternidad en pleno apocalipsis zombi) o 'XX', una recopilación de cortos escritos y dirigidos por mujeres, Mary Shelley se aparece a Jamie Lee Curtis y las dos sonríen maternalmente. Lo que han crecido nuestros espeluznantes niños, dirán.

 

via GIPHY

Tags:

cine