D.R.

De mayor quiero ser científica

Muñecas con las que hacer experimentos o series donde descubrir a profesionales de carreras de ciencias y tecnología ayudan a romper estereotipos y promover disciplinas como las matemáticas o la informática entre las niñas. Hoy celebramos el día de la mujer y la niña en la ciencia.

Paka Díaz | Woman.es

La mayoría de hijas de mis amigas pasaron por la fiebre del rosa. Pero se pasó. Y muchas de ellas comenzaron a hacer preguntas muy interesantes. ¿Por qué las cosas de ‘niños’ son más interesantes que las de ‘niñas’? ¿Por qué en las camisetas de ellos pone fuertes, valientes, héroes… mientras que en las de ellas pone princesa, guapa o dulce? Una muestra perfecta de ello la protagoniza Daisy, una niña británica de 8 años cuyo video cuestionando las diferencias entre las prendas para niños y niñas se ha viralizado en las redes. Lo que Daisy critica es el lenguaje sexista que se emplea. No sólo en la ropa que señala la pequeña. Los juguetes también son sexistas. Mucho. Y los productos de entretenimiento para menores. Mientras los destinados a ellos promueven aventura, construcción o súper poderes, los de ellas parecen limitarlas al mundo de las princesas, los cuidados de belleza o los abalorios para, de nuevo, ponerse guapas; todo, por supuesto, en un mundo rosa chicle.

Pero las niñas se están empezando a cansar y algunas marcas parecen empezar a escucharlas. Famosa, la tradicional marca de muñecas que nos acompañó en la infancia, se ha puesto la pila y presenta las muñecas McKeyla McAlister, Adrienne Attoms, Bryden Bandweth y Camryn Coyle, que corresponden a las niñas protagonistas de la serie de Netflix, y que también se puede ver en Disney Channel, ‘Project MC2’. Con cada una de ellas podrán jugar a hacer experimentos y transformarse en detectives y emular a los personajes de la serie, cuyo lema es Smart is the new cool’. Que nadie espere milagros, es lo que es, una serie plagada de estereotipos donde las niñas aparecen maquilladas e ideales, pero en un mundo de gominolas y algodón de azúcar es refrescante porque son chicas listas, que estudian, aprenden y se lanzan a hacer experimentos con ganas, sin miedos. Como suelen hacer… ellos.

D.R.

Las muñecas de Project MC2 están pensadas para niñas entre seis y diez años. Cada una de ellas va acompañada de un experimento relacionado con las disciplinas STEAM (siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas). McKeyla McAlister se define como una escritora entusiasta amante del mundo de la magia y con ella podrán aprender cómo elaborar una lámpara de lava. Bryden Bandweth es bloguera y experta en redes sociales, pero su seña distintiva es un collar fluorescente que las peques podrán aprender a crear. Por su parte, Adrienne Attoms pasa horas en su laboratorio preparando recetas químicas, con ella aprenderán a crear un volcán en erupción. Por último, a Camryn Coyle le apasiona la construcción creativa y les enseñará a hacer un monopatín motorizado. Además, entre los accesorios de las muñecas hay un Kit Laboratorio, un maletín rojo donde hay material para realizar hasta 15 experimentos, y un Diario Interactivo, cuyo candado sólo se puede desbloquear con una pulsera especial y que cuenta con un bolígrafo de tinta invisible que sólo se puede leer a la luz UV de una linterna. El diario va conectado a una APP gratuita para poder hacer aún más reales las experiencias científicas y de investigación.

D.R.

Todos los experimentos e investigaciones que ocurren en la serie están asesorados por mujeres científicas, que a través de una historia de ficción, pretenden trasladar a niñas y jóvenes el valor del trabajo en equipo, además de enseñarles que las carreras STEAM pueden ser divertidas y accesibles. Junto al Museo Nacional de Ciencias Naturales, Famosa también va a organizar cuatro talleres donde los más pequeños podrán conocer de primera mano los experimentos de Project MC2 con el objetivo de promover el interés por las diferentes disciplinas científicas entre el público infantil femenino. También este mes comienza a emitirse en la televisión privada gallega V Televisión “De mayor quiero ser... científica”, una miniserie educativa de cortos audiovisuales donde aparecen perfiles de profesionales de la Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y las Matemáticas. Con un tono muy cercano, este espacio televisivo pretende estimular las vocaciones científicas entre las niñas, dándoles además ejemplos de mujeres profesionales de cada disciplina. Una tarea necesaria, especialmente en las carreras tecnológicas ya que la presencia de mujeres en ellas es aún es minoritaria y representan sólo un 18% de profesionales en esa industria. Sin embargo, todo indica que donde habrá más empleo en el mercado laboral será precisamente en ellas. Para el año 2020, la Unión Europea necesitará 825.000 empleados para el sector de la Informática y las Telecomunicaciones. Pese a ello, sólo el 8% de las alumnas de secundaria tiene intención de estudiar una de estas carreras. Jugar puede ser un buen método para acabar con los estereotipos que parecen alejar a las niñas de disciplinas como las matemáticas, la física o la química para abrirles un abanico de posibilidades donde las ciencias sean una opción más de futuro.

D.R.

 

Relacionados

-->