Besalú, uno de los pueblos más bonitos de España. | iStock

Los pueblos más bonitos de España para visitar este verano

¿Buscando destino para tus vacaciones? Estos son algunos de los destinos sin salir del país por los que deberías perderte unas horas, al menos, una vez en la vida. 

María Aguirre

Hace pocas semanas, coincidiendo con el regreso de Fitur, la feria de turismo que se celebra en Madrid, te recomendamos algunos de los pueblos más bonitos de España. Cudillero (Asturias), Roncal (Navarra), Garachico (Tenerife), Baños de la Encina (Jaén), Beget (Girona), Molinaseca (León), Genalguacil (Málaga), Nuevo Baztán (Madrid), Valverde de la Vera (Cáceres), Agulo (La Gomera) y Bulnes (Asturias) fueron las poblaciones que incluimos en una lista de destinos elaborada en base a las nuevas incorporaciones a la Guía de los Pueblos Más Bonitos de España 2021.

En total son 104 poblaciones, todas ellas lugares idílicos para planear una escapada o hacer una parada o una excursión de un día si estáis por la zona este verano. Muchos de los que aparecen en esta nueva selección que vamos a compartir a continuación también forman parte de dicha guía, y otras son aportaciones propias en base a experiencias propias -hemos comprobado in situ la belleza de todos-.

Por cierto, que nos perdone Albarracín y todos sus habitantes por no incluirlo en la lista, pero es la número 1 de casi todos los rankings de pueblos más bonitos que ya habrás leído en la red, así que damos por hecho que ya lo tienes apuntado en tu lista de lugares a visitar desde hace tiempo.

Lastres, Asturias

En Asturias hay parajes costeros idílicos como Tazones o Ribadesella, por ejemplo, pero Lastres es realmente especial. Su barrio ballenero del siglo XVI, sus casas típicas colgadas sobre el acantilado y ese paseo descendiendo desde lo alto del pueblo hasta el puerto son un regalo imperdible.

Lastres, Asturias. | iStock

Frigiliana, Málaga

Pueblos blancos en Andalucía que merezca la pena visitar hay tantos que habría que hacer una lista solo para ellos. Sirva como ejemplo Frigiliana, situado en la comarca de Axarquía, que conserva uno de los cascos históricos de origen árabe más valiosos de España.

Frigiliana, Málaga. | iStock

Frías, Burgos

 Esta pequeña localidad que cuelga de una roca en la provincia de Burgos es digna de ser una localización de película. Situada en pleno corazón del Parque Natural Montes Obarenes, su vista panorámica impresiona.

Frías, Burgos. | iStock

Besalú, Girona

Podríamos haber elegido Cadaqués o cualquiera de los pueblos que conforman la llamada comarca de la Garrotxa, todos ellos dignos de entrar en esta lista, pero Besalú es una magnífica representación de la belleza de toda la provincia de Girona. Tiene uno de los conjuntos medievales mejor conservados de Cataluña. De hecho, fue declarado, en 1966, conjunto histórico artístico por su gran valor arquitectónico, y basta con ver un par de fotos para saber que hay que poner los pies en sus calles al menos una vez en la vida.

Besalú, Girona. | iStock

Fornalutx, Mallorca

 Si tienes la suerte de viajar hasta Mallorca próximamente tienes que renunciar al menos un día a la playa para disfrutar con la sierra de Tramuntana y los idílicos pueblos ubicados en su corazón. Dèia, Sóller y, sobre todo, Fornalutx conforman un enclave maravilloso. Este último es tranquilo, con sus edificaciones talladas en piedra características y los naranjos y limoneros que le rodean.

Fornalutx, Mallorca. | iStock

Comillas, Cantabria

 Santillana del Mar, Potes, Bárcena Mayor… La lista de pueblos imperdibles de Cantabria es larguísima, pero nos decantamos por Comillas por su ubicación y la belleza única de sus peculiaridades. Y es que hay pocos lugares en los que poder ver la obra de Gaudí fuera de Cataluña, Comillas es uno de ellos, seguramente el mejor.

Comillas, Cantabria. | iStock

Alcalá del Júcar, Albacete

En una tranquila zona de la provincia de Albacete cercana a la provincia de Valencia se encuentra este precioso pueblo incrustado en una roca que forma la hoz del río Júcar. Es un lugar sorprendente y de belleza inesperada, ya que su ubicación es “poco mediática”.

Alcalá del Júcar, Albacete. | iStock

Vejer de la Frontera, Cádiz

Junto a la famosa costa gaditana abruma por su belleza blanca el pueblo de Vejer de la Frontera. Su ubicación elevada respecto al entorno ya te atrapa a medida que te acercas, y sus calles enmarañadas te conquistan en cuanto te dejas perder por ellas. Es, sin duda alguna, una visita obligada que bien merece la pena renunciar a un día de playa.

Vejer de la Frontera, Cádiz. | iStock

Allariz, Orense

Esta villa gallega es poco conocida porque no suele incluirse en la lista de pueblos más bellos de España, pero es uno de esos rincones únicos que ofrece el interior de Galicia. Y sobre todo lo es por su idílica ubicación y lo bien que la arquitectura se ha adaptado a dicho entorno, dejando que este sea el protagonista. Rodeada por bosques de castaños y a orillas del río Arnoia, este pueblo de trazado medieval es una parada obligatoria si viajas a Galicia.

Allariz, Orense. | iStock

Laguardia, Álava

En plena Rioja Alavesa, rodeado de viñedos y bodegas que ofrecen un paisaje único, se encuentra el pueblo de Laguardia, ya en la provincia de Álava. Situado en un altozano, y rodeado de una gran muralla, es un paseo obligatorio entre visitas a las bodegas de la zona, que está a tiro de piedra de Logroño.

Laguardia, Álava. | iStock