La tumba de las luciérnagas. | D.R.

Películas infantiles que debes alejar de los más pequeños: son gasolina para pesadillas

Llega la Navidad y si la combinas con las restricciones para salir a la calle te queda por delante un panorama de empacho televisivo para los más pequeños. Pero cuidado porque no es entretenimiento infantil todo lo que llega dibujado hasta tus retinas. Algunas de estas películas, por muy de dibujos que sean, dejan a la muerte de la madre de Bambi al nivel de una comedia romántica.

Isabel Serrano | Woman.es

Hay un límite a la cantidad de manualidades, paseos bajo las luces navideñas y juegos mesa que un adulto puede soportar en fechas navideñas. Compartir las Navidades con un menor de edad es una gloria y un quebradero de cabeza en el que suele recurrir al “vemos una peli” para matar un par de horas. Buena idea… siempre y cuando no escojas de todo el amplio panorama que nos ofrecen las plataformas de streaming una de estas películas pensando que son aptas para todos los públicos. No los son.

Fotograma de Pesadilla antes de Navidad. | D.R.

- Pesadilla antes de Navidad

Qué gracioso Tim Burton con su príncipe esqueleto que quiere conocer la Navidad de primera mano. Si hasta canta y baila cuando descubre la nieve. Qué buen rollo todo, al fin y al cabo ¿a quién no le gusta Halloween? Si notas que el crío de tu derecha se pone a llorar cuando por fin aparezca el malo de la peli sabrás que te vas a pasar el resto de las vacaciones durmiendo a su lado con la luz encendida. Dale las gracias Tim Burton. Por cierto, si tu segunda opción para pasar la tarde es ponerles Frankenwenie, también de Tim Burton, te deseamos toda la suerte del mundo y que tengas un buen discurso preparado sobre lo de resucitar mascotas muertas.

Coraline. | D.R.

- Coraline

La adaptación del cuento de Neil Gaiman del mismo nombre es una maravilla de la animación y un reflejo fiel de la atmósfera inquietante que se desarrolla durante todo su relato. Coraline, valiente y desobediente a partes iguales descubre otro mundo tras una puerta del que no puede escapar y dónde todo es un reflejo perverso de su vida original. Hasta sus padres tienen una copia… pero sus ojos son botones cosidos a la cara. Nunca unos muñecos y unos botones han dado tanto mal rollo en la historia del cine.

La tumba de las luciérnagas. | D.R.

- La tumba de las luciérnagas

Que sus dibujitos de niños con ojos como platos dignos de Mi vecino Totoro no te lleven a engaño: nunca, jamás, le pongas esta película a un menor de 18 (de hecho si eres un alam sensible no la veas ni tú). La tumba de las luciérnagas es una de las mejores películas sobre la guerra que se han hecho jamás, pero como muy bien la ha definido el streamer Ibai Llanos en su cuenta de twitter, la historia de los huérfanos huérfanos Seita y Setsuko intentando sobrevivir a los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial en Kobe “es como recibir 76 puñaladas en el corazón”. Avisada quedas. El viaje de Chihiro Chihiro es una heroína de las de Miyazaki, una chica valiente y decidida que se interna por equivocación en un mundo de criaturas mágicas y de aviesas intenciones. Hay dragones, hay monstruos, hay una bruja cabezona, hay poesía pero no olvidemos que Chihiro está luchando con devolver a sus padres su forma humana porque se han convertido en cerdos. Si la quieres ver tú, es perfecta, pero dudamos que tu hermana te agradezca que expongas a tus sobrinos pequeños a la escena del Sin Cara devorando todo a su paso.

Dumbo | D.R.

- Dumbo

O los niños de 1941 estaban hechos de otra pasta (que sí, lo estaban) o lo de Dumbo no se entiende. La muerte de la madre de Bambi (que fue superada con creces por el nivel de regodeo con la de Mufasa) se queda en anécdota comparado con el encierro de la elefanta por defender a su bebé separando madre e hijo adorable. Si no se te rompe el alma con la escena de la trompita a través de los barrotes háztelo mirar porque no tienes corazón. Por si el abandono materno no fuera suficiente para dejar a cualquier niño con los ojos en blanco todas las noches, lo que viene a continuación es un bullying constante a un bebé seguido de una supuesta escena divertida (la del elefantito borracho y el desfile de elefantes rosas) que es por sí misma motivo para cambiar de canal. Que Dumbo sea considerada una película infantil es que no se entiende, hay melodramas que echan a las cuatro de la tarde con la sana intención de hacernos llorar menos crueles.