Cartel de la película de terror Tiempo (Old), dirigida por M. Night Shyamalan y protagonizada por Gael García Bernal y Vicky Krieps, entre otros. | Universal

'Tiempo', la nueva película de terror playero de M. Night Shyamalan que vas a adorar... o a odiar

Tiempo, lo último de M. Night Shyamalan (El sexto sentido, Señales), con Gael García Bernal al frente del reparto, nos lleva a una playa idílica que es, en realidad, una trampa letal que envejece a quienes la visitan. ¿Es la película perfecta para una noche de verano o una pesadilla que nos puede provocar traumas vacacionales de por vida? Te lo contamos.
 

R.M.G.

Hay directores de cine que se aman o se odian con pasión. Y luego está M. Night Shyamalan, capaz de provocar ambos sentimientos en el mismo espectador y, a menudo, a causa de la misma película. Al parecer, ha vuelto  a conseguirlo con Tiempo (estreno, 30 de julio), una película en la que el enemigo a vencer es la vejez, basada en la novela gráfica Castillo de arena, de Pierre Oscar Lévy y Frederik Peeters (publicada en España por Astiberri), protagonizada por Gael García Bernal, Rufus Sewell, Thomasin McKenzie (Jojo Rabbit) y Vicky Krieps, entre otros, y en la que Shyamalan ha tenido una ayudante de lujo: su hija Ishana, que ha estado a cargo de la segunda unidad. 

Gael García Bernal, Vicky Krieps, Thomasin McKenzie y Alex Wolff, familia en proceso de envejecimiento playero en 'Tiempo', de M. Night Shyamalan. | Universal

La premisa es tan sencilla como salvaje: una serie de veraneantes coinciden en una playa paradisiaca, a la que se accede a través de una gruta, y que parece ser el secreto mejor guardado de los habitantes de la zona. Pero no tardan en darse cuenta de que la dorada arena tiene un efecto devastador en quienes la visitan: todos envejecen a tal velocidad que, para cuando se ponga el sol, estarán muertos. Los niños alcanzan la pubertad, los embarazos avanzan a velocidad vertiginosa y las arrugas agrietan los rostros de los adultos, a la vez que se acentúan los conflictos que traían consigo. Ah, y, por supuesto, es imposible abandonar la playa: el pasadizo entre las rocas que lleva a la libertad hace que se desmayen sin remedio.

Tiempo (en inglés Old) está basada en la novela gráfica del suizo Frederik Peeters y el francés Pierre Oscar Lévy, Castillo de arena (Astiberri), y no es casual que Shyamalan haya elegido esta historia para trabajar por primera vez con Shiana, una de sus tres hijos: como todas sus películas, tiene su origen en las propias experiencias del director, en concreto en el vértigo de Shyamalan al ver lo rápido que se han hecho mayores sus niños

 

A M. Night Shyamalan se le da de miedo (nunca mejor dicho) plantar las semillas del terror, aunque nos pueda resultar irritante que se guarde sus mejores ideas para el giro de guion final (¡él también estaba muerto! ¡no estábamos en esa época!), cuando ya hemos perdido el interés en la trama; o que nos sintamos obligados a ver sus películas como una serie de pistas que conducen a la clave del acertijo más que como una trama por la que nos podemos dejar llevar. 

Pero puede que Tiempo esté a salvo de esos errores. La clave del asunto parece evidente desde el principio (véase el póster, toda una declaración de trama sin trampa ni cartón), aunque nos queda por descubrir qué interés tienen los locales por llevar gente a la playa secreta y qué produce ese envejecimiento acelerado. El tema de la cinta (el miedo a la decrepitud y la muerte, y a cómo evolucionan en el tiempo las relaciones con nuestros hijos) está también a la vista. La resolución del problema inicial (¿cómo salimos de aquí antes de que la vejez nos lo impida?) se lleva la mayor parte del metraje, y ahí el estilo de Shyamalan, épico, tierno y puede que infantil o cursi para algunos, brilla con luz propia en forma de terror psicológico (con cadáveres, eso sí) con un timing que consigue el deseado efecto de que los espectadores se den cuenta de por dónde van los tiros unos segundos antes que los personajes. Además, la familia protagonista (Gael García Bernal y Vicky Krieps, a la que recordarás por El hilo invisible) consigue que empaticemos con su horror y sus conflictos (están al borde del divorcio, algo que intuyen sus hijos), algo en lo que algunas de sus cintas también flaquean. 

En fin, todas las cartas están sobre la mesa arena y tenemos fe en que Shyamalan haya puesto lo mejor de sí mismo en su retorno a la gran pantalla después de haberse dedicado durante dos años a la serie Servant (Apple TV). Para averiguar si Tiempo te acabará conquistando, solo necesitas saber la respuesta a estas dos preguntas. a) ¿Conseguirá Shyamalan darle un final satisfactorio a todo este despliegue, algo que sabemos que es su talón de aquiles? (¿el agua, Night? ¿Invaden la Tierra y no piensan en el agua?). Y ¿eres el tipo de espectadora que, en plenas vacaciones de verano seguramente junto al mar, disfruta con una historia de horror y muerte ambientada en la más paradisiaca de las playas?