D.R.

Mia Hansen-Løve, directora de 'Maya': “En igualdad queda mucho por hacer”

La influyente directora francesa vuelve a sorprender con ‘Maya’, una película sobre el poder de la vocación y del amor. Quizá, su obra más romántica hasta la fecha. 

Paka Díaz |Woman.es

En su sexto largometraje, Mia Hansen-Løve (París, 1981), tal vez la directora más influyente del cine francés entre los jóvenes realizadores, se marcha a rodar a la India. Y, como suele ocurrir en sus películas, muestra un país ajeno al cliché con una joven llena de fuerza e independencia interpretada por la actriz no profesional Aarshi Banerjee, que incluso pone su ropa para crear a su sorprendente personaje. Ella conseguirá volver a conectar con el mundo al personaje que interpreta Roman Kolinka, un reportero de guerra que acaba de ser liberado de un secuestro. Él deberá elegir entre su vocación y el amor. La directora asegura que entre ambos se creó “una enorme complicidad, como de hermanos”. En la que ha reconocido como su película más romántica hasta el momento, Hansen-Løve cuenta con una banda sonora excepcional que pasa de Schubert a Nick Cave pasando por artistas indios para descubrir. Un motivo más por el que verla. Hablamos con la realizadora en su paso por Madrid para presentar ‘Maya’, que se estrena el 15 de marzo en nuestro país. 

D.R.

Es Maya una película sobre el trabajo, la vocación, sobre el amor, sobre los limites… ¿Cómo la definiría? 

Desde luego, ‘Maya’  es una película que trata muchos temas pero el principal es la vocación. Para concretar más es sobre la dicotomía entre tener que escoger entre el amor y la vocación. ¿Amor, trabajo? ¿Que elegirías? 

Personalmente, si existe la reencarnación espero que en la próxima no me toque un trabajo vocacional porque lo cierto es que, aunque proporciona una gran satisfacción, lo cierto es que quizá también aten mucho vitalmente…

Estoy totalmente de acuerdo contigo (risas), además es un tema que comprendo muy bien. Para mí el cine, más allá de un trabajo, es una pasión. Encontrar tu vocación es maravilloso pero intentar encontrar ese equilibrio que te permite encontrar tu pasión vocacional y tu amor o tu vida afectiva, es muy difícil. De hecho creo que nunca se encuentra del todo.

Cartel de la película. | D.R.

¿Por que en esta ocasión decide mirar hacia un periodista, un corresponsal de guerra recién liberado, en un momento tan concreto y tan duro?

Creo que porque en el fondo me parecen los últimos héroes que quedan. Los héroes del mundo actual. Si tomamos como ejemplo Siria, allí llegó un momento en que la situación era tan extremadamente peligros que hasta las organizaciones humanitarias empezaron a salir del territorio sirio. Sin embargo, los periodistas siguieron yendo, eran los únicos y además eran muy necesarios porque eran quiénes podían contar al resto del mundo, ser testigos de lo que ocurría allí. Hasta que también dejaron de ir, o muchos lo hicieron, porque empezaron a tomarles como rehenes regularmente. Aquello me generó una gran empatía hacía ellos que me empujó a escoger a un reportero de guerra como protagonista. También creo que me interesan tanto porque hay una cierta ambivalencia entre estos hombres y mujeres reporteros de guerra. Si fueran el héroe clásico, virtuoso y moral creo que no me interesarían en absoluto. Pero esta gente, ¿por qué va a la guerra? Obviamente les atrae la violencia, la guerra, el peligro. Sí, son heroicos pero también es cierto que disfrutan al ponerse en peligro y tentar a la suerte. Eso es lo que también me atrajo. 

¿Ve un deseo de morir en su personaje?

Efectivamente, Gabriel siente una fascinación por la muerte. Ahora bien, esto sería el estereotipo del reportero de guerra del que partimos, pero luego el personaje no es arquetípico. No me interesan los caracteres estereotipados. Parto de algo anclado en la realidad, que puede incluso partir de un lugar común, pero luego lo desarrollo. Gabriel por ejemplo es un personaje melancólico. Eso no significa que todos los reporteros lo sean. Defiendo un cine que me permite partir de algo general y de ahí ir a una cosa muy específica. 

El protagonista de Maya es Roman Kolinka, hijo de la actriz Marie Trintignant, y actor fetiche suyo que ya apareció en Eden y el Porvenir. El hace una actuación muy contenida. ¿Le pidió eso? ¿Cómo trabajaron su personaje? 

Roman fue quien hizo que el personaje fuera así. Roman es un hombre muy contenido que interioriza muchísimo, muy carismático y con una enorme fuerza interpretativa. Normalmente los grandes intérpretes suelen ser bastante extrovertidos, pero él no. Roman tiene ese toque de actor no profesional, de pudor y contención. Había trabajado dos veces con él anteriormente y tenía  muchas ganas de darle un papel importante. Gabriel nació a partir de Roman, basado en su melancolía innata. Podríamos decir que es como un Alain Delon pero al estilo de Bresson. 

Roman Kolinka y Aarshi Banerjee en 'Maya'. | D.R.

El personaje de Maya, interpretado por la debutante Aarshi Banerjee porque muestra una realidad de las jóvenes indias que apenas se percibe, una chica moderna e independiente que podría ser… ¿Quién es Maya?

Maya da nombre al filme, ella es la luz frente a la oscuridad. Pero también es la realidad porque encarna ese mundo real que consigue volver a atraer a Gabriel a la vida. Los occidentales ruedan mucho en la India, a mi también me apetecía pero quería evitar a toda costa los clichés. Y lo he conseguido precisamente gracias a Aarshi Banerjee. Ella representa la India joven y moderna. Cuando la conocí no solo tenía unas cualidades interpretativas magnificas, sino como es, su forma de vestir. De hecho se viste con su propia ropa, la usa en toda la película. No es que no haya esa otra India, sino que también existe esta, moderna. Claro que hay mujeres tradicionales que van vestidas con sari, pero también hay esa otra India adaptada a la actualidad. 

D.R.

¿Qué va a ser de Maya? 

No lo se porque no soy omnisciente, me paro cuando mis películas. Pero ella es una mujer moderna y ella misma lo dice, soy una mujer libre. 

Eres una de las más importantes referentes de las cineastas jóvenes.  ¿Eres consciente de esta influencia tuya en las directoras más jóvenes? ¿Crees que se podría hablar de una generación de mujeres directoras de cine con un nuevo modo de contar? 

Gracias por el cumplido. Es difícil de responder. Creo que desde luego en Francia, que es el país del que puedo hablar, hay muchas más realizadoras jóvenes que antes y, es más, casi hay una mayoría de jóvenes creadoras de cine de autor. Mujeres muy seguras de sí mismas, muy capaces y no dudan en absoluto en seguir adelante, mucho más que antes. Creo que van a hacer grandes cosas. 

Mia Hansen-Løve, directora de la película. | D.R.

Acaba de pasar el 8Marzo, el día de la mujer trabajadora. ¿Cómo ves el tema de la igualdad en el cine?

Un tema amplio… Yo soy mujer trabajadora y he tenido la inmensa suerte de crecer en una familia donde ambos padres trabajaban y los dos hacían lo mismo, eran profesores de Filosofía. Para mi la paridad, la igualdad entre los sexos, ni se plantea, pero sí soy consciente de que no ocurre eso en todo el mundo ni en todas las familias. Por lo tanto, en igualdad queda mucho trabajo que hacer y mucho que luchar. No podemos dejar de hacerlo.