GETTY

Paula Ortiz, directora de 'La novia': "Lorca sigue abriendo las grietas del alma”

Hablamos con Paula Ortiz, directora del filme favorito a los premios Goya, 'La novia' con 12 nominaciones, entre ellas la la mejor dirección.

Olga Tamarit | Woman.es

Pregunta (woman.es): ¿Qué supone ser la favorita para los premios Goya con 12 nominaciones?

Respuesta (Paula Ortiz): Un refuerzo enorme para futuros proyectos, que la Academia te dé fuerza y apoyo para seguir es un espaldarazo importante.

P: ‘La novia’ es una adaptación de ‘Bodas de sangre, ¿nos sigue aportando la obra de Federico García Lorca hoy en día?

R: Lorca es uno de nuestros faros culturales, uno de nuestros clásicos que sigue cristalizando nuestra identidad tanto individual como colectiva y sigue abriendo las grietas del alma de las grandes preguntas; el deseo, la muerte, el amor, la culpa, la venganza y todas esas grandes fuerzas que tiran de nosotros. En los momentos de crisis, de reconstrucciones, este tipo de historias siguen siendo muy necesarias y creo que Federico García Lorca tiene un mundo que necesita volver a nombrarse y que el cine y sus herramientas contemporáneas lo pueden contar de una manera muy fascinante porque él era un artista físico, visceral, plástico y que, a pesar de lo que muchos creen, es muy adaptable al cine.

P: ¿Qué aporta ‘La novia’ a la obra original de Lorca?

R: Hemos intentado reconstruir la historia y traerla a nuestros días con el lenguaje contemporáneo y la intensidad que podemos darle con esas herramientas, volver a una experiencia física, sensorial, muy de los elementos y el paisaje, de las vísceras, de las grandes pasiones contadas de manera física. 

P: Parte del metraje ha sido grabado en Turquía, ¿qué hay detrás de esa elección?

R: El universo lorquiano se sitúa en un lugar entre lo real y lo irreal que necesita de un paisaje que estuviese en ese limbo y sin hacerlo de manera artificial. Necesitábamos un lugar donde la naturaleza te regala esos lugares que de tan hermosos parecen irreales. A la vez buscábamos localizaciones muy duras, desiertos, un lugar donde la tierra hablase. Uno de los grandes versos que se recuerdan de ‘Bodas de sangre’ es “yo no tengo la culpa, la culpa es de la tierra” necesitábamos aquellos lugares donde la tierra en si misma hablase y gritase, por eso elegimos el desierto de los Monegros y la Capadocia, en Turquía.

P: ¿Cual es el mayor reto al enfrentarse a un texto tan importante como ‘Bodas de sangre’?

R: Muchos, ante todo mantener los equilibrios, las tensiones, el timón de una historia tan fuerte tan hipnótica, tan esencial. Contada, como nosotros hemos apostado, con todos los lenguajes del cine; paisajes, texturas, miradas, música, canciones, la palabra, los versos intocables de Lorca, mantener todo esto en un equilibrio es lo que más ha costado.

P: Hace poco leí en una entrevista a Leticia Dolera afirmar que tan sólo el 8% de los directores en el cine español eran mujeres…

R: Creo que este tema tiene muchos matices y es complejo, en momentos más complicados de crisis las mujeres siempre tienen más dificultades a acceder a proyectos porque se confía en ellas. Las dinámicas de las grandes industrias nos lo ponen más difícil. Por otra parte creo que en España se ha hecho un gran trabajo, en una generación las mujeres hemos tenido oportunidades y acceso a la formación en igualdad de oportunidades que los hombres, por lo menos así lo siento yo.

Pero si es cierto que cuando te incorporas a la industria, ésta es reticente a los relatos de mujeres y con los puestos directivos para nosotras, sigue habiendo estadísticamente muchos menos y no debería ser así porque hay muchas mujeres preparadas, con un gran talento y muchas ganas. Es hora de darse cuenta de que el cine de mujeres no son sólo pequeñas producciones independientes, sensibles, íntimas..sino que nosotras somos sujetos de todos los relatos, los pequeños y los grandes.

P: ¿Crees que hay diferencia entre la mirada femenina y la masculina?

R: Este tema es muy delicado, porque cuando hablamos de la mirada femenina caemos en el riesgo de convertirla en una etiqueta y es absolutamente nocivo para todos. Ahora bien, al mismo tiempo es cierto que hay sensibilidades, algunas más masculinas y otras más femeninas. En otras culturas se les ha llamado más Yin o más Yan, pero aquí las hemos etiquetado como ‘masculina’ o ‘femenina’ y todas y todos tenemos ambas y podemos expresarla en cualquier momento. Ahora bien, si me preguntas sobre mi manera de situarme en el mundo y mis reivindicaciones, está claro que eso si se cuela en el cine que hago.

P: ¿Crees que la obra de Lorca se acerca más a esa sensibilidad más ‘femenina’ de la que hablabas?

R: Creo que es un gran dramaturgo que exploró el alma femenina en todas sus obras, todos sus grandes personajes fueron mujeres y a ellas les otorga las grandes potencias humanas, las buenas y las malas; el amor, la muerte, la destrucción y la vida. Creo que tenía una gran sensiblidad femenina y además, fue criado por mujeres. Por mujeres enraizadas a la tierra y a lo popular, que es algo que se ha perdido en esta sociedad.

P: ¿Te sientes favorita?

R: Para nosotros tener 12 nominaciones es algo increíble y ya nos sentimos premiados con esto, es un reconocimiento enorme que hemos vivido como un regalo. Somos conscientes que de ahí al premio hay mucho, porque competimos con películas muy buenas, no lo digo por quedar bien, pero te soy sincera si te digo que las películas contra las que competimos me gustan mucho porque son propuestas valientes y honestas. Me siento muy honrada de decir si pierdo, será contra gente a la que admiro.