HBO

Todo lo que sabemos sobre la séptima temporada de Juego de Tronos

El invierno ya está aquí: nos lo llevan diciendo seis temporadas y parece que, al fin, habrá que ponerse una rebequita. El 16 de julio se estrena la séptima temporada de Juego de Tronos en un Poniente cubierto de nieve para regocijo del Rey del Invierno y sus mohínos caminantes blancos.

Ana Cortizo | Woman.es

Los fans llevan, pues, más de un año esperando noticias de la pandilla de Poniente. Y esto es, más o menos, todo lo que sabemos -gracias a los tráilers, fotos de rodaje y pistas varias- sobre lo que nos espera en la penúltima temporada de la serie más adictiva del momento.

No hay nada como el hogar (ancestral).

Daenerys, recién llegada a Poniente con ardor guerrero, se instalará en Rocadragón, el castillo de sus antepasados, dispuesta a emprender la conquista. Así lo han deducido los fans más entregados (y con mejor agudeza visual) que han analizado el tráiler. La Khaleesi, por cierto, empezará dándoles a los Lannister donde más les duele: en su propia fortaleza, Casterly Rock (¿alguien se anima a buscar la “L” en la pared que confirma este dato en el tráiler?).

Te traigo la ¿buena? nueva.

En Rocadragón, Melisandre espera a Daenerys. La sacerdotisa roja sigue buscando a Azor Ahai, el príncipe que nos fue prometido y que nos salvará a todos de la oscuridad. Y dado que el rey Stannis se ha bajado de las quinielas por el procedimiento habitual en Juego de Tronos (sufrir una muerte horrible) y que Jon Nieve, el otro gran candidato, la ha echado del muro con cajas destempladas, puede que Daenerys sea la siguiente en el cásting de mesías. Dado que Sam y Gilly, en una de las fotos promocionales, leen sobre la profecía de Azor Ahai en la ciudadela, es posible que esta línea argumental cobre mayor importancia.

La guerra va a empezar.

Lo dice Jon Nieve, en el tráiler oficial... y, como siempre, Jon Nieve no sabe nada. Nada que no sepamos todos, al menos. Daenerys no se ha traído a Poniente tres dragones, dos consejeros (un enano y un eunuco) y un ejército de dothrakis, hijos del hierro e inmaculados para enseñarles bailes regionales. Jon Nieve (que se encontrará, por fin, con la Khaleesi en esta temporada) tiene sus propias razones para marchar contra el Trono de Hierro. Y Cersei, que acaba de demoler medio castillo para quitarse de en medio a sus enemigos sin siquiera despeinarse, no va a bajarse del trono de hierro por las buenas.

Y esto no ha hecho más que empezar.

Porque esta guerra no es la que estamos esperando. El protagonista del cartel de la temporada es el Rey de la Noche, líder de los caminantes blancos, oponente oficial de Azor Ahai y villano natural de la serie desde el prólogo de la primera temporada. En algún momento, todos los contrincantes tendrán que arrimar el hombro en la gran batalla final contra ellos. “Si no apartamos nuestras enemistades y nos unimos, moriremos. Y entonces no importará de quién sea el esqueleto que se sienta en el Trono de Hierro”, dice ser Davos. SIEMPRE hay que escuchar a ser Davos.

¿Qué pasó entre tu tía y su príncipe?

Premio al mayor progreso personal después de pasar, durante la temporada seis, de cadáver a Rey en el Norte, Jon Nieve ya no se achanta cuando le llaman bastardo. Y ahora que los 8,9 millones de espectadores de la serie saben que, en realidad, sus padres fueron el príncipe Rhaegar y Lyanna Stark, igual los guionistas consideran oportuno que él también lo sepa. Una de las escenas del traíler podría mostrarnos a Meñique en plena revelación, delante, precisamente, de la estatua de Lyanna en las criptas de Invernalia.

Se nos rompió el amor (de tanto usarlo).

Jaime y Cersei, los gemelos incestuosos, se han convertido en amantes mal avenidos. Algo tendrá que ver que se les mueran los hijos con una facilidad pasmosa, y que Jaime se haya hecho un interrail por todo Poniente que le ha abierto los ojos al pensamiento ético. En cualquier caso, este romance de toda una vida parece condenado al fracaso. Para compensarlo, Tormund le hace ojitos a Brienne (ya hay un nombre para la pareja en las redes sociales: Brimund) y Yara a Ellaria Arena (Yellaria). Ah, y Sandor Clegane cabalga rumbo al norte, donde se encontrará con su ¿querida? Sansa haciéndole la cobra al resbaladizo Meñique.

Invitado especial: Ed Sheeran.

No es el primer músico en Juego de Tronos: Will Champion (Coldplay), Joel Fry (Animal Circus) y miembros de la banda Mastodon ya tuvieron pequeños papeles en distintas temporadas. Y ahora, el pelirrojo estará en pantalla en honor a la actriz Maisie Williams, gran fan suya. Según el mismo Sheeran ha dicho, su papel consiste en cantarle una canción a Arya, el personaje de Williams. Asegura que no acaba ni desnudo ni muerto, lo que, en esta serie, equivale a marcharse con la cabeza muy alta.

Estás en tu casa, hermanita.

Arya viaja hacia el norte en pleno 'revenge tour'; Bran intenta cruzar el muro hacia el sur entre visión y visión del pasado. Jon y una Sansa que se siente algo ninguneada por el recién coronado Rey en el Norte se instalan en Invernalia. ¿Conseguirán los cuatro Stark supervivientes tomarse unos aguamieles juntos antes de que nuevas batallas y desavenencias les separen?

Y esto no es todo, amigos.

HBO ya ha anunciado que la temporada acabará con un gran cliffhanger (y la octava y última podría retrasarse hasta 2019). Así que vayámonos haciendo a la idea: ni veremos la gran batalla final entre los vivos y los muertos, ni sabremos quién se queda con el ambicionado (e incómodo) Trono de Hierro... ni sabremos quién sobrevive a este épico culebrón. Algunas dudas, sin embargo, empezarán a despejarse el próximo 16 de julio.

// Outbrain