Neolove

Las normas del amor han cambiado. Las webs de contactos viven un auténtico boom y en este escenario se imponen otras reglas y ritmos. Conoce sus pros y sus contras.

Susana Fernández

Indudablemente, internet está en nuestras vidas, las cifras hablan por sí solas: según un reciente estudio pasamos el 30% de nuestro tiempo enganchados a la red. Hacemos compras online, sacamos entradas, reservamos vuelos... Y, dado que el amor está al alcance del ratón, también buscamos pareja. Las llamadas webs de ‘dating’ (búsqueda de pareja y amistad a través de internet) se han multiplicado: Meetic, Match, Be2, FriendScout, Parship... Todas prometen lo mismo: «Encuentra a tu pareja ideal», pero ¿es este el medio adecuado? Los más románticos abogan por conocer a su pareja de la forma tradicional, en vivo y en directo, como siempre se ha hecho. Mientras que para los amantes del «ligoteo virtual», conocer gente por internet es más cómodo: funciona como un enorme bar abierto las 24 horas del día, sin fronteras de ningún tipo. ¿Qué más se puede pedir? Meetic, uno de los portales más utilizados en España y Europa, cuenta con más de 54 millones de usuarios, así que algo está claro: las relaciones personales están cambiando. Dicen las estadísticas que, antes, una de cada tres parejas se formaba en el entorno laboral. Hoy, quizá por el estrés y la falta de tiempo, se está afi anzando la red como canal para establecer relaciones. ¿Por qué preferimos el contacto virtual al real? La clave está en poder seleccionar. Mediante un fi ltro indicamos una serie de parámetros –físicos, afi ciones, gustos...–, de manera que el sistema nos responde con los perfi les más idóneos según nuestra búsqueda. A priori, una supuesta afi nidad inicial está asegurada, algo que no siempre ocurre en la vida real... Además, el anonimato y la seguridad que da escribir desde el otro lado de la pantalla hace que, sobre todo nosotras, nos mostremos más dispuestas a dejarnos conocer. El mecanismo es rápido y simple: introduces tu perfi l, subes algunas fotos (¡esto multiplica por siete las posibilidades de éxito!) y esperas a que el otro dé señales. ¿Así de fácil? No del todo, la cuestión es bastante más compleja de lo que parece... Para empezar, el primer problema viene cuando introducimos ese perfi l, ya que al ser nosotros mismos los que rellenamos la fi cha, la opción de mentir (o digamos mejor, exagerar u ocultar algunos datos) es más que tentadora. Ello explica que la red, para muchos, sobre todo para nosotras, siga provocando ciertas desconfianzas.

Usar, no abusar: el quid de la cuestión
Muy bien, ya llevas meses usando una web de contactos y has conocido a varias personas interesantes. Ahora toda quedar. Según los expertos, esta es la secuencia adecuada después de algún tiempo conociendo a alguien mediante chats, mails, llamadas... De lo contrario, está comprobado, se tiende a idealizar a la otra persona, por eso, cuanto más se retrasa el encuentro físico más fácil es que se produzca una decepción. Entonces, ¿vivir una relación virtual es posible? Según los psicólogos, no. Internet es una excelente vía para conocer gente, pero no se aconseja quedarse solo en esa fase.

Dar un paso más allá... ¿Te atreves?
Para las más lanzadas, hay otras webs de contactos, como C-Date donde, mientras encuentras una relación estable, también puedes concretar citas eróticas sin compromiso. Entre sus menús, tú eliges el que mejor te encaje: ‘Para un flirteo normal’, ‘Una aventura picante’, ‘Conversaciones eróticas por chat’, ‘Encuentros mediante cámara web’, ‘Emails subidos de tono’... y, cómo no, ‘Relaciones duraderas’. Tanto estas webs más atrevidas, como las clásicas de contactos, han provocado que muchas parejas hayan ‘pecado’ en el ciberespacio. Ya no es necesario ausentarse o llegar tarde, puedes ser infi el desde casa. Según los expertos, esta infi delidad es bastante difícil de detectar. Sin embargo, no todo es negativo, también hay fi nales felices e, incluso, parejas homosexuales que se han formado a través de la red porque así les ha sido más fácil ‘salir del armario’.

OPINA LA PSICÓLOGAMATI SEGURA es licenciada en Psicología y sexóloga especialista en relaciones de pareja.

¿Con internet y las webs de contactos, están cambiando las relaciones personales?
Sí, ya que se amplían las posibilidades de conocer gente. El problema se produce cuando internet nos impide ver a las personas afines que tenemos al lado, en la vida real.
Ligar es cosa de un clic. ¿Nos estamos volviendo demasiado cómodos?
¿Comodidad o miedo? Sentada frente al ordenador se crea una sensación de seguridad, sin miedo al ridículo... Frecuentemente, las personas que solo utilizan este medio para encontrar pareja acostumbran a ser personas con temor a exponerse abiertamente.
¿Se miente más en este tipo de contactos?
Jugar a ser otra persona es fácil en internet. Puede ser divertido y no pasa nada si no se asumen compromisos, pero si el juego continúa y alguien se enamora, se comprometerá con una persona que en realidad no existe.
¿Se consigue un clima más íntimo por el mero hecho de hablar a distancia?
Claro, ya lo dijo Sócrates: «Voy a hablar con la cabeza tapada para que, galopando por las palabras llegue rápidamente hasta el final y no me frene la vergüenza de mirarte.»

WEBS

www.FriendScout24.es Podrás localizar a los singles de tu ciudad.
www.meetic.es La web incluye más de seis millones de solteros.
www.teencontre.com Preparan fiestas, ¡la próxima, en un barco!
www.easyflirt.es Portal cien por cien gratuito para las mujeres.