Retrato de la autora irlandesa Naoise Dolan | Cortesía Temas de Hoy

Naoise Dolan: «No soy buena haciendo llorar, me gustan los libros agudos y cáusticos»

La joven autora irlandesa debuta con “Días apasionantes” (Temas de hoy), una novela divertida y mordaz protagonizada por un trío amoroso. Todos la comparan con Sally Rooney, pero ella hace oídos sordos.

Isabel Loscertales | Woman.es

Zadie Smith la ha definido como «una ingeniosa comedia marxista feminista». Hilary Mantel la ha calificado con tres palabras reveladoras: «divertida, astuta y sin miedo». Y numerosos e influyentes medios de comunicación anglófonos se han hecho eco de su novela. “Días apasionantes” es el primer libro de Naoise Dolan, en el que narra las peripecias amorosas de Ava, una joven irlandesa afincada en Hong Kong. Primero con Julian, un banquero con una posición económica y social muy superior a la de ella, y luego con Edith, una abogada hongkonesa estilosa y fascinante. 

Naoise Dolan tiene 29 años, es autista, estudió literatura inglesa en el Trinity College de Dublín y en la Universidad de Oxford y, como su protagonista, vivió en Hong Kong (entre otras partes del mundo). Es amiga de Sally Rooney, la exitosa escritora irlandesa con quien todo el mundo se empeña en compararla, a pesar de haber explicado que ella empezó a escribir “Días apasionantes” en 2017, antes de la publicación de “Gente normal” (el último trabajo de Rooney). Dolan nos desgrana su novela en una entrevista que revela su inteligencia y su franqueza. 

¿Es “Días apasionantes” una especie de retrato generacional?

¡No es mi intención! Solo quiero escribir sobre personajes particulares y sus interacciones. Si los lectores sienten que la novela conecta con sus experiencias, entonces por supuesto que es una reacción bienvenida, pero no es algo que quiero forzar. No soy socióloga, así que no tengo intención de realizar afirmaciones sobre un sector demográfico completo, especialmente si es una demografía tan amplia como la edad.

¿Qué es lo que más amas y lo que más detestas de tu protagonista principal, Ava?

Realmente no pienso en ninguno de mis personajes en esos términos, a pesar de que mi intención es hacer que parezcan personas reales. Para lograrlo, necesito tomar distancia de ellos mientras los escribo. Para mí, Ava es solo la suma de rasgos y elecciones que le he asignado, y estaba en mi poder cambiar cualquier elección o rasgo de ella y convertirla en alguien diferente. Así que para mí no es lo suficientemente real como para amarla u odiarla. Mantengo el suficiente control artístico con la esperanza de hacerla parecer real frente al lector.

Ava tiene una relación con Julian y otra con Edith. ¿Es una manera de explorar diferencias entre una relación con un hombre o con una mujer?

No empecé con esa idea en mente, pero supongo que al ser tan particular cada dinámica, pueden haber aparecido algunas diferencias. Y a pesar de ser solo dos dinámicas, entiendo que el género se vuelve relevante de cara a cómo el mundo exterior percibe esas relaciones. Ava y Julian son vistos como novios a pesar de que están convencidos de que no lo son, mientras que Ava y Edith deben decidir cómo etiquetarse a sí mismas porque el mundo no lo hará por ellas. 

¿Cómo la desigualdad de clase impacta en la relación entre Ada y Julian?

Creo que Julian es una especie de representante de las aspiraciones de Ava: en realidad, ella no quiere un trabajo como el suyo, o ser como las personas con las que se relaciona, pero puede probar su estilo de vida sin hacer las cosas que Julian tiene que hacer para pagarlo. Y hay indicios en la novela de que Ava no podría alcanzar ese estatus incluso si lo quisiera; Julian insinúa que los bancos no contratan a personas como ella y demás. Así que creo que la clase contribuye a la distancia entre ellos, la sensación de que nunca estarán completamente integrados en la vida del otro.

Portada de "Días apasionantes", de Naoise Dolan. | Cortesía Temas de Hoy

¿Cuán importante es tu humor -tu humor ácido- en tu escritura?

Muy importante. ¡Creo que tienes que aprovechar tus puntos fuertes! No soy el tipo de escritor que se propone hacer llorar a la gente, no hago página tras página de epifanías emocionales, porque en eso no soy buena y no es lo que disfruto leyendo. Me gustan los libros con un estilo agudo y cáustico, como las novelas de Edward St Aubyn, así que ese es el tipo de libro que intenté escribir.

Como Ava, tu viviste en Hong Kong enseñando inglés. ¿Qué te motivo a ambientar la novela en esa ciudad? ¿Es la única coincidencia entre tú y Ava?

Inicialmente lo que me motivó es que estaba viviendo allí y me gusta ambientar las cosas donde estoy, el trabajo me parece más inmediato. Sí, es sólo una coincidencia que le diera a Ava ese trabajo, su lugar de trabajo no se parece mucho al mío: tenía un jefe muy agradable, amaba a mis compañeros de trabajo y no me centraba tanto en la gramática. Le di a Ava un trabajo que odiaba porque una novela necesita conflicto. Te aburrirías leyendo sobre un personaje cuya vida es perfecta.

¿Cómo te sientes cuando la gente te compara con Sally Rooney?

No pienso mucho en eso porque, en general, trato de no pensar en lo que los medios escriben sobre mí. Me distraería demasiado estar preocupada por todo eso.

¿Veremos “Días apasionantes” en la televisión? ¿La novela va a ser adaptada?

Los derechos han sido adquiridos por Black Bear Pictures, una productora estadounidense que realmente admiro, ¡pero aún es muy pronto!

No es fácil tener éxito en la literatura. Tú lo has conseguido con tu primera novela y siendo muy joven, ¿cómo te sientes por eso?

No creo que el éxito sea binario: cada cual tiene su criterio propio y no creo que nadie tenga un momento repentino en el que considere que lo ha logrado. Siempre estoy pensando en lo siguiente porque publicar es un proceso lento. Escribí “Días apasionantes” por primera vez en 2017 y se publicó en Reino Unido en 2020, por ejemplo. Así que creo que seguiré así, siempre trabajando en el próximo proyecto, tanto tiempo como pueda.