ANTONIO TERRON

¿Quién es Fela Dominguez, la protagonista del musical de 'El Guardaespaldas'?

Se te pondrán los pelos de punta al escucharle entonar 'I will always love you'. 

Patricia Rivera

Parece que interpretar a Rachel Marron -Whitney Houston en 'El Guardaespaldas'- era el destino de Fela Dominguez. Y es que hasta se parecen. La cantante mexicana, que interpretaba a Nala en 'El Rey León' al otro lado del charco, tenía intención de dejar los musicales y centrarse en su carrera en solitario.

 

 

💄y 📸 :@andymaquillador

Una publicación compartida de Fela Dominguez (@dominguezfela) el

Pero una llamada, de su amigo Carlos Rivera, volvió a trastocar sus planes. En pocas semanas, un billete de ida a Madrid y una única audición después, Fela Dominguez conseguía el papel que ha puesto su cara en marquesinas, autobuses y carteles gigantes en la Gran Vía. 

El próximo 28 de septiembre su voz sonará en el Teatro Coliseum con canciones tan míticas como 'I have nothing', 'Queen of the night', o -pelos de punta asegurados- 'I will always love you'- donde Maxi Iglesias e Ivan Sánchez se turnarán para ser sus guardaespaldas. 

 

 

A un mes de empezar ensayos en @elguardaespaldas_es con estos tremendos actores 💙 #Madridahitevoy #elguardaespaldaselmusical

Una publicación compartida de Fela Dominguez (@dominguezfela) el

Antes de que se abra el telón hemos podido conocer un poco más a Fela Dominguez. Pero también los secretos que se quedan entre bambalinas de uno de los grandes musicales de la temporada madrileña.

¿Cómo se cruzó esta oportunidad en tu vida?

Yo estaba en México, haciendo ‘El Rey León’, y mi amigo Carlos Rivera me dijo “Fela están buscando a alguien para el papel de Rachel Marron en ’El Guardaespaldas' ". Y tras una charla muy intensa con él, me convenció y le mandé unos vídeos que yo había grabado imitando a Whitney Houston y él se los enseñó a la gente de la productora del musical Stage Entertainment. Ellos me vieron y me invitaron al casting final en Madrid. Fue el peor viaje de mi vida. Un estrés, 10 horas pensando, sin dormir. Y me dije ¡quiero el papel! Nunca había anhelado tanto un papel. Yo crecí escuchando a Whitney Houston y tener la oportunidad de hacer un papel que ella había hecho en su momento era un reto y una bendición. Fui directa del avión al casting. Con jet lag. Pero el escenario es mágico. La adrenalina te hace hacer cosas que no sabías que podías. Hice la audición en el teatro Coliseum, donde vamos a hacer la obra. Estaba completamente vacío, fue muy especial. Canté dos canciones muy complejas, pero que he cantado toda mi vida aunque tuve la sensación de no haberlas interpretado nunca.

¿Y cómo recibiste la noticia de que el papel era tuyo?

Cuando estaba de regreso, en el aeropuerto de México me llamaron y me dijeron que el papel era mío. Rompí a llorar. Todo fue muy rápido, y cuando me dijeron que era mio, todo se juntó. Emociones, nervios, felicidad, nostalgia, el tener que mudarte a otro país… Todo en un segundo. Me tiré al suelo a llorar de felicidad. Ahí comprendí lo que había pasado.

Va ser tu primera vez en España... 

Vine hace años con Alejandro Fernández, de gira por España. Pero era un día aquí y otro allí. Esta es la primera vez que tendré la oportunidad de conocer Madrid. Me he mudado y soy feliz. Llevo 4 semanas y me encanta. La ciudad es hermosa, cada rincón es bello. Estoy viviendo un sueño, haciendo un personaje épico, algo que va a marcar mi vida para siempre.

¿Qué supone para ti poder interpretar las canciones de Whitney Houston que has cantado desde niña?

Es un reto muy grande. Ella es única e inigualable. No trataré de copiarla porque es imposible. Pero es un sueño hecho realidad, porque he crecido con sus canciones y tienen un significado para mi. Saber que canciones como 'I will always love you' las voy a cantar todos los días en un escenario en Madrid es un sueño. Me estoy preparando física y mental mente para darle a la gente que va a ir a ver la obra un personaje honesto, lleno de pasión.

¿Qué es lo más fácil y lo más difícil de interpretar a Rachel Marron?

Fácil, nada. Una de las cosas más complejas es mantener la fuerza en cada una de las canciones. Empieza fuerte y termina fuerte. No puedo bajar la guardia en ningún momento de la obra. Lo complejo es mantener el ritmo durante toda una función. Y al día siguiente en otra, y en otra, y en otra…No bajar el listón porque la gente que va a verla hoy, no es la misma que la va a ver mañana, ni pasado… Y esa misma energía que das un día tienes que darla otro.

¿Qué te parecen tus dos compañeros de obra, tus guardaespaldas? ¿Hay química?

Son una belleza. No solo físicamente, como personas son increíbles, y como actores estoy aprendiendo bastante. Porque yo no soy actriz, y estar rodeada de actores me ayuda absorber en cada escena. Me apoyan, me dan ideas, me dicen como crecer con el personaje. Cada uno es diferente. Nos lo pasamos genial en los ensayos. 

Victor J Blanco / GTRES

¿Qué diferencia hay entre interpretar la obra con Maxi y hacerlo con Iván?

Maxi es hiperactivo, super simpático, siempre haciendo bromas. Todo el tiempo nos está haciendo reír. Él si algo sale mal lo soluciona con una broma. Y ayuda a que todo fluya. Iván es super respetuoso, super caballeroso, muy atento. Vamos a tener guardaespaldas muy diferentes. No podría quedarme con uno o con otro, porque los dos aportan cosas distintas pero muy bonitas. Además trabajar con los dos me hace estar siempre alerta, no puedo estar en modo automático porque siempre me van a dar ellos cosas diferentes en escena.

Carlos Rivera fue el que te llamó para hablarte de esta oportunidad y con él te subiste al escenario del Wizink Center en su último concierto en Madrid, ¿cómo fue la experiencia?

Fue increíble, Carlos me invitó y sentí mucho orgullo de ver que él, que ha luchado por su carrera estaba sobre ese escenario. Y es un orgullo que me haya podido invitar, para compartirlo con él. La gente me recibió muy bonito, terminé de cantar y la gente se puso en pie. Siento que llevo aquí poco pero que me han aceptado de una forma muy bella.

Compartiste escenario con varios artistas españoles, ¿tienes algún favorito?

Soy muy fan de Rozalén. Hay una canción en particular que yo escuchaba con mis hermanas en México, ‘Vuelves’, y cuando comencé a escuchar cómo la ensayaba en el camerino que compartía con ella e India Martínez, no pude evitar emocionarme, y se lo dije: “Rozalén, soy tu fan”.

 

Ahora tu carrera está centrada en los musicales, pero no dejas de lado tu carrera en solitario, tu disco…

Voy a sacar un disco. En realidad, yo no soy cantante musical, pero el arte te lleva a cosas inimaginables y no hay que cerrarse nunca a nada. Hice 'El Rey León' y dije no voy a hacer otro musical. Y fíjate. Me mudo a otro país para hacer de nuevo musical. Pero mi meta es hacer un disco y sacarlo como solista. Y siento que ‘El guardaespaldas’ es una gran plataforma para darme a conocer como cantante.

Internet ha jugado un papel importante en tu carrera. Tus hermanas y tú os hicisteis conocidas por hacer covers de canciones en Youtube...

Surgió en plan broma de hermanas. Nos pusimos las tres delante de una cámara y al día siguiente teníamos 20 mil visitas. Pero yo quería hacer mi carrera en solitario, igual que lo van a hacer ahora ellas. Pero es increíble como todo lo que subes a la red te ayuda. Es una gran herramienta para que la gente te conozca. Para el papel de Nala en 'El Rey León' ellos vieron vídeos míos y me llamaron por teléfono para que fuese a hacer las audiciones. Y claro, ¡imagínate la sorpresa! Yo nunca había hecho un musical. Y gracias a ese papel mi vida cambió por completo. Si no fuera por él yo no estaría hoy aquí en Madrid.

¿Qué diferencia hay entre hacer de Nala en ‘El Rey León’ a ser protagonista en ‘El Guardaespaldas’? 

En 'El Rey León' tenia un papel muy pequeño. Aunque tenía que aprender a hacer movimientos especiales vestida con un corsé de siete kilos. Pero en ‘El Guardaespaldas’ salgo en toda la obra. Es muy complejo, necesitaba una condición física superior. El triple de sacrificios. Y la parte interpretativa, claro, tengo más escenas, más momentos actuando. Y no tenía ni idea de que me gustara tanto al actuación, ¡y me dicen que no lo hago mal! Es verdad que bajo presión uno va descubriendo que no tienes limites. Uno se los pone.

 

 

¿Te ha picado el gusanillo de la interpretación?

Me encanta, pero me gusta más cantar. Necesito cantar, para respirar. Es una necesidad. Nada se compara con lo que siento cantando. Cuando llega el momento de cantar me lleno por completo.

¿Qué sentiste al ver tu cara en un cartel en la Gran Vía?

Me puse a llorar. Lo estaba grabando y no pude evitarlo. Es un regalo. Es un sueño más. Algo que sirve para demostrarle a la gente que sí, se puede. Incluso a la gente de donde yo vengo. La gente de cualquier punto del planeta.En Madrid da gusto, porque la gente se interesa por el talento, no les importa de donde seas. Apoyan el talento y no te pregunta de dónde eres.