© Woman

Montse Barderi: “Dime cómo amas y te diré quién eres”

El libro ‘El amor no duele’, de la filósofa catalana Montse Bardieri, da las claves para desarrollar tu nobleza personal y, con ella, ser feliz en pareja (¡o incluso sola!). 

Paka Díaz | Woman.es

La filósofa y escritora Montse Barderi detectó que “las personas más inteligentes, generosas, buenas, sinceras, interesantes... son las que se dejan tratar mal en el amor”. De esa observación nace su libro ‘El amor no duele’ (Urano). “Quería ofrecer una visión diferente de las relaciones sentimentales. Las personas maravillosas no es que amen demasiado, sino que aman de verdad”, señala Barderi para quien darlo todo al entregarse al amor es “la única posibilidad de construir un amor de verdad”. El problema, puntualiza, es que la mayoría de las veces la entrega amorosa acaba traduciéndose en que quienes aman son “utilizadas y despreciadas. El gran sueño se convierte en una pesadilla”. 

Antes de seguir, hay algo que llama la atención en el libro de Bardieri: está escrito en femenino. ¿Es que es sólo para mujeres? “No. Me dirijo a las mujeres como sujeto universal, como hacen los hombres, que bajo género masculino se supone que incluyen todos los géneros, cómo cuando dicen “el hombre es mortal””. Le pido disculpas por el error, estamos tan acostumbradas a vivir incluidas en el genérico masculino que no caí en que pudieran estar incluidos ellos en el femenino. “Mi libro es para hombres y mujeres, heterosexuales, bisexuales, transexuales, intersexuales, poliamorosos y todo el mundo. Sólo tienes que sentir que estás viviendo una gran de historia de amor imposible, el resto es una anécdota. Pero sí que hay una educación diferencial de género que hace que las mujeres estemos culturalmente programadas para amar asociando el amor al sacrificio”, me explica paciente Bardieri, que afirma que su libro es “un programa vital destinado a desarrollar la nobleza personal”. 

Lo cierto es que ‘El amor no duele’ no busca que te ames más a ti misma o que crezca tu autoestima. El objetivo es ser noble y la cuadratura del círculo en emparejarte con alguien que también lo sea. “Mi libro parte de la definición aristotélica del amor: ‘el encuentro de dos personas nobles que se quieren hacer mutuamente el bien’. A partir de aquí se define qué es la nobleza, cómo desarrollarla y qué significa hacer y que te hagan el bien. Así que más que aceptarte o quererte, sin más, hay todo un programa vital para impulsarte y convertirte en alguien noble (que en el fondo es el único ser capaz de querer de verdad) y cómo identificar y relacionarte con personas nobles para llegar a esta relación profunda, apasionada, sincera y con sentido”. 

© Woman

1. Empieza por ti misma. “Más que quererte a ti misma, se trata de convertirte en alguien noble para poder hacer bien tu parte. Ahora sólo falta que la otra persona también lo sea. Yo he traducido la nobleza como con conjunto de cualidades éticas para ser mejores personas: más humildes y generosas, con más sentido del humor, más sencillas... En definitiva más éticas y con autoconocimiento para conocer nuestros talentos e impulsarlos, incluyendo la madurez personal, con capacidad de conseguir nuestros objetivos y llevar a cabo lo que nos propongamos, y con una actitud vital positiva que nos permita disfrutar de la vida. Siendo alguien noble puedes o no encontrar alguien para construir un gran amor, pero tu vida tendrá sentido. De hecho, ser alguien noble es la única forma de crear una relación de amor auténtico”. 

2. ¿Cómo saber si esa persona es ‘adecuada’? “Lo primero en qué deberías fijarte es si te vuelve loca. En el sentido de si te encanta, te gusta, te fascina, te atrae, si lo/la deseas y te enamora. Esto es la primera y única motivación inicial. Luego, tarde o temprano, inevitablemente, te encontrarás con la cualidad del alma del otro, y por tanto si es o no noble. Ser noble es algo más que ser buena persona, es haber hecho un buen trabajo con uno mismo, por ejemplo tener relación con la cultura, tener intereses, tener motivaciones, conocerse... Se parte del deseo, pero la calidad anímica del otro determinará el futuro de la relación. O sea: si te has enamorado de alguien noble podrás tener una relación y si no, no, por muy enamorada que estés”. 

3. Qué pesados con lo del ‘amor de tu vida’… “El gran amor imposible ni es tan amor ni tan imposible. Lo fue sólo porque a la otra persona no le interesó que fuera posible, por tanto, porque no te amó lo suficiente. Efectivamente tenemos una mala educación sentimental que nos hace creer que el amor es aquello que conseguiremos a través de muchos sacrificios, y si le das el título de ‘el amor de tu vida’ te puedes dejar pisotear  para mantener esa relación. Así que no, no existe el gran amor de tu vida, existe la posibilidad de haberte convertido en alguien noble, conocer a alguien noble y enamoraros, y sin duda será el mejor amor posible. Pero el gran amor de alguien que no te prioriza o que no apuesta por ti, tiene poco de amor y mucho de egoísmo. La tragedia siempre parece como más romántica, pero en realidad no hay tragedias, hay falta de compromiso y de vinculación”. 

4. ¿Cómo reconocer un ‘mal amor’? “El mal amor es el de alguien que empieza una relación sin una alma decente, es decir, sin unos ideales de creer en la relación, impulsar al otro, de dar lo mejor de sí mismo. Todos amamos desde quienes somos, así que si te ama alguien inmaduro, egoísta, autoreferencial, utilitarista, su amor también será así: inmaduro, egoísta, autoreferencial y utilitarista. El mal amor siempre es irregular, imprevisible, caótico, desesperante, desestabilizador, te produce mucha inseguridad... No deja que la relación se aposente o avance”. 

5. Si tu pareja te engaña, te miente, te hace daño, pero sigues con ella, ¿qué dice eso de ti? “Dice que amas de verdad y que luchas desesperadamente por la relación, y que toleras lo que haga falta porque no pase lo que más temes: que te abandone. Lo importante de este libro es darte cuenta de dos cosas: uno, no pierdes tanto –más bien ganas– si acaba una relación así, y dos, que si haces todo el programa existencial que te propone, te conviertes en ti misma en alguien suficientemente interesante y bien situada en la vida como para no tolerar según que cosas…”.

6. ¿Cómo acabar las relaciones que nos hacen daño? “Se trata de darse cuenta que no es que la otra persona no se haya dado cuenta de lo buena persona que eres, de cómo lo quieres o de que vale la pena apostar por ti... Se trata de no personar y aguantar un acto de desamor patente, una indiferencia o un desprecio, porque le estás diciendo al otro que no pasa nada, que tu tolerarás todo, y se empieza una escalada terrible, en la cual una llega a someterse. Por eso aguantamos tanto y me parece normal, propio de quien ama: intentar salvar la relación e idealizar al otro y no ver que es alguien que no vale la pena humanamente... El método es darse cuenta del proceso y trabajar una misma para tener una buena vida, una mucho mejor que la vida que tenemos en esa relación abusiva e insatisfactoria”. 

7. Los enemigos del amor. “El mayor es la cualidad humana de quien ama. El amor es un reflejo del alma de quien ama. Amamos tal y como somos: dime cómo amas y te diré quién eres. El amor es una forma de vivir, de situarse en el mundo, de estar en la existencia, de comprender el mundo, de comprometernos con la realidad”. 

8. Menos autoestima y más ‘normalidad’. El mayor enemigo del amor a una misma es una autoestima demasiado alta, tanto culto a la autoestima, esta aceptación completa del yo con independencia de los esfuerzos y los méritos, no es bueno. Tampoco es bueno despreciarse tanto y con un mal amor la autestima baja mucho. Lo interesante es estar normal, ser normal y a partir de aquí trabajar para hacer de ti una buena persona, tener objetivos, esforzarte, ser una persona más considerada,  más respetuosa, más paciente, que supera problemas, que se conoce... que tiene una actitud activa y generosa. Y poco a poco tendrás una nueva serenidad en tu vida. Yo creo más en esta serenidad, en este sentirse bien colocada en la vida, más que el amor a una misma sin razones ni sentido”. 

9. ¿Cómo saber si tu pareja ‘es bien’? “Mira cómo trata a sus hijos, a sus amigos, a su mascota, cómo utiliza su tiempo, si mira el mundo con amor, es decir, intentando beneficiarlo y no de manera utilitarista y aprovechada... A partir de aquí, los enemigos del amor serán muy pocos. Si es un tiburón de las finanzas que mira el mundo sólo con lo que puede obtener de las situaciones y las personas, entonces seguramente estará contigo mientras le sirvas y será un amor imposible. Pero no es el amor lo imposible, lo que es imposible es estar con según qué personas”.

10. ¿Que debes esperar de alguien que te ama? “Que te trate como alguien a quien ame. Así de fácil, de evidente… ¡De sentido común! Pero en una sociedad de relaciones tan precarias, de tanto utilitarismo, esto tan esencial, tan básico, parece que lo hayamos olvidado”.