© Netflix

Todo lo que sabemos (de momento) de la segunda temporada de 'Stranger things'

Fue la gran sorpresa del verano de 2016 y vuelve a Netflix el 27 de octubre. Te contamos las pistas, los rumores y las grandes influencias de la serie que ha hecho del homenaje ochentero un arte.

Ana Cortizo | Woman.es

El año pasado, la serie 'Stranger Things' surgió de la nada (¿alguien había oído hablar antes de sus creadores, los gemelos Duffer?) y nos encandiló con su cóctel de homenajes ochenteros en cadena, casting infantil de ensueño y engendros de otra dimensión. El 27 de octubre se estrena la segunda temporada y esperamos impacientes nuestra nueva ración de monstruos con nocilla.

A continuación, todo lo que sabemos, por ahora, de lo que nos espera en el Mundo del Revés.

Esto es Halloween.

La segunda temporada arranca en octubre de 1984, un año después de los acontecimientos de la primera, y Halloween parece ser un eje importante. Los cuatro chicos protagonistas (Will, Mike, Dustin y Lucas) aparecen disfrazados de Cazafantasmas para la ocasión, uno de los capítulos se titula 'El huerto de calabazas' y, en el tráiler, efectivamente, hay calabazas. Calcinadas desde dentro, por cierto.

¡Once ha vuelto!

¡Y qué pelazo! ¿Alguien lo dudaba? Once jugará un papel fundamental en esta temporada y averiguaremos más sobre su origen y sus poderes. Ah, y en uno de los carteles de la temporada luce melena (ojo al guiño a 'Ojos de fuego'), algo que seguro que agradece la joven actriz que la encarna, Millie Bobby Brown. Y... vale, sí, eso es todo lo que sabemos sobre nuestra telequinética de pocas palabras preferida. Lo cual, por cierto, debería significar que va a hacer grandes (e inesperadas) cosas.

¿Trauma? ¿Qué trauma?

Will, después de su Erasmus en el 'Mundo del Revés', ve cosas que podrían no estar allí (preocupante) o que podrían estar (definitivamente más preocupante), y sus amigos no acaban de acertar a la hora de ayudarle porque ellos mismos siguen durmiendo con la luz encendida. Uno no se pasa una temporada lidiando con monstruos interdimensionales sin quedarse un poquito tocado (y no nos referimos a las caras de Winona Ryder en los premios del Gremio de Actores) y todos los personajes están en proceso de rehabilitación demogorgónica. Hasta han dejado de jugar a Dragones y mazmorras. Claro que han cambiado los juegos de rol monstruosos por videojuegos de dragones. Mmmmm.

Mi novio es un hobbit.

Mala suerte para los que apostaban por un romance entre Joyce (Winona Ryder) y el sheriff Hopper (David Harbour). Joyce se ha echado novio y es nada menos que Sean Astin, protagonista de 'Los Goonies' para todos los cuarentones de la sala y Samsagaz Gamgee de 'El señor de los anillos' para el resto de la humanidad. El triángulo amoroso cuarentón está servido. También habrá pasiones encontradas entre los adolescentes del grupo, Jonathan, Nancy y Steve, por cierto.

Hay (más) chicos nuevos en la oficina.

Al encantador pueblecito de Hawkins, Indiana, no te dejan entrar si no llevas una buena cantidad de secretos en la alforja. Y en esta temporada tendremos, como nuevos fichajes, al misterioso doctor Owens, un presunto villano a las órdenes del turbio Departamento de Energía que llega para arreglar el desaguisado de la temporada anterior... y que está encarnado, muy deliberadamente, por Paul Reiser, villano ochentero de 'Aliens'; conoceremos a la misteriosa Roman (Linnea Berthelsen), una mujer que sufrió de niña una terrible pérdida; y entrará en escena el misterioso Murray Bauman (Brett Gelman), un periodista caído en desgracia que llega al pueblo para investigar un antiguo misterio. Engrosan las categorías juvenil y alevín del casting los hermanastros Billy y Max (Dacre Montgomery y Sadie Sink), en los papeles de adolescente chuleta motorizado y niña huraña en monopatín. 

El demogorgon contraataca. 

¿Cómo? ¿No lo mataron en episodio final? Ah, amigas, estáis olvidando las tres reglas básicas de las películas de monstruos. 1) El bicho no está muerto. 2) Si está muerto, tenía amigos. 3) Si no tenía amigos, ha puesto huevos (¿os hemos hablado ya de esas calabazas calcinadas desde dentro?). La grieta hacia el Mundo del Revés no se ha cerrado y, aunque el sheriff Hopper hace lo posible por ejercer de portero de discoteca pija, se le pasan cosas. Cosas grandes. Los creadores de la serie aseguran que esta segunda temporada será “más oscura”. Y no solo porque tengan más presupuesto, no. Es que les gusta hacernos sufrir.

No diga Cronenberg, diga Cameron.

La diferencia entre plagio y homenaje está en el cariño que le pongas. Y los hermanos Duffer son expertos en devolvernos, bien envuelto en amor, el legado de los iconos de los 80. La primera temporada era un canto a David Cronenberg, Steven Spielberg y John Carpenter; la segunda huele a James Cameron (sí, amigas, eso significa 'Aliens'; ¿hemos mencionado unas calabazas que...?). Los gemelos Duffer lo consideran una especie de amuleto contra el “segundas partes nunca fueron buenas”, porque, precisamente, era capaz de hacer secuelas muy fieles a las películas originales y, a la vez, completamente diferentes a ellas. Que su fuerza les acompañe.

La clave está en los títulos.

Los Duffer conocen a su público y, por eso, el primer 'tráiler' de la segunda temporada fue una simple enumeración de los títulos de sus nueve capítulos. ¿Poca información? Al contrario, la justa para que los fans se sigan rompiendo las meninges intentando desentrañar significados y referencias. Si quieres unirte al club de 'strangerteóricos', aquí van: 'Madmax', 'El niño resucitado', 'El huerto de calabazas', 'El palacio', 'La tormenta', 'El renacuajo', 'La cabaña secreta', 'El cerebro' y 'El hermano desaparecido'. La tercera temporada, por cierto, ya está firmada.

Todas somos Barb.

Olvídate de la brecha salarial o los estilismos de Melania Trump: lo que indigna a las fans de 'Stranger things' es la muerte de Barb. Y es que todas hemos sido esa sujetavelas adolescente que solo quería irse a casa, pero se quedaba porque su amiga no acababa de ver claro lo de quedarse sola con ese chico. Nosotras hemos superado el trauma, sí, pero porque no nos pasó que un monstruo aprovechara ese ratito para merendársenos. Los hermanos Duffer han prometido justicia para Barb en la segunda temporada y se especula que el periodista Murray Bauman podría estar investigando la desaparición de nuestra pelirroja favorita.