Retrato de la actriz Miren Ibarguren. | Cortesía Movistar+

Miren Ibarguren: "Las jóvenes nos están dando una gran lección de cómo defender a la mujer"

La actriz vasca se luce en su primer papel protagonista en una serie, la divertida “Supernormal”, sobre una directiva que quiere ser perfecta.

Isabel Loscertales

La llaman la Beyoncé de las finanzas. Patricia Picón (Miren Ibarguren) es la jefa de un banco de inversión que debe hacer una imposible coreografía entre su competitivo trabajo, su familia (con tres hijos pequeños) y su vida en general, en la que aspira a la perfección. 

Es el punto de partida de la serie “Supernormal” (Movistar+), dirigida por Emilio Martínez-Lázaro (“Ocho apellidos vascos”), creada por Olatz Arroyo y Marta Sánchez y con un elenco estupendo que incluye a Diego Martín (su marido), Gracia Olayo (su leal secretaria), Bárbara Goenaga (hermana), Mariona Terés (cuñada), Peter Vives (su máximo enemigo en el banco), Usun Yoon (secretaria), Joaquín Reyes y María Esteve (clientes).... Ahí es nada. Son seis capítulos de 25 minutos cada uno que invitan a un maratón de risas. 

¿Cómo te llega el proyecto de “Supernormal”?
Me llegó hace un par de años y al leerlo me pareció un reto hacer mi primer protagonista en una serie. Me animaron mucho los diálogos, me parecieron fantásticos. Marta y Olatz escriben muy bien, y me atrajo que una mujer fuera protagonista en una comedia. También me gustó que el director fuera Emilio, ya le conocía de “Las trece rosas” y es uno de los grandes directores de España. Todo iba a favor.

Miren Ibarguren junto con el actor Diego Martín y, de pie, el director Emilio Martínez-Lázaro. | Cortesía Movistar+

La serie es una comedia muy divertida pero con un mensaje a las mujeres...
“Supernormal” te cuenta cómo intentar ser perfecta y morir en el intento. Siempre nos han vendido que tenemos que ser perfectas madres, hijas, esposas, amantes, siempre competitivas y, además, jóvenes. Esta es la parodia de una mujer que intenta ser perfecta y no lo consigue porque, en el fondo, es totalmente infeliz. Hemos intentado hacer la parodia de la mujer diez, que no existe porque nadie es perfecto. Y mi personaje solo busca la perfección.

Ahora que hemos avanzado un poquito con el feminismo deberíamos revisar el concepto de Superwoman, ¿no crees? 
Las nuevas generaciones están haciendo muchísimo. Ponen de manifiesto cosas que nosotras veíamos como normales, asumen su cuerpo de manera más natural y luchan contra conflictos sociales como el bullying, la transfobia, el machismo... Las chicas jóvenes nos están dando una gran lección de cómo defender a la mujer.

Tu agenda de estrenos y rodajes echa humos, ¿tú te has sentido alguna vez una Superwoman? 
La verdad es que yo nunca me he sentido una Superwoman. Yo soy una chica criada en los 90, con los típicos complejos de una chica criada en los 90. Intento mejorar y llegar lo más feliz posible a todos los trabajos y a todo lo que tengo que hacer. De todas formas esto son rachas, ahora ves la agenda y sí, pero otras temporadas no tengo tanto.

¿Te identificas en algún punto con tu personaje, con Patricia Picón?
A lo mejor en ese perfeccionismo que confundes con felicidad. Eso el personaje lo marca muy bien, cuanto más perfecto salga todo, más feliz eres. Eso es una fórmula que nunca funciona y que nunca funcionará. 

¿Tan perfeccionista eres, no has aprendido a relajarte con el tiempo?
A partir de los 40 sí entras en una placidez que dices: “miras, sabes qué, ¡que le den! me voy a relajar y voy a vivir más el día a día”. Pero es verdad que hasta ahora he intentado que siempre todo me saliera perfecto, y no se consigue. Sale todo a su manera, pero perfecto no.

Miren Ibarguren entre Gracia Olayo y Diego Martín, que interpretan a su secretaria y su marido. | Cortesía Movistar+

“Supernormal” se enmarca en el desconocido mundo de la banca de inversión...
Ese concepto no está muy utilizado. Olatz fue secretaria de una directora como Patricia Picón. Es un mundo muy competitivo, es curioso cómo pierden los nervios porque lo más importante es el cliente.

Como se dice en la serie, son comerciales aunque se crean la élite del mundo.
Van a saco a por el cliente y no miran atrás. En este sentido me ha ayudado mucho una mujer que se llama Lali Iglesias, de A&G Banca Privada. Ella ha sido mi coach y la de Gracia Olayo. Un día fui a visitar las oficinas para ver cómo funcionaba todo aquello, es una pasada... Cada vez que teníamos una duda llamábamos a Lali.

Tiene frases para enmarcar. Como una que dice la secretaria: “Patricia es como todos los jefes que han pasado por aquí. Si le colgaran un escroto sería vuestro ídolo”. Qué difícil debe ser ser jefa en un mundo de hombres, ¿no crees?
En realidad, Lali nos decía que está todo muy equiparado, puede haber más o menos mujeres en el consejo de administración, pero ella siempre me decía que no había tenido problemas por ser mujer dentro de ese mundo.

¿Tú eres tan ambiciosa como Patricia?
Yo creo que no. Todos los proyectos nuevos los recibo como una sorpresa, no es que vaya a toda costa por ellos. No tengo un plan de vida hecho, me dejo sorprender. La verdad es que he tenido mucha suerte, no he parado de trabajar y con gente muy interesante que me ha enseñado mucho. Soy una persona con suerte, sí.

¿Para ti qué es tener éxito?
Tener éxito es estar tranquila, en paz contigo misma, no tener asuntos pendientes. Tener éxito es poder reírte tranquilamente todos los días, estar apoyada por gente que te quiere... Esto va a parecer un libro de autoayuda pero paz, amor y muchos amigos con los que reírte son un básico. 

Acabas de estrenar "Operación Camarón" y, próximamente, “Mamá o papá” y “La novia de América”. Entre tanta comedia, ¿te gustaría que te llamaran para un dramón?
Claro que me gustaría. Yo me hice actriz para hacer un poco de todo. Luego es verdad que la vida me ha llevado por la comedia.

Estás de rodaje, ¿no?
Estoy con una película de Alfonso Villanueva que se llama “El juego de las llaves” y que se va a rodar en Valencia. Es una comedia pero no te puedo contar nada más.

Fotograma con la protagonista de "Supernormal", Patricia Picón (Miren Ibarguren). | Cortesía Movistar+

¿Siempre has tenido claro que querías ser actriz?
Siempre, siempre, siempre, desde pequeñita. Cuando no estaba de moda ser actriz, yo quería ser actriz. Era la rara de la clase por eso mismo. Me gustaba mucho hacer el gamberro y lo canalicé todo a través de la actuación. No me ha ido nada mal, es una profesión que va mucho conmigo.

¿Así que eres una gamberra?
Sí, me gusta mucho hacer el chorra todo lo que pueda y más. Esta profesión te permite seguir conviviendo con tu niño interior muchos años.

A las actrices que hacéis comedia suelen colgaros la etiqueta de que sois muy divertidas. No siempre será así, pero en tu caso y a juzgar por tu Instagram tienes mucho sentido del humor...
Intento mantenerlo y no perderlo. Tengo días serios y un montón de matices, no estoy todo el rato “jaja”, lo que pasa que mi punto de escape es ese.

Cuéntame ese Instagram que tienes tan divertido.
Algunas amigas me echan la bronca y me dicen que tengo que colgar fotos mías en las que esté guapa. Eso ya lo hace todo el mundo, yo prefiero tener un Instagram como si fuera un dietario de cosas que me gusta ver cuando me aburro. Cuando echo para atrás mi Instagram veo vídeos que me siguen haciendo reír.

¿Qué cosas te hacen reír más?
Las caídas de la gente. 

¿Y qué son esas manitas que usas en Instagram?
Tengo la casa como un bazar, voy comprando chorradas en Aliexpress y les doy uso. Tengo manitas, tengo dientes... la gente que viene a mi casa siempre se va con una manita o un diente, para pasar la tarde... Son dientes postizos que venden por si un día se te cae una pieza, como si te fueran a quedar bien, ¿sabes? Vienen con una masilla y eso te da mucho juego, te da para unos vídeos de Instagram graciosísimos.

¡Pero si Aliexpress es lo peor!
Aliexpress es lo mejor del mundo, hay de todo. Aunque hay que cortarse, yo a veces me he tenido que quitar la aplicación (risas).