Miley Cyrus se pone a las órdenes de Miley Cyrus para Amanzon. | CORDON

Miley Cyrus se redime gracias a Woody Allen

Interpreta a una hippie rebelde en ‘Crisis in Six Scenes’.

Mariló García | Woman.es

Han coincidido en el tiempo el estreno de la última película de Woody Allen, Café Society, con la emisión en Amazon de la primera serie para televisión escrita, dirigida y protagonizada por el director.

Si en Café Society es Kristen Stewart la que muestra un perfil renovado, en Crisis in Six Scenes le toca el turno a Miley Cyrus, con un personaje alejado de sus habituales y polémicas actuaciones sobre el escenario. Al igual que el director, que comenzó escribiendo sketches para televisión en sus años de juventud, la actriz ya demostró sus dotes para la pequeña pantalla con su ya megafamosa Hannah Montana, entrañable artista que fue ganándose los corazones de toda una generación a golpe de guitarra.

Las cosas han cambiado, claro. Han pasado cinco años desde que se emitió el último episodio de su álter ego. Miley Cyrus buscó entonces su hueco como mejor supo, atrayendo las miradas con sus bailes estilo twerking, sacando la lengua como marca de la casa o pisando la alfombra roja con looks que desencajaban con facilidad las mandíbulas de todas aquellas niñas (y mamis) que habían colgado pósters y forrado carpetas de la, hasta entonces, pudorosa cantante.

Pero al igual que Lady Gaga ha hecho con la antología American Horror Story, Miley Cyrus ha aprovechado su popularidad para meter la cabeza de nuevo en la tele (la última vez que la vimos fue en un par de episodios de Dos hombres y medio, allá por 2012). Esta vez, sin embargo, ha preferido volver a sus raíces, componiendo un personaje más discreto, que nada tiene que ver con aquellos, en su mayoría chabacanos, numeritos en los premios MTV. De hecho, hasta ha vuelto, dicen, con el que ha sido su pareja conocida por más tiempo, el actor Liam Hemsworth (con el que podría haberse comprometido).

Locura transitoria o campaña de márketing, lo cierto es que Miley Cyrus parece haber moderado su discurso, apostando por una nueva carrera. Y ahí estaba Woody Allen para echarle un cable. El director ha señalado que llamó a Miley Cyrus porque sus hijos seguían las aventuras de Hannah Montana.

La comedia Crisis in Six Scenes se compone de seis episodios de media hora de duración cada uno ambientados en el Nueva York de los años 60. Miley Cyrus interpreta a una joven hippie que desafiará los convencionalismos del resto de personajes, cuyas creencias conservadoras darán lugar a más de un malentendido.

Sin perder el espíritu rebelde propio de la edad, vemos a la actriz y cantante a partir del segundo episodio. Es Lenny Dale, una amiga de la familia de la pareja protagonista, interpretada por Sid (Woody Allen) y Kay (Elaine May). Lenny intenta pasar desapercibida tras haber protagonizado un atraco fallido a un banco. Mientras Kay se compromete a ayudarla, Sid duda de si están haciendo lo correcto. Aquí Woody Allen retoma los tics de aquellos personajes miedosos que le hicieron tan popular, y provoca que veamos en Lenny a una especie de antagonista del propio Allen.

Lenny se muestra confusa al ver cómo Kay se ha podido enamorar de un hombre tan mayor como el que representa un “senil” Woody Allen. Parte del chiste radica en que, en la vida real, Elaine May es tres años mayor que el director, algo, por otra parte, inaudito en la filmografía de Woody Allen, siempre “emparejado” con mujeres más jóvenes. La inesperada llegada de Lenny, por tanto, parece cambiar la vida de esta pareja, ya que su entrada dispara la alarma de la vivienda, lo que hace que se presente una pareja de policías. Esta rocambolesca situación da pie a que veamos a Sid en pleno ataque de pánico. Otra secuencia delirante la protagoniza Miley Cyrus, cuando sufre de sonanbulismo, una idea de Woody Allen usada en muchas de sus películas (como en La maldición del escorpión de Jade). Triunfe o no la propuesta de Woody Allen, que no ha recibido, en general, muy buenas críticas en EE UU, lo cierto es que Miley Cyrus ha emprendido la que parece ser una nueva etapa en su vida, alejada de los vídeos virales donde predominaba lo vulgar y ordinario. En noviembre cumplirá 24 años. Aunque ha corrido muy deprisa, le queda toda una vida por delante.