Los llamados 'memers' son los encargados de crear estas imágenes que tanto nos hacen reír. | skynesher / ISTOCK

¿Has pensado alguna vez en quién hace los memes que tanta risa te provocan? Atenta, porque tienen un sindicato

Los memes se apuntan al sindicato.

Paola Lei | Woman.es

¿Imaginas que Internet se quedará sin memes? ¿Imaginas un Instagram o un Twitter serio y literal, sin el sarcasmo y la carcajada que produce un meme bien ingeniado? Internet sería seguramente un lugar más aburrido, y lo más importante, con mucho menos tráfico y beneficios.

Los memes son parte del crecimiento orgánico de redes sociales como Instragram, pero quienes los hacen –los llamados memers- consideran que su trabajo -porque hacer memes lo es- no está bien pagado. De hecho, la mayoría de las veces, no lo está en absoluto.

Los memes generan todo el 'engagement', esa especie de pegamento y compromiso, que hace que la gente quiera entrar una y otra vez en una red social, y que acaba convirtiéndose en dinero, pero no para los creadores de contenidos, sino para los dueños de Facebook, Instagram, Whatsapp… 'Oh wait!' Que todas tienen el mismo dueño.

“Memers de todos los países, uníos”, reza una cuenta de Instagram abierta con el único objetivo de solidarizarse con los precarios creadores de memes. Una especie de sindicato que pide que la producción de memes se regularice y se pague. IG Meme Union Local 69-420 no es una broma, es la cuenta del usuario @unionizedmemes vinculada a la web http://www.unionmemes.com que proclama que crear memes es un trabajo.

Ver 7 fotos

Si alguna vez has inventado un meme y te ha sorprendido su éxito, probablemente todo ese tráfico que ha generado tu creación se haya convertido en dinero y tú seguramente no lo has cobrado. Pues es eso lo que reclama el Sindicato de memers.

Su representante se llama Paul Praindo y cree que su movimiento marca el inicio de un renacimiento. “Aunque ahora no seamos reconocidos oficialmente, lo que reclamamos es lo mismo que unió a los trabajadores 'freelance' hace varios años”. En Estados Unidos los autónomos están organizados en un sindicato que aboga colectivamente por sus derechos.

Para apuntarse al sindicato de memers hay que rellenar un formulario online. A cambio, ellos ofrecen negociar mejores condiciones de trabajo para los memers que aseguran haber sido “explotados” por Instagram y otras plataformas tecnológicas durante mucho tiempo. “Mucha gente trabaja por muy poca compensación o por ninguna, su trabajo no está siendo reconocido ni pagado y, sin embargo, toda esa gente trae beneficios a Instagram y sus condiciones laborales son muy precarias”, explica Praindo a la revista The Atlantic.

Instagram tiene un modelo de negocio similar al de Facebook, Youtube Twitter y otras plataformas sociales. El servicio por si mismo es gratuito, pero la plataforma convierte en dinero (monetiza, en la jerga tecnológica) el contenido publicado vendiendo sus metadatos con fines publicitarios. Ni siquiera los usuarios que publican fotos, vídeos y todo tipo de contenidos reciben ningún tipo de información y, mucho menos, una remuneración por sus datos vendidos a terceros.

“Como creadores de contenidos queremos tener derechos labores. Solo porque crees diálogos simpáticos para Shreck no significa que no se tome en serio tu situación laboral”, dice el líder del sindicato de los memes que se proclama defensor de todos los creadores de contenidos.

La IG Meme Union reclama varias cosas fundamentales: que el proceso de apelación cuando Instagram te cierra una cuenta sea más abierto y transparente, una línea directa de apoyo con Instagram, y una relación fluida con su comunidad de creadores. También piden una garantía de que el contenido original que se crean no sea “monetizado” por terceras personas. Aunque Instagram no ha dicho claramente si concederá estas peticiones su primera reacción ha sido escuchar sus opiniones.

Entre la comunidad de creadores de memers el nuevo sindicato ha sido recibido con alegría. Los administradores de cuentas con millones de seguidores han dicho que se solidarizan con la idea y que apoyarán al sindicato porque “es el único modo de que Instagram tome en serio de una vez a los memers”.

Y es que si alguien se pasa todo el día pensando y editando imágenes para crear un meme, eso es trabajo, aunque sea vocacional y divertido. Es lo que denuncia la ensayista Remedios Zafra en su libro 'El entusiamo', que las grandes corporaciones se aprovechan de los trabajos creativos para ganar dinero. “Las formas de precariedad en la era digital se apoyan en vidas online donde cada vez dedicamos más tiempo a gestionar nuestras redes y a ‘nosotros’ en ellas. Nosotros somos el gran producto creativo de ahora”, dice la autora.

Los creadores de memes no son empleados directos de las plataformas digitales donde publican su trabajo , casi nunca han formado un contrato, pero producen, de modo directo o indirecto, los ingresos de esa plataforma. Ese trabajo “oculto” no está protegido por ninguna legislación laboral.

No es la primera vez que les sale un sindicato a los gigantes tecnológicos. Las estrellas de Youtube se unieron y crearon redes multicanales para conseguir una línea directa con Youtube. En 2015 más de 20 estrellas de Vine (¿se acuerdan de Vine?) se unieron para negociar un pago estructurado para su trabajo. En 2016 más 100 de las páginas más visitadas de Facebook hicieron una alianza para pedir a la red social más transparencia en su modelo de negocio.

La diferencia ahora es que por primera vez la reputación de Facebook, Apple, Google o Amazon está viviendo horas bajas con acusaciones de malas prácticas laborales o abuso de los datos de sus usuarios. Es un buen momento para ponerlos en su sitio y pedir un respeto para los creadores de los memes que mantienen la carcajada viva en Internet.

Ver 15 fotos

Relacionados