Marieke Lucas Rijneveld. | Ilja Keizer

Marieke Lucas Rijneveld, la granjera bestseller

La holandesa Marieke Lucas Rijneveld, de 29 años, se corona como la sensación literaria de Europa tras ganar el Booker Internacional con su debut "La inquietud de la noche".

Isabel Loscertales | Woman.es

Cuando tenía tres años perdió a su hermano de doce, descubrió su vocación de escritora tras leer “Harry Potter”, y a los 23 años añadió a su nombre Lucas porque no sabía si ser niño o niña. Marieke Lucas Rijneveld, hija de granjeros holandeses, ha firmado un incómodo y bello debut, “La inquietud de la noche”, en el que narra cómo Jas, a un paso de la adolescencia, hace frente al fallecimiento de su hermano mayor tras un fatídico accidente. La novela, que fue bestseller en Holanda, acaba de ser premiada con el prestigioso Booker Internacional. No por ello piensa renunciar a su trabajo en una granja de vacas. Hablamos con ella.

Como la protagonista de tu novela, Jas, tú también perdiste a un hermano...  ¿querías contar en este libro tu propia experiencia?

No es tanto que quisiera contar mi propia experiencia como que no pude evitar que la muerte de mi hermano fuese el punto de partida. Tenía que escribir sobre eso. Por lo demás, el libro es una mezcla entre fantasía y realidad. 


Describes extraordinariamente bien el proceso de duelo, pero no dejas ver la luz, la esperanza...  ¿deseabas desde el principio que fuese una novela tan oscura?

No creo que sea una novela oscura. También tiene humor, especialmente en la forma en que Jas mira el mundo y a sí misma. Ahí está la esperanza, la luz. 


En mi opinión, tu libro deja clara la importancia de hablar del duelo y de la persona que nos deja...  ¿estás de acuerdo? ¿Te gustaría que los lectores se quedaran con ese mensaje?

No es que quisiera dar un mensaje a los lectores, quería escribir sobre lo que puede hacerte una pérdida, lo intenso que puede ser el duelo. Que la gente saque un mensaje de ello me parece un efecto secundario positivo, pero no he escrito el libro con esa intención. 

La portada de "La inquietud de la noche", Premio Booker Internacional. | Cortesía Editorial Temas de Hoy


Has crecido en una familia muy religiosa, como Jas. ¿Cómo te ha influido?

Me crié en una familia religiosa pero no tan estricta como la de Jas, eso lo exageré. Pero crecer en una comunidad religiosa afecta mucho a los niños. Yo veía a Dios como alguien que podía llevarse a mi hermano como si nada, como un Dios que castiga. De pequeña, me daba miedo. Y sin embargo, también le debo mucho a la Biblia, porque gracias a la Biblia puedo escribir: está formada por historias hermosas y está escrita en un lenguaje hermoso fuera de lo común. 


¿Qué opina tu familia de tu novela?

De momento solo lo la he leído mi madre, mi padre no lo ve claro. No hemos hablado del tema. Para ellos la literatura es algo desconocido, y además es difícil porque reconocen algunas cosas, por supuesto. 


Eres una escritora precoz, ¿cuándo supiste que querías ser escritora y por qué?

En la escuela primaria, después de leer el primer libro de la serie de Harry Potter de JK Rowling. Se me abrió un mundo. En aquel momento quise ser escritora. Me encantaba inventarme historias, me sentía segura en ellas. 

Parece que sigues trabajando en una granja a pesar del éxito de tu novela. ¿Por qué? ¿No querrías vivir de la literatura o te gusta demasiado trabajar con los animales?

El trabajo en la granja es voluntario, no me pagan por ello, me dan huevos y leche. Me gusta mucho trabajar con vacas, son animales muy dulces y agradables. 

Marieke Lucas Rijneveld | C. Jouk Oosterhof


¿En qué te ha cambiado tu éxito literario?

No sé si me ha cambiado. Espero que no. Sí que me ha dado un poco más de seguridad en lo que hago y en lo que tengo que decir. Me anima a seguir escribiendo. 


A los 23 años cambiaste tu nombre de Marieke a Marieke Lucas porque no sabías si querías ser niño o niña...  ¿Qué le dirías a los jóvenes que tienen un conflicto con su identidad de género?

Creo que de pequeños los niños son neutrales en cuanto a su género, y que las expectativas sociales los empujan en una dirección u otra. La gente debería determinar su género por sí misma. Puedes ser todo lo que quieras ser. Yo todavía sigo buscando, y no sé dónde va a terminar la búsqueda. Pero por ahora, con esto es suficiente. El hecho de poder decidir por mí misma ya me libera.


¿Cómo estás viviendo esta crisis sanitaria del coronavirus y cómo crees que puede afectar a tu generación?

La cuarentena me enfrenta a la verdadera soledad. Ahora estoy aprendiendo lo importante que es invertir en el contacto humano. Creo que esto nos hará apreciar más la proximidad de los demás. No sé cómo afectará a mi generación, pero espero que todos nos demos más cuenta de lo que es realmente importante en la vida, cómo tratamos el medio ambiente, cómo deberíamos valorarnos más unos a otros...
 

Relacionados