Ex abogada, ex jueza, ex alcaldesa de Madrid, ahora se estrena como escritora de cuentos. | @bdeblock

Manuela Carmena: "Me apasiona que la gente me cuente su vida"

La polifacética ex-alcadesa de Madrid ejerce de abuela, diseña juguetes solidarios y acaba de sacar un libro de cuentos. El caso es no parar...

Ester Aguado|Woman.es

Si algún don tiene Manuela Carmena -bueno, habiendo sido abogada, jueza y alcaldesa tendrá alguno más- es el de la empatía. Seas del color que seas, sólo le hacen falta 10 segundos para que te metas en su bolsillo. Esta mujer tolerante, comprometida, valiente y simpática se acaba de convertir, a sus 76 años en escritora de cuentos. Ya en 2014 había publicado 'Por qué las cosas pueden ser diferentes. Reflexiones de una jueza' (Clave intelectual) y, en 2019, 'A los que vienen' (Aguilar), una llamada a la reflexión para las nuevas generaciones. Ahora se estrena con 'Cuentos para soñar un mundo mejor' (B de Blok), dedicado a su nieta Lola. La pillamos entrando por la puerta de casa, directa desde el metro.

Manuela, cuatro cuentos saben a poco... seguro que tenías muchos más y has tenido que elegir...

Pues no, la verdad. Yo había contado a mi nieta Lola muchos cuentos, pero cuando la editorial me pidió escribir este libro, el único que tenía escrito era el primero... los otros tres los escribí hace un año justo, para esta ocasión. Me ha parecido que era lo que tenía que hacer. Ahora estoy intentando escribir cuentos pero para mayores.

¿Y le ha costado mucho escribirlos?, porque hace justo un año ya nos lo contaba en otra entrevista...

¡No! Yo en Navidad ya lo tenía listo, pero se retrasó por la pandemia... Creo que el plan era presentarlo en abril 2020, en la Feria del Libro. Yo entregué el texto en enero para que la ilustradora Manuela López pudiera hacer los dibujos. Y, de pronto, se apagó la luz y me confesaron que no sabían qué hacer. Yo estoy muy agradecida de que al final hayan publicado el libro, porque no lo tenían muy claro. Con la esperanza de que hubiera Feria del Libro en octubre, decidieron que sí.

Las ilustraciones de Manuela López son un acierto. | @bdeblock

¿Con o sin mensaje?

No, sin mensaje. Aunque el sello de la editorial era el de los cuentos con valores, los míos en sí mismos no tienen mensaje, lo que pasa es que hay veces que, en la vida, te encuentras con situaciones y con gentes que valen mucho por sí mismos. Y te parece bien iluminarlas y contar cosas de ellas y eso es lo que he intentado: escribir sobre cosas que me parecían bonitas, estimulantes en las que había personas que pensaban en los demás.

Sus cuentos no tendrán mensaje, pero en todos hay problemas que solucionar. ¿Eso es lo que mejor se le da?

Sí (risas). Pero además, me parece bonito que los niños vean que figuras que tradicionalmente son hombres, como los políticos, de las cuales depende la decisión de lo colectivo, en mi cuento sean mujeres. Por eso, ante un conflicto, surge una mujer que es la alcaldesa, que al tiempo es escritora de cuentos. Los niños tienen que saber que cualquiera puede ser alcaldesa, independientemente de que se haya estudiado para cocinero o ingeniero de minas. Solucionar conflictos es interesante porque la vida está llena de situaciones así y resulta estimulante tener la capacidad de resolverlo como si fuera un crucigrama.

¿Y no echa de menos el trajín de la política? ¿Su vida ha mejorado mucho?

No, como he vivido mucho y he tenido trabajos tan diferentes, siempre me he llevado mochilas interesantes para la vida que iba a continuar y ya está. Aún recuerdo mi primer juzgado, en la isla de la Palma, que fue interesantísimo... Ahora estoy volcada en cosas más domésticas y personales y soy feliz así. Ahora estoy diseñando juguetes solidarios para Zapatelas, una marca de nuestra ONG, 'Cosiendo el paro'... siempre me gustó mucho hacer muñecos, desde que era pequeña. Una de mis obras maestras es la 'Ratoncita Pérez', en femenino, que decide que ella también se va a meter en el negocio del marfil y que no va a estar siempre sentada esperando a que le salga un novio (risas). Me lo paso genial haciéndolo...

A Manuela Carmena le encanta contar cuentos. | @bdeblock

¿Y además de atender en su tienda solidaria, en que más ocupa su tiempo?

Pues mira, acabo de ser abuela de nuevo -tiene dos nietos, de 20 y 14 años-: mi hijo ha tenido una niña, que tiene ahora un año, y con el lío de la pandemia no encontraban a nadie que se quedara con ella, así que viene a casa todas las mañanas y me divierte muchísimo. Convivir con na pequeñita es un regalo y, mientras ella duerme, puedo dedicarme a escribir, a hacer colaboraciones para la TV3 catalana, para la Ser... Ahora estoy preparando la biografía para un cuento de Clara Campoamor y he retomado un libro que había comenzado ya sobre la ética en la política... 

Usted afirma que escribió este libro 'por el placer de contar y oír historias inventadas', ¿qué más placeres llenan su vida?

Te diría que todos los que tienen que ver con las personas y la creación. Las personas a mí siempre me han atraído mucho... cuando algún joven me preguntaba, siendo alcaldesa, qué cualidad tenía que tener alguien para ser político, siempre le respondía: que te guste el ser humano. A mí las personas me gustan, los próximos y los no tan próximos. Me sigue pareciendo delicioso que la gente me vea en el metro y se ponga a charlar conmigo de cualquier cosa, es apasionante. Pero la creatividad también me llena mucho, incluso la cocina... hago unos buñuelos de viento con crema de café muy especiales (risas).

¿A los políticos les haría falta más imaginación y menos broncas? ¿Ese mundo mejor del que habla es posible?

Sí, el mundo siempre va para mejor, no tienes más que darle una vueltita a la historia y te das cuenta de los cambios tan trascendentes que ha habido. Aunque no sea más que desde la perspectiva de lo que hemos avanzado las mujeres... Ni siquiera teníamos la consideración de seres humanos completos. Había hasta un sector de la Teología en pleno Renacimiento que planteaba que las mujeres éramos un error, algo que había salido mal... eso tan atroz provocó que no es que no tuviéramos derechos, si no que no teníamos ni capacidades para poder aprender a leer o escribir. ¿Has visto la exposición de el Museo del Prado de mujeres pintoras? Ahora sigue habiendo desigualdades e injusticias -sobre todo con los inmigrantes-, pero el nivel general de justicia social ha aumentado muchísimo en el mundo. Aunque a veces vivamos periodos de retroceso que nos dejan un regusto amargo... ha habido un incremento de dignidad, de justicia y de mayor felicidad en el mundo.

Manuela y su hija, la directora de casting Eva Leira, protagonizaron un reportaje en @woman_es hace un año. | @esteragu

¿Y qué ha aprendido de su nieta Lola, a la que le dedica el libro?

De todos los niños se aprende algo, de su hermano también, que ahora tiene 20 años. Pero Lola tenía siempre tal ansiedad por pasarlo bien, por disfrutar, que te contagiaba. Incluso ahora encuentro notas suyas que me divierten mucho, echándome en cara que me hubiera ido de viaje y la hubiera dejado sola en un día de fiesta... Ahora, con casi 15 años, es una completa adolescente. Nos vemos menos, es un momento en el que ella tiene que vivir mucho más para sí misma que para los demás y el tema de la Covid nos ha impedido tener una relación física porque yo, con 76 años, estoy en un grupo de riesgo y ella se mueve en un mundo joven. Nos escribimos 'whatsapps' y cuando salió el libro fue un acontecimiento, porque ella se sintió muy importante: le había emocionado mucho que un libro hablara de ella (risas).

¿Qué soñaba de niña de niña que ha podido cumplir?

Es curioso, porque yo siempre soñé con ser escritora. Me gustaba hacerlo y, en el colegio, me premiaban las redacciones... incluso gané un concurso tras las vacaciones. Cuando me planteé qué carrera estudiar, me aconsejaron que hiciera periodismo, pero llegó mi padre con su sentido práctico y me dijo que mejor me asegurara una profesión... así que me vi metida en la carrera de Derecho. He sido jurista, fui abogado y magistrado durante 30 años, he sido alcaldesa y, además, soy escritora.

¿Le gusta que le cuenten cuentos?

Sí, pero según he ido cumpliendo años, lo que me gusta es que la gente me cuente su vida, aunque me mientan en algo. Me gusta tener el copyright de que se están abriendo a mí, aunque en ese relato también haya fantasía.