Javier Salas

Manuel Carrasco: "Cuando compongo un tema de amor, no siempre pienso en la misma persona"

El cantante dio inicio a su gira “La cruz del mapa”, que visitará 30 ciudades. Desgranamos a Manu Carrasco en 10 claves.

Ester Aguado|Woman.es

1. Su nueva gira. «Una gira así conlleva una gran responsabilidad. En el escenario hay mucho contraste: a veces te sientes solo, a pesar de estar acompañado. Porque al final estás 120 minutos llevando todo eso para adelante. Hay un compartir, por supuesto, que es lo más impresionante de todo, porque no pasa de largo esa energía que bulle. Es como un sueño, no parece real, porque es un estado que no encuentras en otro momento. Recuerdo el concierto de Barcelona como una nebulosa.»

2. Diez años de éxitos. «Me alegró muchísimo saber que había agotado en Madrid. Impresiona. Después de todos estos años, tiene mérito cómo ha ido mi carrera. No era nada fácil conseguirlo. Cuando eres novedad, si tienes las cosas de cara, es menos complicado. Pero después de diez años y ocho discos, es bestial. Te juro que es el fruto del trabajo diario, porque me lo he currado mucho y he puesto el corazón en todo lo que hago. Y parece que llega, sí.»

Javier Salas

3. Su disco es cañero, muy de banda. «El disco tiene un ritmo cañero, fuerte, pero aún así he cambiado cositas, porque me divierte y me gusta mostrar un pasito más. En mis conciertos yo soy muy de banda, orgánico, todo el mundo aporta. De hecho, por eso grabé en Abbey Road, en Londres, como los Beatles. Al final, por muchos efectos que metas, la gente se queda con la parte humana del espectáculo, con los músicos, es cuestión de piel. En “La cruz del mapa” (Universal Music), como en casi todos mis discos, miro las letras y entiendo que a la gente le cueste un tiempo entenderlas, porque hay mucho. Pero me gusta, es una parte distintiva de mi música y de mi carrera, que haya contenido en las canciones. Sobre todo ahora, que estamos en una época en la que prima más el ritmo en toda la música.»

4. Canciones con alma .«¿Que si es más fácil escribir cuando sufres? No. Por un lado, todos sufrimos, la vida es dura. Quien vive, sufre. Y las canciones salen mejor si las has vivido que si te las inventas. Hay algo visceral ahí. Yo he escrito mis mejores canciones de desamor estando más equilibrado. Si estaba hecho mierda, no podía ordenarlo bien. Y cuando no vives enamorado, acabas escribiendo sobre el amor con más anhelo y te sale más bonito. Yo, que soy muy visceral e intenso, me nutro de todo lo que me rodea, hasta de “Juego de tronos”. Y no sabes lo que da de sí un viaje en tren... es donde encuentras tranquilidad. El tema “Me dijeron de pequeño” lo compuse en el vagón y es uno de los más personales. Y todavía más cuando tienes hijos: ahora compongo donde me coja (risas).»

5. Pies en el suelo. «Es fácil que se te vaya la olla, aunque yo sigo siendo el mismo cuando me bajo del escenario. Pero por la familia que tengo y cómo me he criado –es el cuarto de cinco hermanos–, solo tengo que mirar a mi alrededor. Y no soy un tío que se aísle: yo voy a todos los sitios de la manera más natural, así que no vivo en ninguna burbuja. Si tengo que caminar por la Gran Vía, salgo, saludo a la gente y no pasa tanto, de verdad. Hay que vivir... otra cosa es que un día no te apetezca meterte en líos (risas). Hay algo que me abruma y que me ocurre a menudo, pero que lo siento como un regalo, y es el impacto que tienen las canciones en la vida de la gente. No sé cuántos mensajes de personas que lo están pasando mal me llegan... y les intento dar una alegría. Es fuerte que con dos frases y un vídeo puedas ayudar a alguien. Eso es un regalo de esta profesión. Y una responsabilidad.»

Javier Salas

6. Mujeres como protagonistas. «Tengo la sensación de que debo apoyarlas en la medida de lo posible. La balanza está tan desnivelada históricamente, que me sale así. De esta forma, no solo me siento mejor conmigo mismo, sino que aprendo, porque a los hombres nos han educado de forma inadecuada y no estamos a la altura. El machismo es algo que me llega, me duele y me sale contarlo [y más desde el nacimiento de su hija Chloe]. A veces, yo me equivoco y rectifico. Me sale contar estas historias apoyando a las mujeres de manera natural y creo que está bien mostrarlo a la gente. Porque habrá muchos tíos a los que les llegue el mensaje. No lo hago con esa intención, pero sé que hay gente joven que me sigue y si esto sirve para avanzar... Veo a chavales cantar mis canciones y pienso: algo quedará, seguro.»

7. Una etiqueta olvidada. «Nunca me ha pesado, la verdad, forma parte de mi vida, de mi carrera y no reniego de nada... gracias a eso logré grabar mi primer disco, “Quiéreme” (Vale Music). Pero llegó un momento en el que dejó de ser algo positivo y hay quien, por desconocimiento, se queda aún con ese titular [participó en la segunda edición, en el año 2002; quedó segundo, tras Ainhoa Cantalapiedra]. Sobre todo, entre los periodistas. Y llevo ya 17 años de carrera, que se dice pronto, y hemos hecho cosas importantes. El otro día me entrevistaron en el Wanda Metropolitano, con las entradas agotadas y el titular era algo sobre “OT”... ¡Por favor! Si al menos hubieran escrito: “Chico de Operación Triunfo llena el Wanda”, pues hasta me pone. Pero no.»

8. Un gran momento personal. «Cuando compongo un tema de amor, no siempre pienso en la misma persona, pero eso no es infidelidad. Las canciones son historias, que puedes haber vivido tú, te pueden haber contado, puede ser inventada... es un mundo aparte; es como un libro: no creo que la autora de “50 sombras de Grey” haya vivido todas las experiencias que describe... ¿o sí? (risas), quizás es que solo sueña con que lleguen. Nadie debe mirar un disco como si fuera una biografía. Lo que sí te digo es que yo ahora me encuentro en mi mejor momento, personal, espiritual, físico, me he puesto en forma... si vienes a un concierto lo verás, porque me hincho a correr durante dos horas y media. Acabo “reventao”. Me gusta cuidarme, me alimento bien, hago un circuito con un entrenador dos veces a la semana. Voy a aguantar estos seis meses de gira con ilusión, ganas y emoción. Otros años he tenido más conciertos, pero estos son más grandes. Soy superticioso: llevo mis pulseras y mis anillos y siempre salgo por el mismo sitio al escenario tras tomar un chupito con los músicos.»

Javier Salas

9. No quiere ser Maluma. «Sí, ya he visto que hasta Madonna se ha apuntado al carro, pero a mí no me sale de manera natural. Es una moda más internacional, porque en España tampoco lo peta: aquí los artistas que más venden y que llenan conciertos no son los del reguetón, son los de toda la vida: Sabina, Pablo Alborán, Leiva, Alejandro Sanz, Vetusta Morla... y tantos artistas. Yo estoy en otra historia, al menos por ahora.»

10. Profeta en su tierra.  «Llevo una cosa con mucho orgullo: me siento muy querido en mi tierra, Huelva. Hay una comunión personal y artística que no se suele dar, de manera intensa e idílica. Y no era tarea fácil, porque en el sur es donde han nacido los más grandes artistas de este país, como Camarón, Paco de Lucía... Aunque yo me siento igual de querido en toda España: es verdad que ya había llenado un estadio en Sevilla, pero este año lo hemos hecho en cuatro horas; en Bilbao hicimos el Teatro Arriaga y este año, vamos al Palacio de los Deportes...»

Relacionados