Maika Makovski. | Mdraft Studio

Maika Makovski: "La soledad venía de antes, estamos escurriendo el bulto con la pandemia"

La polifacética cantante mallorquina Maika Makovski regresa con "MKMK", un disco vital, divertido y ecológico: el 10% de sus beneficios serán para crear un bosque.

Isabel Loscertales

Maika Makovski no para quieta. Mientras empalmaba la gira de su anterior disco con la gira de su trío femenino The Mani-las, la llamaron para presentar el programa "La Hora Musa" de La2 y para componer la banda sonora de la película de Paco Plaza "Quien a hierro mata". Cinco años después de "Chinook Wind" y con más de un año de retraso por culpa de la pandemia, lanza "MKMK", un octavo álbum que ella misma define como «directo, orgánico, vigoroso, vital, divertido y crudo».

¿Por qué lo has titulado con las siglas "MKMK"?

Es un disco que busca la compañía de una banda, de hecho hay muchos coros de respuesta, voces que doblan a la mía… Me deshago del protagonismo, de alguna manera. Me pareció que "MKMK", siendo una manera de abreviar mi nombre, podían también ser siglas para representar a la banda, al proyecto, al público cuando se crea una comunión en un concierto… Es una manera de compartir mi nombre con mi gente.

El primer single “Reaching out to you” habla de la necesidad de conectar con la gente, un mensaje que cobra fuerza con la distancia social a la que nos obliga la pandemia. ¿Cómo te ha afectado en este sentido la pandemia?

Pienso que la soledad venía de antes, pero estamos escurriendo mucho el bulto con “la pandemia”, como si antes de que esto ocurriera no viviéramos nuestras vidas detrás de las pantallas, sintiéndonos ajenos muchas veces a los demás. Por supuesto esta situación ya se me hace bola... Si pudiera la borraría de un plumazo, porque además el disco era una declaración de intenciones de dejar los escondites y las pantallas e ir buscar a los demás, y esa declaración no puede ir más allá con tanta distancia de seguridad de por medio.

Maika Makovski. | Mdraft Studio

La canción que abre el disco y tercer single, “Love you til I die”, tiene un videoclip muy divertido dirigido por Asier Etxeandía, cuéntanos cómo ha sido esta colaboración y lo que nos quieres transmitir con este tema.

La colaboración fue una cosa de otro planeta: llamé a Asier, se subió a bordo y con su generosidad característica se dejó la piel, él y toda la gente a la que involucró (que no fue poca – desde La Caña Brothers hasta los especialistas de "Sky Rojo"). Pero además parecía cosa del destino, porque todo salió rodado: todo eran “síes” y puertas abiertas. Nos reímos muchísimo durante el proceso y vi su genio y su capacidad para dirigir aún más de cerca. La canción habla de amor incondicional… del que permanece a pesar de todo. Y el ambiente en la grabación era tal cual: un San Valentín constante. 

En esta misma canción has colaborado con Ana Locking, ¿te interesa el mundo de la moda?

Me gusta la moda, no tanto las tendencias, sobre todo por la parte que tienen de estratagema comercial. A Ana Locking, por ejemplo, la considero una artista: veo su ropa y me transmite criterio, una visión única y propia, conocimiento. Y me pongo una de sus piezas y siento que soy parte de una obra de arte y que estoy colaborando en darle movimiento. 

Portada "MKMK", el nuevo disco de Maika Makovski. | Mdraft Studio

Estás involucrada en el activismo medioambiental y así lo muestras con este disco: parte de sus beneficios irán a una causa ecológica y será un disco exento de plástico. Háblanos sobre esta iniciativa.

Es de lo más ilusionante de este disco. En la medida de lo posible, evitamos el plástico de recubrimiento, el disco está fabricado con materiales reciclados y el 10% de los beneficios se va a reforestar y compensar la huella de carbono de la fabricación, distribución... Me resultaba deprimente hacer las cosas como siempre y no poner mi grano de arena en un momento que pide a gritos que cambiemos nuestra manera de producir y de consumir. Así que será un proyecto comunitario y entre todos crearemos un futuro bosque gracias al disco. ¿No es precioso? ¡A mí me lo parece!

Además de música eres artista, presentadora de televisión, has colaborado con bandas sonoras de cine y teatro... ¿eres tan inquieta como pareces? ¿qué haces cuando paras?

¡Sí, para mí los días de resaca son trágicos por no ser capaz de hacer nada! (risas). Me encanta meter las manos en la tierra. Tengo aquí en Mallorca 3000 metros de tierra pobre y compacta y poner en marcha un sistema de agricultura regenerativa y ver los cambios a mejor me pone como una moto.

Maika Makovski. | Mdraft Studio

Debes estar cansada del tema, te han comparado con PJ Harvey o Nick Cave, entre otros grandes nombres, ¿las comparaciones son odiosas o halagadoras?

Me lo tomo como esa cosa tan humana de asociar para comprender. El problema, como con todo lo simplista, es que si te lo crees demasiado, quizá hace que te pierdas los matices e incluso la esencia de lo que te intento contar.

La realidad es que siempre te has mantenido fiel a tu estilo musical, ¿es difícil en tiempos en los que se tiende a lo comercial y lo homogéneo?

Me he mantenido muy fiel a lo que he querido hacer en cada momento, y por eso me lo he puesto difícil, porque cada disco ha sido un lienzo en blanco y con el bombardeo constante de información en el que vivimos, a mucha gente la despisto. Pero para mí la música tiene que estar viva, y todo lo que vive, cambia. 

¿Qué músicos están actualmente en lo alto de tu playlist?

Sparks, un pianista que se llama Vladimir Ashkenazy y toca que se te va la olla, Nirvana, Dry Cleaning, Deerhoof...

Parece que hagas música para ser tocada en directo...

Vamos a hacer unos conciertos divertidísimos, nos vamos intercambiando los instrumentos todo el rato. ¡El escenario es verdaderamente mi profesión!