'Nada es imposible', el nuevo espectáculo del Mago Pop. | Javier Naval

Mago Pop: "La magia es un pez raro que se muere si no está en una pecera que le vaya bien"

El Mago Pop no ha llegado hasta aquí por arte de magia, su talento y su ingenio le han valido para convertirse en el ilusionista del momento.

Patricia Rivera| Woman.es

‘Nada es imposible’ es el nombre del espectáculo del Mago Pop en el teatro Rialto en plena Gran Vía madrileña, pero podía ser también la definición de su vida y de su carrera. Desde que con 4 años alguien le sacara una moneda de la oreja 'por arte de magia', Antonio Díaz, más conocido como el Mago Pop ha pasado de actuar en pequeños teatros a llenar uno de los más importantes de Madrid durante un año, o llevar su magia al escenario de los Oscar.

¿Cómo es tu nuevo espectáculo, ‘Nada es imposible’?

Es el espectáculo que he querido hacer toda mi vida, los juegos que he soñado con hacer durante muchísimos años, y versiones mejoradas de otros que ya había hecho, pero casi todo el espectáculo son juegos nuevos. El que lo vea podrá ver un poco cómo ha sido mi carrera.

Además este ha sido el más difícil que he preparado, la producción más grande que he hecho nunca y en la que ha participado muchísima gente, más de 100 personas durante el proceso de creación. Ha sido un trabajo muy lento pero muy gratificante. Estoy muy contento.

Se define como un espectáculo para toda la familia, pero… ¿a quién es más fácil “encandilar”?

Es para todos los públicos, incluso hay días de la semana que no hay ni un solo niño en el teatro. Pero a mi me encanta el publico familiar, cuando va toda la familia junta a verlo. Y en realidad es como ir a ver una película de Pixar, que los padres llevan a los niños para que se lo pasen bien y en realidad lo acaban a disfrutar más ellos.

Además, lo compaginas con tu programa en DMax:

Si, se está emitiendo la nueva temporada, es la tercera de ‘El mago Pop con 48 horas con”, y este año hemos estado con Joaquín Reyes, Antonio Orozco, Chenoa, Raúl Arévalo… Y para mi ha sido fantástico. Si que es cierto que el hecho de compaginar la grabación con la preparación del espectáculo ha hecho de este un año trepidante, pero estoy muy contento con ambas cosas.

Es muy diferente hacer magia en televisión que en teatro… ¿Con cuál disfrutas más?

Yo quizás disfruto más en el teatro porque es donde he estado durante toda la vida. Para mi la magia en directo es lo más fuerte que hay porque desconectas la desconfianza. Cuando ves magia por la televisión hay gente que cree que es un juego de cámaras, un efecto de vídeo, se pierde un poco el ingenio y la magia que hay detrás. Pero cuando es en directo y ves que no hay truco de cámaras porque lo estás viendo in situ, adquiere otro grado de asombro.

También será diferente el ‘feed back’ con el publico.

Absolutamente, en el teatro tienes las notas en el momento en que lo haces. Con lo cual es mucho más fácil sacar conclusiones, aprender… Porque al final el espectáculo es un poco selección natural. Yo tengo un guión, unos juegos y lo que funciona lo dejo y lo que no funciona lo voy cambiando. Con lo que al final el espectáculo, con el paso del tiempo, evoluciona, no es el mismo. Cambia un montón, es lo que el publico a nivel democrático decide que gusta y no gusta, a través de algo tan sincero como el sonido del asombro, los aplausos. Y esto es muy gratificante para alguien que está encima del escenario.

¿Cuál es el lugar más especial donde has actuado?

Lo bonito es que a pesar de que llevo 12 años de carrera, los últimos cinco años han sido trepidantes, llegando a actuar en el Dolby Theatre de Los  Angeles, donde se celebran los Oscar, y sin embargo también he actuado en teatros diminutos, en salas muy pequeñas. Pero como todos mis espectáculos siempre han sido a nivel teatral, te diría que ese. El Dolby Theatre es el más especial.

¿Quién es la persona más especial ante la que has actuado?

Sin duda, Steven Hawkings. Porque a nivel vital es algo que le contaré a mis nietos algún día. Conocerle para mi que es una leyenda viva fue espectacular.

¿Ante quién te gustaría actuar?

Me encantaría hacerle magia a Chris Martin de Coldplay porque es un poco la banda sonora de mis espectáculos y me encanta, me parece un tipo muy divertido.

¿Cuál ha sido el publico más duro al que te has enfrentado?

Me cuestan mucho los sitios donde la gente que está no ha venido a verte a ti. Es más difícil porque la magia es al final un pez raro, que se muere si no está en una pecera que le vaya bien.

¿Cómo descubriste la magia?

Un amigo de mi padre me hizo mi primer juego de magia en un bar, yo tenía 4 o 5 años. Fue el típico de la moneda que sale de la oreja y entre en shock. Estuve días buscando de dónde había salido esa moneda. Y me explicaron que era un truco de magia y este mismo señor me enseñó todos los juegos que sabía y luego ya fui aprendiendo por mi cuenta.

¿Has usado la magia para ligar o por el contrario para ‘desaparecer’ de una mala cita?

No, no, pero es una buena idea.

¿En que país ha sentido que un espectáculo como el tuyo tiene mejor acogida? Porque vas a pasar un año en teatro Rialto y es algo único con un espectáculo de magia hasta el momento…

Creo que le publico americano es el que más educado está para ver este tipo de espectáculos de magia, pero también disfruto mogollón en territorios donde la gente no está acostumbrada a ver magia. Me encanta ver las reacciones sinceras de la gente. Por ejemplo hemos hecho magia en África, para niños que nunca habían visto a un mago, y su reacciones son lo más heavy que me ha pasado.

El día 31 hay un pase muy especial…¿Es la noche más mágica del año?

Lo es. Es mi quinta Nochevieja en el escenario. El primer año que lo hice me pareció una locura, “no va a venir nadie”, pensé… La función empieza como a las 23h a menos cuarto hacemos un entre acto se reparten las uvas y el cava y nos las tomamos todos juntos, brindamos y hacemos la segunda parte del espectáculo. Y normalmente me gusta dar alguna sorpresa, con algún artista amigo, un cameo…