Retrato de Luna Miguel, autora de "Caliente" (Lumen) | Lalo Venenoso

Luna Miguel: «El gozo nos hace libres»

 

La escritora Luna Miguel rompe tabús hablando de onanismo femenino en un ensayo didáctico y revelador: "Caliente".

Isabel Loscertales | Woman.es

Luna Miguel es una de nuestras poetas más reputadas, aunque en los últimos tiempos ha aparcado los versos para atraparnos con la novela “El funeral de Lolita” (2018) y con dos ensayos feministas: “El coloquio de las perras (2019) y el más nuevo “Caliente” (Lumen), sobre el placer, el autoplacer y el deseo femenino.   

Dices en el libro que te planteaste su escritura cuando tu pareja te dice que se ha enamorado de otra persona? ¿Es cierto o cuál fue tu motivación?
No exactamente. Yo estaba escribiendo un libro sobre el placer a través de la literatura de ciertas escritoras que para mí son icónicas, y entonces la vida me trajo una serie de preguntas íntimas que se cruzaban constantemente con mis investigaciones literarias.
 
¿Por qué la masturbación -más aún la femenina- se ha retratado históricamente como algo vergonzoso, e incluso como una enfermedad, y no solo desde el ámbito religioso?
Porque el gozo nos hace libres. Y la libertad, para algunas mentes conservadoras, nos convierte en seres aparentemente peligrosos.
 
Por suerte, algunas mujeres como Betty Dodson lucharon por cambiar esta visión, ¿qué deberíamos aprender de ella?
Betty Dodson fue una mujer curiosísima que nos enseñó que las personas con vulva podíamos llegar a sentir todo el placer que la historia nos había negado con el simple gesto de conocer nuestro cuerpo. Como sexóloga, escribió muchos libros y alcanzó la fama dando clases de masturbación a mujeres que no lograban el orgasmo. Incluso si no siempre estoy de acuerdo con ella en sus análisis feministas, Dodson me fascina.

Portada del ensayo "Caliente", de Luna Miguel | Cortesía Lumen


 
¿A qué otras mujeres gurús del autoplacer deberíamos escuchar o leer?
Lo cierto es que no lo sé. Debemos escucharnos entre todas. A veces nuestra mejor amiga o nuestra abuela puede tener historias sobre el cuerpo mucho más interesantes que quienes se autoproclaman gurús. Yo me parto de la risa escuchando hablar sobre sexo a Inés Hernand en sus stories, y aprendo muchísimo sobre cuestiones de cuerpos trans con Rosa María García en Twitter. Me gusta escuchar a Amarna Miller, que es muy sabia, y sobre todo me gusta leer a escritoras que han trabajado estos temas: desde Sharon Olds a Anna Punsoda, pasando por Joyce Mansour, Audre Lorde o Carmen Ollé. Escuchémonos entre todas y aprenderemos mucho.
 
En definitiva, ¿qué es todo lo bueno que su práctica aporta a la mujer?
Como decía, yo creo que no hay una sola manera de entender el placer y la reivindicación del mismo. Cada cuerpo es diferente y cada experiencia puede aportarnos algo que desconocíamos.
 
Algunos apuntan que el movimiento #Metoo esconde un mayor conservadurismo, tú apuntas a lo contrario, a que ha vuelto a liberar el placer... Explícanos eso.
Personalmente, hablar en público de los abusos que sufrí de adolescente me ha permitido superar algo que estaba muy oculto en mi interior. Tras esa superación he sido capaz de experimentar cosas nuevas y sortear tabúes. El #Metoo nos ha entregado una llave para expresar lo que no nos gusta, pero también lo que nos gusta. Y eso es lo más importante. Como dirían unas buenas amigas: Iniciativa Sexual Femenina. Recomiendo además a Luciana Peker y a Ana Requena Aguilar que han hablado de esto mismo en sus últimos libros.
 
¿Qué quieres decir con que la fealdad es un estado mental?
Que a veces es una invención. Que no es real. Que nos han impuesto el miedo de “ser feas”.
 
¿Qué has aprendido tras hacer este libro?
Lo mismo que con anteriores libros: que escribir me hace feliz.
 
¿Cuáles son tus escritoras de cabecera?
Diré cinco, porque la lista en realidad sería larguísima: Gabriela Wiener, Hilda Doolittle, Anaïs Nin, Annie Ernaux y Naoko Takeuchi.