Pexels

'Teoría optimista del fracaso': el planteamiento más original para superar el Blue Monday (y que si lo interiorizas, funciona)

Tres postulados que deberíamos grabarnos en el cerebro para días como este. 

Clara Hernández | Woman.es

Blue Moday. Pese a que una parte de los expertos pone en cuestión que el tercer lunes de enero sea el día más deprimente del año (incluso un científico ha desmentido la veracidad de las fórmulas con las que el consultor y psicólogo Cliff Arnall trataba de demostrar esa ‘certeza’), hay algo que parece fuera de toda duda: a las habituales escasas horas de luz solar y las bajas temperaturas de estas fechas (que ya sabemos que tienen una relación directa con nuestro humor), este año le sumamos los estragos de una pandemia mundial, unas medidas restrictivas reforzadas y, por si fuera poco, las consecuencias de una nevada histórica en nuestro país. Además, el fin de las Navidades y la lejanía de unas nuevas vacaciones o los excesos navideños que han dejado nuestra cuenta bancaria desolada son motivos suficientes para pensar que estas fechas no son, precisamente, las más proclives a suscitar felicidad.

Pero una vez aceptada la conocida como "cuesta de enero", ¿qué podemos hacer para mejorar nuestro estado de ánimo? Hemos probado cosas diferentes: trucos cotidianos que nos pueden ayudar a mejorar el día (desde ciertos desayunos a regalarnos un buen paseo), series que garantizan salvar cualquier día de bajón… Sin embargo, la ayuda más original que hemos encontrado está en un libro, 'Teoría optimista del fracaso', que está escrita por un escéptico de los manuales de autoayuda (Ignasi Giró) y que nos ha gustado porque propone algo así como dar un ‘twist’ a los fracasos. Incluso, cambiar nuestra perspectiva ante estos.  Y aprender a tropezar “con menos miedos y más sonrisas” porque los fracasos, al fin y al cabo, muchas veces son inevitables.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Kōan (@koan.libros) el

8 series capaces de arreglar cualquier día de bajón

- Te vas a quedar de piedra cuando conozcas el origen del Blue Monday.

Recogemos brevemente tres de los postulados que queremos grabarnos a fuego para superar con éxito no solo un Blue Monday, sino cualquier periodo del año en el que atravesemos situaciones poco gratas. Desde desamor a despidos laborales o los toques de queda, confinamientos y similares, derivados del coronavirus. Toma nota.

1. Un fracaso puede convertirse en éxito (aunque, ojo, también un éxito en fracaso, nos recuerda el autor, que ya advertimos que no es especialmente complaciente).

¿De qué manera? Un despido, una ruptura amorosa o un periodo de confinamiento domiciliario pueden convertir en “un valioso aprendizaje”. Y en una oportunidad: en el momento en que un universo de posibilidades desaparece, otro emerge. "Cuando alguien te despide, te está ofreciendo un regalo: el de poder empezar, de nuevo, el resto de tu vida", sostiene Ignasi Giró. ¿Cómo aplicarlo a un tiempo 'encerrado' en casa? Por ejemplo, descubriendo nuevos hobbies o aprendiendo algo nuevo (actualmente hay una gran variedad de cursos 'online', según tus intereses) que tenga repercusiones en tu futuro. ¡Pensamientos positivo a tope! 

2. Efecto del altavoz.

No solo debemos aceptar con sinceridad nuestros 'fracasos', sino que hay que contarlos y compartirlos con nuestros entorno. Ocultarlo, por vergüenza o por cualquier otra razón, es un enorme error. Comunicarlo contribuirá a que a nuestro alrededor se teja una red de amigos, compañeros y familiares dispuestos a echarnos una mano… y a pensar soluciones. ¡Y tú, además, te desahogas! Seguro que en los meses de cuarentena aprendiste bien la lección: las penas, compartidas, pesan la mitad. 

3. La cuestión es la perspectiva.

Los fracasos y los éxitos no son sucesos invariables, sino relativos: dependen del sistema de referencia, del punto del espacio-tiempo desde el que se miren. Todo suceso que en un lugar y un momento dado tiene la apariencia de un fracaso, podrá muy bien tener la apariencia de un éxito al ser observado desde otro lugar o momento. Esto no solo nos enseña a relativizar los problemas, sino que además nos anima a seguir moviéndonos (en el espacio y en el tiempo) cuando nos sintamos fracasados. De esta forma, explica Ignasi Giró, encontraremos el sistema de referencia desde el cual ese aparente fracaso vire hacia percepciones más luminosas. ¡Que viva el movimiento!

¿Quieres otros 'tips'? Mira alternativas para que este sea tu último Blue Monday.