D.R.

Así es el libro de Sabina que cuesta 2.100 euros

Los cuadernos de dibujos que Joaquín Sabina pintó con una "humildad frasciscana" son hoy un ejemplar de lujo con firma a lápiz del artista y precio de cuatro dígitos.

Clara Hernández | Woman.es

"Gatos, peces, culos, calles, noches, versos, culos (otra vez), parejas…". Estos son los motivos que inspiran los 66 dibujos y 74 retratos que incluye el nuevo libro de Joaquín Sabina, ‘Garabatos’. Y que ha llegado al mercado a un precio poco habitual en las librerías: 2.100 euros.

¿Demasiado caro? No lo considera así la editorial, Artika, especializada en libros de artista y que distribuye la obra en un estuche de madera lacada que reproduce la puerta de la habitación del músico, como una invitación a explorar el mundo íntimo y personal de uno de los cantautores más prolíficos de la música española.

Cada uno de los ejemplares publicados (solo 4.998) están firmados a lápiz por Sabina e incluyen dos libros: el primero contiene dibujos facsimilares y un desplegable de casi tres metros con retratos; el segundo constituye un repaso por el universo creativo del jienense a través de la mirada de diferentes artistas.   

Conjunto de libros que forman 'Garabato', de Joaquín Sabina | D.R.

"Mis cuadernos de dibujos, que eran de una humildad franciscana, jamás soñaron con que se convertirían en un libro lujoso con un cuidado artesanal absolutamente exquisito”, ha declarado a distintos medios Sabina, quien se autoproclama un “estafador” artístico (“no tengo voz ni sé pintar”) y  que se desentiende del importe del libro: “Yo no soy el responsable del precio.  Entiendo que gran parte de mi público no lo va a comprar”.

En cuanto al origen de su afición por la pintura, apela a sus problemas de salud: "Apenas sé dibujar; para mí era el modo de sacar la tensión entre concierto y concierto; sobre todo en los últimos años que me obligaba a estar mudo para guardar un hilo de voz que dar a mi bendito público. Y empecé a hacer garabatos, caligrafías, versos".

Así llenó hasta cincuenta cuadernos con más de 2.000 dibujos que navegan por el erotismo o los objetos cotidianos con una técnica ecléctica y colorista. Y que homenajean a sus pinceles favoritos: los de Picasso, Matisse, Van Gogh o las ‘pin up’ de Alberto Vargas.