La escritora Laura Ferrero. | Jordi Bernadó / Cortesía Alfaguara

Laura Ferrero: "Me interesa lo que ocurre bajo la superficie"

La escritora barcelonesa vuelve a entusiasmarnos con sus relatos, que recopila en "La gente no existe" (Alfaguara). Altamente recomendable.

Isabel Loscertales | Woman.es

Esta joven periodista y editora barcelonesa epató con su debut, el libro de relatos “Piscinas vacías” (2015). Tras la novela “Qué vas a hacer con el resto de tu vida” (2017) y el libro ilustrado “El amor después del amor” (2018), vuelve a los relatos en el recién publicado “La gente no existe” (Alfaguara). 

¿Por qué has vuelto a los relatos?

Nunca dejo de escribir relatos, me siento muy cómoda en ese género. Disfruto de su escritura porque es un reto para mí poder ser capaz de crear un universo de temas que terminen formando parte de un mismo libro. Contaba Cortázar que la novela siempre gana por puntos, mientras que el cuento tiene que ganar por nocaut. Me interesa mucho eso: el nocaut.

Como lectora, todos tus relatos “me han tocado” de una manera u otra, ¿cómo explicarías mejor el nexo de unión -si es que existe- entre ellos?

En realidad creo que todos ellos dialogan con nuestras dudas, con nuestras esperanzas y desesperanzas, nuestros deseos, las frustraciones de no decir lo que queremos, de decirlo y no saber encontrarlo. Al versar sobre lo cotidiano, creo que todos estos relatos pueden abarcar las vidas de todos: a pesar de que pensemos que somos muy originales en realidad a todos nos ocurren cosas muy similares a lo largo de la vida.

Dos de los relatos, “Aquellos ojos verdes” y “Una trenza”, se publican en un periódico con motivo de la pandemia y aquí los recuperas, ¿querías que fuera tu particular homenaje a nuestros abuelos?

‘Aquellos ojos verdes’ lo escribí años atrás hablando de los que se marchan, de qué hacemos con la ausencia y la muerte de nuestros seres queridos. ‘Una trenza’ se publicó este año a raíz de la pandemia. Mi abuela murió de repente y escribí ese relato a modo de despedida. Cuando ya casi estaba cerrado el libro decidí incluirlo porque era importante que estuviera, porque ambos un homenaje a los que se marchan y una manera de que se queden un ratito más con nosotros, aunque sea al releerlos.

En “Gangrena”, la protagonista sufre abuso psicológico por parte de su pareja, ¿cuánto daño nos han hecho las novelas románticas?

El problema de las novelas románticas es leerlas demasiado pronto y no entenderlas como lo que son: una ficción. El problema surge, como le ocurrió a Emma Bovary, al albergar todas esas ilusiones que no se corresponden con la realidad y confundir los libros y la vida. Aunque por otro lado, lo que más preocupa a mí de las novelas románticas son los clichés y comportamientos que perpetúan.

La protagonista de “Candy Crush” se pierde su historia contando la de los demás, ¿has sentido eso mismo como escritora alguna vez?

Sí. Supongo que bucear en la propia historia tiene unos peajes. Las historias de los demás son más fáciles de contar porque no entrañan tanto riesgo. A veces sientes la tentación de quedarte al margen pero creo que lo interesante surge cuando tú también te juegas algo en la historia.   

Portada del libro de relatos "La gente no existe". | Cortesía Alfaguara

En “Muchas posibilidades” una mujer aparenta tener el dinero que no tiene (y va a ver casas que nunca se podrá comprar), en “Verano 2017” una chica no encuentra su lugar, en “Cómo borrar a tu ex pareja” nos enfrentamos al proceso emocional que supone una separación... ¿te interesa especialmente la gente insatisfecha?

No especialmente la gente insatisfecha sino las grietas en las vidas de las personas, esos instantes en los que la existencia se detiene y tienes que tomar un camino u otro, aquello que contaba Robert Frost en “El camino no elegido”, las renuncias... Me interesa lo que ocurre en el interior, debajo de la superficie.

¿De dónde procede mayormente la inspiración para tus historias?

Del día a día. De ir en autobús y fijarme en la pareja que habla delante de mí, de la señora que les da comida a las palomas desde su balcón, cada día a la misma hora, de que llueva un domingo por la tarde, de echar de menos a alguien. Tengo una curiosidad insaciable por lo que me rodea, incluida yo misma y mis seres más cercanos, así que siempre encuentro algo que me atrapa.

¿A qué mujeres escritoras admiras?

A Lorrie Moore, Guadalupe Nettel, Grace Paley, Samantha Schweblin… La lista es larga.