Un beso anfibio y de película en 'La forma del agua'. | IMDB

Por qué ‘La forma del agua’ es una de las pelis más nominadas de la historia de los Oscar

En un año en que las inquietudes del público susurran 'Trump' y '#MeToo', un cuento de hadas sobre una conserje muda y un hombre anfibio podría arrasar en los Oscar. Descubre las razones.

Ana Cortizo | Woman.es

El próximo cuatro de marzo, la ceremonia de los Oscar, esperamos, será reivindicativa, feminista y anti-Trump. Y en tiempos tan turbulentos, ¿por qué la película más nominada del año no es 'Los archivos del Pentágono', sobre la importancia del papel de la prensa en tiempos difíciles, o 'La hora más oscura', la biografía crepuscular de Winston Churchill, sino una cinta de género fantástico como 'La forma del agua'?

En esta película de Guillermo del Toro (que se estrena este 16 de febrero) no encontraremos una reflexión sobre los horrores de la guerra como en 'Dunquerque' (ocho nominaciones), ni la oscura denuncia del sistema policial de 'Tres carteles en las afueras' (siete nominaciones); ni siquiera una reivindicación del cine en femenino como en 'Lady Bird' (cinco nominaciones, pero muchas posibilidades). Y aun así, es la cinta que más conecta con todo lo que nos ha pasado este año. Por eso opta a 13 estatuillas, algo que solo han conseguido otras nueve películas en la historia del cine y solo han superado tres ('Todo sobre Eva', 'Titanic' y 'La la land', por si sientes curiosidad).

Guillermo del Toro (izda.) junto al elenco de 'La forma del agua': Octavia Spencer, Michael Shannon, Richard Jenkins, J. Miles Dale (productor), Doug Jones y la guionista Vanessa Taylor. | Kevin Winter / GETTY

Y nos preguntamos: ¿qué tiene esta película, fantástica, retro, romántica y mágica para haber enamorado a unos académicos sintonizados a favor del #MeToo y contra la era Trump?

1. Es mágica, pero también política.

Los directores a la caza de Oscar saben que las historias de justicia social, las megaproducciones históricas o los grandes musicales son buenas apuestas. Muy pocas cintas de género fantástico llegan al sprint final de la Academia y, cuando lo hacen, suelen acumular nominaciones en las categorías técnicas (solo 'El retorno del rey' se ha alzado con la estatuilla a la mejor película). Sin embargo, Del Toro tiene un don para convertir lo fantástico en político y ahí está su gran baza. Lo hizo con 'El espinazo del diablo' y con 'El laberinto del fauno', ambas ambientadas en plena guerra civil española. 'La forma del agua', nada casualmente, nos lleva a 1962, año de disturbios por los derechos civiles, de la crisis de los misiles en Cuba, del principio de las protestas por la guerra de Vietnam... ¿Os hemos comentado, por cierto, que el villano de la película es el gobierno de Estados Unidos?

2. Su tesis: no temamos a lo diferente.

La protagonista es una mujer muda (Sally Hawkins, nominada), que decide liberar a un hombre-pez prisionero del gobierno con su mejor amiga, una mujer negra (Octavia Spencer, nominada) y su vecino, un achacoso artista gay (Richard Jenkins, nominado). Discapacitados y discriminados al rescate del extranjero... que, por cierto, anfibio y todo, no deja de ser un inmigrante sudamericano, ya que lo pescaron en el Amazonas. En términos de diversidad e inclusión, 'La forma del agua' consigue matrícula de honor y nos hace reflexionar sobre a quién deberíamos defender y a quién temer.

Las actrices protagonistas de 'La forma del agua':  Octavia Spencer y Sally Hawkins.  | Rich Polk / GETTY

3. Del Toro lleva meses preparándose para esto.

Para ganar un Oscar hay que levantarse temprano y trabajar, incluso cuando la película está terminada. Y Guillermo del Toro lo ha hecho. Presentó 'La forma del agua' en el Festival de Venecia, donde se llevó el León de Oro, y cosechó aplausos sin fin en el de Toronto, espejo de la crítica internacional en el que, el año pasado, nació la leyenda de 'La la land'. También ha salido triunfal de la pretemporada de premios: galardones del gremio de directores, del de productores, 12 nominaciones a los BAFTA, dos globos de oro… El terreno está allanado. Veremos qué pasa el 4 de marzo.

4. Y ha puesto el alma en esta película.

El director mexicano asegura que llevaba décadas queriendo rodar esta historia, su particular reinterpretación de 'La bella y la bestia' con toques de  'Splash' y 'El monstruo de la laguna negra'. Dice que es la película de su vida… y, desde luego, ha conseguido emocionar al público con una historia que le ha salido del corazón. A veces, la pasión es todo lo que necesitamos.

Guillermo del Toro saluda al llegar al Festival de Cine de Toronto 2017. | Joe Scarnici / GETTY

5. Tiene a Sally Hawkins (y a Octavia Spencer) dentro.

En el año en que las mujeres hablaron y dijeron #MeToo, resulta especialmente simbólica la nominación de Sally Hawkins (a la que ya habíamos visto en 'Blue jasmine' y 'Maudie'), interpretando a una mujer muda -y víctima de acoso sexual, por cierto- que lleva todo el peso de la trama sin necesidad de pronunciar palabra, con británica delicadeza. En la misma línea, un año después del #Oscarsowhite resulta reconfortante ver a la magnífica Octavia Spencer, una habitual del cine reivindicativo afroamericano  ('Figuras ocultas', 'Criadas y señoras') brillar con luz propia de nuevo.

6. Todos necesitamos un poco de esperanza.

El mayor competidor de 'La forma del agua' no es 'Dunquerque', sino 'Tres anuncios en las afueras', por mucho que la cinta de Nolan opte a más estatuillas. Porque la película de Del Toro no ha enamorado al público por su fotografía, sus efectos especiales o su montaje, sino por su humanidad, un rasgo que comparte con la angustia maternal de Frances McDormand y no con las matanzas de 'Dunquerque'. 'La forma del agua', como buena fábula para adultos, rebosa poder curativo para el alma. Y con su narrativa melancólica y mágica ambientada en tiempos difíciles, su protagonista expresiva y su multicolor hombre-pez, lleva en el fondo una parábola sobre nuestra capacidad para hacer el bien, algo que nos resulta muy necesario en esta época de apocalipsis climático y líderes aterradores.

'La forma del agua', favorita para los Premios Oscar 2018. | IMDB

7. Simplemente, es una película bien hecha.

Un guion excelente, unas interpretaciones emotivas, una historia ya contada que consigue una deslumbrante vuelta de tuerca, una puesta en escena brillante, una banda sonora envolvente y una dirección artística de… sí, digámoslo, de Oscar. A veces, no hay que buscar más motivos.

Relacionados