José Sacristán, en la gala de los Premios CEC.   | Diego Puerta

El precioso discurso con el que José Sacristán ha agradecido su Premio Nacional de Cinematografía 2021

El actor, que se ha emocionado al citar a su mujer, Amparo Pascual, ha recibido tal ovación que ha tenido que pedir varias veces a los presentes que concluyeran su aplauso. 

Clara Hernández

Un aplauso gigante y cerrado. Así ha sido la reacción de los presentes en el acto en el que el actor José Sacristán (Pepe Sacristán para los más allegados) ha recibido el Premio Nacional de Cinematografía 2021 de manos del ministro de Cultura y Deportes, Miquel Iceta, en reconocimiento a su trabajo y por "representar la historia viva del cine español de los últimos sesenta años", así como por haber "encarnado como nadie las contradicciones, vicisitudes e idiosincrasia de una sociedad en transformación". 

Más de un centenar de películas -entre ellas, 'La colmena', 'El pájaro de la felicidad' o 'El muerto y ser feliz'-, una docena de obras teatrales -como  'La muerte de un viajante' o 'My Fair Lady'- y proyectos televisivos como 'Velvet' o 'Farmacia de guardia' avalan la trayectoria de este intérprete nacido en 1937 en Chinchón (Madrid), donde comenzó en su adolescencia trabajando en un taller mecánico en la posguerra, antes de saltar a la interpretación, su gran vocación. 

José Sacristán y su pareja, Amparo Pascual, en Mérida. | GJB

"Una voz cada vez más poderosa llena la escena y resuelve el plano con cada aparición. Ahí está, Pepe Sacristán", le ha presentado el ministro de Cultura, antes de que Sacristán dedicara su galardón a "todos los que le han creído" en los más de 60 años que ha estado contando historias. Empezando por su abuela. Así ha sido su emotivo discurso: 

"Gracias. Hace poco leí una entrevista a mi admirado Luis Landero donde citaba a Nietzsche. Decía: No hay mayor seriedad que la del niño cuando juega. Yo me ataba unas cuantas plumas de gallina en la cabeza y me plantaba desafiante delante de mi abuela. "¡Virgen santa, un indio!", gritaba mi abuela. "Se lo ha creído", decía yo. Cuando tuve noticia de la concesión de este premio, volví a oír el grito de mi abuela. "Se lo han creído", me dije. Se han creído que era el estudiante, el pregonero, el de los globos, el recluta, el emigrante, el abogado, el ingeniero, el médico, el asesino... Se lo han creído, ¡qué suerte! Más de 60 años sin dejar de jugar".

"En serio, con la más estricta y rigurosa seriedad he llegado hasta aquí haciendo camino al andar. Aprendiendo sobre la marcha, quiero decir. Trabajando, estudiando, investigando, curioseando, mirando con tanta certeza como inquietud, con tanto arrojo como temor como suele ser habitual en el ánimo de los que nos dedicamos a esto y también como es habitual he dedicado gran parte de la mi carrera no a desentrañar la complejidad de mis personajes, sino ver cómo puñetas podías llegar a fin de mes y pagar el alquiler".

"Pero siempre con el propósito que sería la de aquel o aquella que al principio de los tiempos, allá en Altamira, se dispuso a mostrar a sus vecinos el mamut que acababa de pintar. Que se lo crean, que se emocionen, que se diviertan, que se inquieten, que duden, que piensen, que sueñen. Pintar, escribir, componer, fabular, imaginar, representar, interpretar, contar, crear, vivir una ficción, una ilusión inventada, dar a las ilusiones consistencia y firmeza, entusiasmo le llama a esto Manolo Vilas. Habría bastado con que lo imposible fuera".

José Sacristán recibe el Premio Nacional de Cinematografía 2021. | Carlos Alvarez / GETTY

"Cada vez que me subo a un escenario siento las plumas de la gallina atadas a mi cabeza, siento el rebullir, el trajín el entusiasmo, el asombro que produce la profunda seriedad del juego. y entonces lo imposible es. y tengo la luna, yo y los que se lo han creído, como mi abuela y como vosotros".

Uno de los momentos en los que se ha podido ver al actor más emocionado ha sido cuando ha mencionado a su familia. Especialmente a su mujer, Amparo Pascual, con quien mantiene una relación desde 1995 y se casó en 2008. Así, casi se le quiebra la voz cuando le ha agradecido su "cariño y amor", y su "ese suyo de estar ahí". "Hago lo posible por estar yo también", ha asegurado el intérprete en una bonita dedicatoria de amor en la que le ha recordado que es la depositaria de "todo el cariño y el amor del que es capaz". 

Asimismo, el actor ha recordado a sus hijos y les ha pedido disculpas por el tiempo que "el peliculero le ha podido robar al padre"

José Sacristán ha querido finalizar su intervención con un recuerdo al cineasta María Camus, fallecido el sábado, 18 de septiembre, en Santander.

"Tomo de don Miguel de Cervantes mis  palabras de despedida y que sirvan como homenaje a la memoria de mi maestro y amigo Mario Camus: "Si yo pudiera sacar mi corazón y ponerlo ante vuestros ojos, quitara el trabajo a mi lengua de decir lo que apenas se puede pensar. Gracias a todos", ha concluido. 

El acto ha terminado con todos los asistentes en pie, ovacionándole. 

Tags:

cine,

actor