José Mora, en la carátula de su segundo álbum de estudio, 'Siempre yo'. | D.R.

El flamenco pop de José Mora que provoca 'rebeliones de besos'

El artista mitad madrileño, mitad sevillano José Mora vuelve con 'Siempre yo', un álbum lleno de pasión y listo para enamorar a muchos tipos de oídos. 

Clara Hernández | Woman.es

"Préstame tus labios para enredarme en tu boca prohibida, para tenerte de nuevo a escondidas", cantaba en 2013 José Mora en 'Soñar despierto', una canción de espíritu e intensidad flamenca, con un romanticismo dolorido y embaucador. Era el primer single de su álbum debut, 'Mi musa'.

Ahora, cinco años más tarde, este madrileño criado en Sevilla, de madre hispalense y con callo en diferentes concursos de talentos y escuelas reconocidas de cante (ha pasado por la academia de Carmen Amaya, el Conservatorio Flamenco Casa Patas, Amor de Dios o Liceo de la Voz) lanza nuevo álbum, 'Siempre yo'. Su primer single es 'La rebelión de tus besos'. 

¿Y qué ofrece? Un nuevo sonido que no se olvida del flamenco, pero que camina más cerca del pop y de un sonido más abierto a más oídos. Y una aventura mimada por los productores Aitor Moya e Ismael Moya (este último, productor de Andy y Lucas o Los Caños), que le han hecho "un disco a medida", según el propio artista.

Los créditos del disco también brillan con luz propia: allí figuran los músicos Jesús Lavilla (que ha tocado con Martirio, Concha Buika, El Barrio o Marta Sánchez) y Ludovico Vagnone (colaborador de Alejandro Sanz, Andrea Bocelli, Laura Pausini o Malú). Además, Óscar Clavel, ganador de varios Grammy latinos, ha remasterizado el disco. 

"Tengo muchas ganas de empezar este camino", explicaba hace unos días el cantante en un plató de CMM Media, donde se acordaba de los siete años, algunas veces "difíciles", que le había costado lanzar su segundo trabajo. Y donde recordó su trayectoria anterior: hijo de una familia trabajadora, a los 15 años se colocó como electricista, "de chapuzas". Más tarde, montaría su propia empresa. Sin embargo, nunca se olvidó de su "sueño", la música. Su pasión -que también se trasluce en sus canciones- logró que no tirara la toalla. 

En cuanto a su vocación musical, empezó de niño. "Mi abuela, la matriarca, canta y nos ha enseñado a todos. Mi padre canta, mis tíos cantan...".

Con su primer single de este 'Siempre yo', titulado 'La rebelión de los besos', ahonda en un pop internacional al que, en seguida, le surgen la esencia flamenca. Más flamenco aún aflora en 'Me quema el alma', un tema compuesto por Ismael Moya que desprende pasión y romanticismo.