'Los Javis', en el acto de celebración de los 50 años del 'Big Mac'. | KLA / GTRES

Los Javis: "Nuestras fiestas hacen honor a su fama"

Hablamos con los directores de 'La llamada' y 'Paquita Salas' sobre prejuicios, la mala fortuna de España en Eurovisión o la ventaja de hablar "con verdad". Y, sí, son tan o más simpáticos de lo que parecen. 

Clara Hernández | Woman.es

En apenas un año, 'Los Javis' (la pareja sentimental y profesional formada por Javier Ambrossi y Javier Calvo) no solo se han convertido en los directores, productores y guionistas revelación del momento con su película y obra teatral 'La Llamada' o la serie 'Paquita Salas'.  Además, en sus intervenciones van dejando consignas de atractivo 'millennial' que ha hecho que muchos los eleven a referencia cultural y visionaria de la su generación.

Entre sus características, la defensa (tranquila) de la libertad sexual y profesional; frases como "do it yourself", "sé tú mismo", o  "puedes cumplir tu sueño"; talento, una simpatía repleta de mensajes positivos, y la capacidad de retratar una realidad social desde una esfera refrescante. 

Los Javis, cinestas y 'chicos Big Mac' por un día.  | KLA / GTRES

Entrevistamos al dúo que este miércoles celebraba los 50 años de la hamburguesa Big Mac. Porque como esta, asegura la cadena de comida rápida, 'Los Javis' son especialistas en darnos grandes momentos. 

Varios premios Feroz, nominaciones a los Goya, profes de 'OT', rostros publicitarios, Paula Echevarría quiere que la fotografíen con vosotros en la alfombra roja... ¿Vuestra vida es más emocionante o mareante?

Javier Calvo (JC): Deberíamos disfrutarlo un poco más pero como no paramos y estamos todos los días trabajando... 

Javier Ambrossi (JA): Estoy feliz de dedicarme a lo que me gusta y que a la gente le guste lo que hago. Por ahora estoy muy agradecido y nada agobiado. De hecho, cuando nos preguntaban si nos agobia que nos pidan una foto... ¡a mí, no! Vamos, en absoluto.  

Estando en la cresta de la ola, ¿debajo no hay muchos tiburones?

J.C: Los únicos tiburones que te encuentras no son tan reales, están en las redes sociales. Cuanto más creces y te conoce la gente, hay más 'haters' y más gente que te insulta en internet. Encontrarnos con eso ha sido duro. Yo lo tenía un poco olvidado, durante mi etapa de 'Física y Química' también pasaba pero a otro nivel porque no había Twiter. Hay que saber entender que no es una realidad, que es un lugar donde la gente vierte sus opiniones en el momento y luego pueden cambiarlas.

Javier Calvo (izda.) y Javier Ambrosio ('Los Javis'), en la gala de los Premios Feroz 2018. | Carlos Alvarez / GETTY

Creo que a ti, Javier Ambrossi, te superó un poco...

J.A: Yo me cerré Twitter porque me podía volver loco buscándome a mí mismo. Dije, "fin". Y ya está. Me parece una falsa realidad que no ayuda a la libertad de expresión sino todo lo contrario. Muchas veces genera esos boicots que a mí no me interesan.

¿La fama cambia y quien diga lo contrario miente? 

J.C: Todo cambia pero la vida es todo cambio, y eso es lo bonito, hay que cambiar. 

J.A: Es una suerte vivir todo esto y que no se te vaya la olla porque nos levantamos por la mañana y nos vamos a trabajar, y luego por la noche salimos con nuestros amigos. El trabajo te ancla a la realidad. Y es fantástico que la vida te proponga cosas que te permitan evolucionar, equivocarte, llegar a sitios distintos. Yo estoy muy agradecido. La fama no nos ha cambiado en manera de ser, creo yo. La opción que tenía a este trabajo era estar poniendo copas en un bar aquí cerquita así que… ¡agradecido! 

GSR / GTRES

¿Cuál es la parte de vuestro discurso que creéis que ha calado más en la gente? 

J.C.: Creo que lo que le gusta a la gente es que hablamos de verdad, que intentamos utilizar un discurso que nos es propio y decimos lo que pensamos siempre, la verdad engancha.

J.A.: Yo quiero pensar que tiene que ver con eso, que les parecemos honestos y cercanos, y que les gustan los productos que hacemos, que es la base de lo que tenemos ahora. La gente ha conectado con nuestros productos porque les hace sentir bien, hay algo 'inspiracional'.

Cuando os dicen que 'La llamada' ha logrado llegar a parte del público católico porque anima a ser lo que cada uno desea, monja si viene al caso, pensáis: A) ¿Qué parte no han entendido? o B) Lo contrario de lo anterior.

J.C: Me parece maravilloso porque en ningún momento pensamos en hacer una película que insultara a nadie, en todo momento nos planteamos hacer algo sobre una realidad que no agrediera, que invitara a reflexionar. Creo que eso es lo realmente revolucionario, poder decir: si te parece bien que una chica quiera dedicar su vida a Dios, tiene que parecerte bien que otra quiera enamorarse de otra chica.

J. A.: Hay gente en mi familia que es profundamente religiosa y los respeto y quiero. La peli no ofende porque no está pensada para eso; todo lo contrario, es integradora.

¿Los prejuicios son algo 'viejuno'?

J. C.: Los prejuicios están muy de moda y el estar ofendido también. El mundo de las redes sociales es muy prejuicioso.

J.A.: Están de moda porque el mundo de las redes sociales simplifica todo, cualquier opinión se reduce a una frase corta y hay opiniones que no se pueden resumir en una frase. Creo que vivimos en un mundo muy complejo y el hecho de tener que resumir algo con un 'like' es generar prejuicios porque no deja profundizar en las cosas. 

En 2015 comentabais respecto a la representación de 'La llamada' en el Teatro Lara: "Somos 25 personas y todos cobramos lo mismo y estamos dados de alta en la Seguridad Social". ¿El entusiasmo no debe nublar otros aspectos laborales más mundanos?

J.C.: En la obra 'La llamada' nos seguimos repartiendo el dinero que se gana en el teatro entre los actores y los directores y el resto del equipo.

JA: Nunca hemos hecho las cosas por dinero. 'La llamada' se quedó como se planteó desde el inicio y 'Paquita Salas' empezó sin cobrar ni un euro en la primera temporada. No pensamos en el dinero, lo primero en lo que pensamos es en que el proyecto nos guste y luego viene el dinero. 

El apodo 'Los Javis' os une tanto que la gente a veces no sabe quién es quién. ¿Cómo os dividís el trabajo? 

J.C.: Hacemos todo al 50%. Él es más organizado (Ambrossi pone cara de duda) y yo estoy un poco más loco.

J.A.: Todo lo hacemos a medias, a la vez: en el despacho, cuando salimos a pasear al perro... pensamos ideas, trabajamos.

¿Y las cuentas? 

J.C.: Eso mi padre, él nos ayuda con eso que se le da muy bien.  

J.A.: Cada uno llevamos nuestra cuenta, donde ingresamos nuestro dinero, y luego tenemos una sociedad en común.

GTRES

Acabáis de volver de Eurovisión. ¿Por qué creéis que España siempre queda como queda?

J.C.: No te sé decir. Este año la canción era maravillosa y los chicos lo hicieron maravilloso. Yo lloré con su actuación. Habría que investigarlo, hacer un estudio de por qué esos resultados en Eurovisión.

J.A.: No tengo ni idea. Algunas veces hemos quedado mejor... 

J.C.: Sí, pero no ganamos.

 

La foto lo dice todo. Te quiero, @amaia_ot2017. Que vaya genial esta noche.

Una publicación compartida de Javier Ambrossi (@soyambrossi) el

Todo el mundo quiere ir a las 'fiestas de los Javis'. ¿Hacen honor a su fama?

J.C.: En nuestras fiestas siempre hay mucho de comer, mucho de beber y mucho de reír.

J.A.: Y, sí, hacen honor a su fama.

Por último, tres diseñadores de referencia. 

J.C: Me gusta mucho David Bowie, me gusta mucho Mick Jagger y me gusta el protagonista de 'Moonlight'.

J.A: Harry Styles, Jared Leto y nuestra íntima amiga Dulceida que es lo máximo. Quien la conoce, lo sabe. 

// Outbrain