Jane Seymour posa en la 68ª edición del Festival de Cannes.  | GETTY

Jane Seymour dispara la media de edad de las musas de 'Playboy' (¡tiene 67!)

Porque también hay sirenas en la tercera edad. Además, la actriz desvela un caso de abuso machista.

Clara Hernández | Woman.es

La actriz Jane Seymor, con dos Globos de Oro en su haber y dos apariciones estelares anteriores para Playboy (en (1973 y 1978) ha vuelto a posar para la mítica revista masculina. Lo curioso es que Jane lo hace ahora cuando ha cumplido 67 años y convertida, de nuevo, en convincente musa erótica. 

La que un día fue nuestra adorada doctora Quinn ha compartido dos de las imágenes del reportaje en su perfil de Instagram, donde luce una impactante figura, melena y flequillo con desorden millennial y, en general, un aspecto muy atractivo que aparenta ser el de una persona mucho (pero mucho) más joven. 

"Estoy emocionada de poder compartir finalmente esto con vosotros! Recientemente he sido fotografiada y entrevistada en mi casa por Playboy. He hablado sobre mi carrera, mi familia, sobre el sentirme mejor que nunca a los 67 y de mucho más", escribía, primero, junto a la imagen.  Unas horas más tarde, volvía a dirigirse a sus seguidores, regalándoles una nueva fotografía para agradecerles "todas las respuestas positivas" que había recibido tras divulgar la imagen anterior.

"Recordad siempre que la belleza de verdad viene del interior, así que abre tu corazón y deja que brille", es el consejo de la intérprete. 

En la entrevista desvela, además, de cómo se siente con su edad, y que sería algo así como mejor que nunca: "Me siento mucho más sexy ahora que cuando era más joven. Da mucha libertad el haber vivido tantos años", explica. 

Más solemne ha sido la segunda parte del artículo, en el que Jane se ha referido a los abusos sexuales que están siendo denunciados en Hollywood para explicar su propia experiencia, en un Hollywood pre-Weinstein. En concreto se remonta a 1972: su agente le consiguió un casting con un productor muy importante.  Después de presentarse, el productor le dijo que quería qua pasara por su casa para ver con ella cómo había quedado la prueba de cámara. Allí le dijo: "He persuadido a todo el mundo de que eres la persona perfecta para el papel. No fue fácil. Ahora es tu turno".

Entonces puso "su mano en el sitio equivocado". Ella hizo un cruce de piernas defensivo para atajar la situación y pensó que podía hacer como si no hubiera pasado nada. Pero "él no paró". 

Cuando después ella ya estaba dentro de un taxi, él le amenazó: "Si alguien sabe que has venido, si se lo dices a alguien, alguna vez, te garantizo que nunca trabajarán de nuevo, en ningún rincón del planeta". 

"Él tenía el poder", explica hoy esta mujer que asegura que la razón por la que ha contado esta historia es porque cree que las mujeres "deberían tener una oportunidad".