GTRES

La guía definitiva para aguantar los tacones todo el día

Ten paciencia y aplica estos trucos para dejar de sufrir con los tacones.

Paola Lei

Llevar con gracia y soltura unos tacones durante varias horas requiere horas de práctica y cierta perseverancia. Hay que tener paciencia y aplicar algunos trucos pero la buena noticia es que con poco esfuerzo se ven los resultados: Dejarás de sufrir y de aterrorizarte ante la posibilidad de pasar más de tres horas subidas a las alturas.

Paso 1. Elige el par de zapatos de tacón adecuados

No decimos ni caros ni buenos ni de alta gama, sino adecuados para tu tipo de pie. Ten en cuenta que te salvarán de muchas noches de dolor y ya sabes cuál es el destino de los zapatos incómodos: la parte oscura del armario, allí donde nunca vuelves a mirar. Asegúrate de que no tengan durezas, de que no te rocen en el talón o en los dedos, y sobre todo si el tacón es lo suficientemente fuerte para soportar el peso de tu cuerpo mientras caminas durante varias horas. Unos zapatos con plataforma pueden ser un buen comienzo, son más cómodos y estables, pero cada uno tiene que encontrar sus tacones perfectos.

Paso 2. Confianza

Una vez que tienes el par de zapatos perfectos tienes que usarlo y dominarlo. La idea no es que ellos (los tacones) te dominen a ti. Para eso tienes que generar confianza, sobre todo a ti misma, pisar fuerte y creerte que estás estupenda con esos zapatos. La actitud es el 50% de la elegancia, el resto probablemente sean unos buenos zapatos de tacón.

GTRES

Paso 3. Postura

La postura es importante en cualquier circunstancia pero si se trata de defender unos tacones, entonces es clave. Sin una buena postura caminar sobre unos tacones puede ser una pesadilla y lejos de hacerte más elegante parecerás el jorobado de Notre Dame. Una buena postura supone abrir los hombros y bajarlos, subir el pecho y abrirlo y alargar el área del cuello. Imagina que tiran de tu coronilla hacia el cielo y crece. Si logras practicar y mantener la postura con los tacones puestos triunfarás allá donde vayas. 

Paso 4. Mentalidad

Debes caminar en tacones como si lo hicieras con tus zapatillas preferidas, pisando desde el talón hasta los dedos con pasos completos para mantener el equilibrio. Muchas chicas se lesionan o se caen  porque intentan acortar la superficie de la pisada cuando llevan tacones. Una vez, la confianza es la clave, si piensas que los dominas pisarás con ellos como con tus Converse preferidas.

Paso 5. Movimiento

Una vez que tengas controlada la pisada debes distribuir el peso de tu cuerpo en cada pierna sin dañar las rodillas, el movimiento debe venir desde las caderas, pues así el peso se transfiere de un modo correcto del talón hasta el dedo y se crea un movimiento fluido que es lo que resulta atractivo de unos tacones altos.

Paso 6 Hazlo fácil

Intenta relajarte y no pienses que estás realizando una proeza. Solo llevas unos tacones. Mueve tus brazos mientras caminas, mira al frente (y no constantemente al suelo), y disfruta.

Puede que aprender a caminar con tacones parezca un trabajo más, pero el saber no ocupa espacio, y en este caso, con un poco de práctica, ganarás mucho y valdrá la pena.