IMDb

‘Girls’, la voz millennial que supo definir a la mujer

La serie creada por Lena Dunham, ganadora de dos Globos de Oro, se despidió de la audiencia el pasado 16 de abril.

Tania Calahorra | Woman.es

‘Girls’ interrumpió en el panorama televisivo hace cinco años para demostrar al mundo que las mujeres estamos lejos de ser perfectas. Lena Dunham creó su serie para dar voz a un grupo de chicas cuyo mundo gira en torno a la amistad, el mundo laboral, las relaciones sentimentales y el sexo, conceptos que han dado forma a los pilares fundamentales de una ficción que ha conseguido reflejar los sentimientos de toda una generación.

Criticada y alabada a partes iguales, lo cierto es que Girls es ya un icono televisivo que ha cambiado la forma de consumir televisión. Su impacto ha sido mayor que el número total de espectadores que realmente han conectado con la serie de HBO alguna vez. Mujeres reales que viven una época marcada por la tecnología y que hablan sin tapujos de todas las presiones a las que se tienen que someter una vez desembarcan en el mundo laboral. Los prejuicios o el acoso sexual han sido temas muy recurrentes en los argumentos de sus episodios.

Durante su trayectoria televisiva, muchos criticaron los guiones de Dunham, así como su forma de escribir o sus desnudos en pantalla, pero poco a poco eso fue quedando en un segundo plano para convertirse en la voz representativa de las mujeres de la generación millennial, jóvenes  que actualmente se encuentran en una franja de edad entre los 20 y los 30 años.

Con la premisa de que las mujeres reales no estaban representadas en televisión, Lena Dunham concibió Girls, la única serie capaz de mostrar la desnudez de una mujer que no posee un cuerpo 10, que “no es sexy” como muchos decían en sus críticas, y que ha dado voz al desarrollo que viven hoy en día las mujeres de su generación, intentando establecer los parámetros de una vida que no es ni mucho menos tan idílica como otras ficciones que ocupan las parrillas de televisión hoy en día pretenden reflejar.

IMDb

Ahora que ‘Girls’ se ha despedido para siempre, las millennials se quedan sin su espacio televisivo, ese que daba voz a un grupo de mujeres que en busca de la madurez protagonizaban en exclusiva una serie que recogía todas y cada una de sus inseguridades. Pocas ficciones televisivas cuentan hoy en día con un grupo de mujeres tan representativo como el que tenía ‘Girls’. Aunque Dunham, seguro, volverá con una nueva propuesta en la que verter todo aquello que es imperfecto, pero tremendamente real en una mujer. De momento, hoy toca decir “adiós”.

 

Un epílogo en forma de homenaje [SPOILERS]

Tras cinco años en televisión en los que hemos vivido de cerca el camino hacia la madurez de Hannah, descubrimos un episodio final que más que formar parte de la historia, pareciera un epílogo en el que nos muestran qué fue de la protagonista de ‘Girls’.

Hannah, esa niña mimada que llegaba a Nueva York hace seis temporadas pidiendo dinero a sus padres para poder independizarse, se convierte en mamá y, de nuevo, Lena Dunham cuenta un par de verdades sobre la maternidad, esas que nadie nos explica cuando decidimos formar una familia. La propia Hannah echa en cara a su madre que nunca le hubiese contado lo difícil que es esta nueva etapa en la vida de una mujer.

A su lado permanece Marnie que decide echar una mano a su amiga en esta nueva experiencia vital y, de paso, se lleva el consejo de la madre de Hannah en el que insta a la joven a buscar su camino lejos de la vida de sus amigas. Ni Jessa ni Adam ni otros personajes habituales en la serie forman parte de este episodio final que habla exclusivamente de Hannah y el final de su viaje hacia la madurez.

‘Girls’ ha madurado con nosotros y nos ha enseñado lo cruel y compasiva que puede ser la vida. La maternidad no es el final, es solo el comienzo de una nueva vida que mostrará a Hannah todo un mundo repleto de complicaciones en el que las dudas volverán a marcar su día a día.