Una imagen de 'Cats'.  | D. R.

Tenemos que hablar de 'Cats' (y decidir si nos encanta o nos espeluzna)

Aunque solo sea porque es carne de meme el tráiler Cats está revolucionando internet y su estreno inminente nos llena de inquietud. ¿El motivo? Que no somos capaces de distinguir si nos encanta o nos espeluzna. ¿Tú qué opinas?

Isabel Serrano | Woman.es

La nueva versión de 'Cats' llega a las pantallas de cine el próximo día de Navidad. Es la adaptación de un clásico de los musicales y, vaya por delante que estamos seguras de que va arrasar peroooooo… nunca los tráilers de un musical habían traído tanta retranca en internet. Por si aún no sabes qué pinta tiene esta nueva versión dirigida por Tom Hooper, te aconsejamos que veas esto antes de seguir leyendo: 

Bueno, pues ahora ya sabes a qué atenerte si compras una entrada. Lo que queda claro después del primer visionado es que si el objetivo era llamar la atención, lo han conseguido. ¿El motivo? El uso (¿o abuso?) del CGI, los efectos gráficos generados por ordenador que ha convertido en Taylor Swift, Ian McKellen, Judi Dench, Idris Elba y compañía en gatos peluditos con cara de humano deforme que llevan abrigo, sombrero y, en el caso de las gatas, ¿pechos humanos? 

'Cats': de señores disfrazados a gatos rarunos

Decir raro en 'Cats' es mucho decir, no olvidemos que el musical va unos gatos que se reúnen en un desguace para decidir cuál será el elegido para que se lo lleve un ovni, bueno, no es ovni, pero como si lo fuera. 

Lo que ha conseguido que a lo largo de las décadas este musical de Andrew Lloyd Webber sea considerado como uno de los grandes es ese Memory que si no te emociona es que estás difunto. Bueno, eso y el toque kitsch que tiene ver a actores y bailarines increíbles vestidos de gato de felpa despeluchado y andando a cuatro patas por un escenario. 

Con semejantes armas dadaístas de seducción no es de extrañar que desde el día de su estreno Cats haya entrado en las mentes y los corazones del imaginario colectivo. Alusiones y homenajes a Cats hay en casi todas las series que has visto en los últimos 20 años, desde The Office a Las chicas de oro, Bojack Horseman, Glee, Crazy ex-girlfriend, Modern family, los Simpson...  

El problema es que esta vez la tecnología se ha interpuesto en nuestras ganas de consumir peluches y maquillaje a rayas y ha colocado, pelito a pelito, un abrigado manto gatuno en cada intérprete de la nueva versión de Tom Hooper. El resultado no ha gustado a muchos, de hecho, ha provocado más de una pesadilla como demuestra la avalancha de memes y tweets en los que el público advertía de la incompatibilidad de ver el tráiler y estar medicado o del riesgo de que estos nuevos gatos no son actores sino algún siniestro experimento en el que se ha creado una raza de híbridos mutantes.

¿A favor o en contra?

Para defender la apuesta del director recientemente, Ian McKellen, que interpreta a uno de los felinos en la película, ha apoyado el largometraje con declaraciones como esta en el programa Entertainment Tonight: “El espectáculo de 'Cats' no iba de personas siendo convincentes como gatos, sino de personas de verdad que descubrían su naturaleza felina. Y funcionó”. 

Nosotras, por nuestra parte, adoramos esta versión de 'Cats' a pesar de los pelos CGI y de los escenarios dignos del restaurante de Ratatouille en Disney París porque apoyamos cualquier cosa que diga o haga Sir Ian McKellen, que para algo combatió y venció al balrog en 'El señor de los anillos'.  

Relacionados

-->