martin-dm / ISTOCK

Los 9 errores que más cometemos en inglés (y 2 hacen que parezcamos menos inteligentes)

Identificarlos es un primer paso para mejorar nuestro inglés, aseguran los expertos.

C. H. | Woman.es

Dominar el inglés es más sencillo si somos capaces de identificar los errores más frecuentes que cometemos. Y casi todos los españoles, excepto raras y honrosas excepciones, acostumbramos a cometer unos mismos fallos que hay que evitar si queremos mejorar nuestro inglés, algo que parece urgente a juzgar por distintos estudios.

Ya en 2016, el barómetro Cambridge Monitor señalaba que los europeos consideraban que los españoles éramos los habitantes de la UE que peor hablábamos inglés (también añadían que éramos hospitalarios y atractivos). El más reciente informe EP English Proficiency Index no solo tilda nuestro nivel de "deficiente", sino que además asegura que ha empeorado en el último lustro. 

Ilustración del estudio Cambridge Monitor.  | Cambridge University

Pero no hay nada que no se pueda mejorar y más aún si contamos con pautas que nos faciliten el camino. Conocer los fallos que realizamos una y otra vez es conveniente para corregirlos cuanto antes, sostienen instituciones como Cambridge University, que además de ser autora del citado barómetro Cambridge Monitor y de darnos un rapapolvo por nuestros conocimientos, ha recopilado los fallos más comunes en los que incurrimos los españoles cuando hablamos inglés teniendo en cuenta sus exámenes. 

Estos son los grandes errores que, seguramente, te son familiares. Y, atenta, porque más abajo encontrarás otros dos usos o costumbres que al hablar en inglés, hace que alguien parezca poco inteligente, según una experta. Anota: 

1) Wich o Which
Wich es el error escrito más común entre los estudiantes españoles de inglés, asegura la institución. La forma correcta es 'which'.

2) El curioso caso de 'because'
Los profesores se han encontrado esta palabra (porque, en español) escrito de las maneras más inimaginables: becouse, becaus, beacuse, becuose... ¡así hasta 237 versiones (incorrectas)!

3) ¿Por qué la 's' líquida nos cuesta tanto?
Por lo general, tendemos a añadir una 'e' antes de pronunciar palabras que empiezan por s, como 'Spanish'. Y aún más cuando se trata de los términos 'specific', 'spectacular' o 'specialised'.

4) Intercambio de 'i' por 'y'
¿Tú también te has pasado un rato pensando dónde colocar la 'i' y la 'y' en palabras como 'bicycle' o 'analytics'? Entonces, entenderás este apartado. 

5) Falsos amigos
Pueden jugarnos una mala pasada. Se trata de palabras muy similares a otras españolas, pero que no significan lo mismo a estas. Hay numerosos ejemplos: Constipated (que significa estreñido y no constipado), embarrassed (avergonzado, no embarazada), argument (discusión, no argumento), realize (darse cuenta, no realizar), actually (realmente, no actualmente), fabric (tela, no fábrica) o library (biblioteca en lugar de librería). 

6) Preposiciones
Uno de los apartados más complicados a la hora de enfrentarse con el inglés y que, aunque no aparece en la relación de Cambridge University, recogen muchas webs de idiomas, es el de las preposiciones. Aunque parezca que su uso es aleatorio, tiene unas normas: así, por ejemplo, se utiliza 'on' para referirse a medios de comunicación y tecnología (on the computer, on the phone, on the TV...). 

7) ¿Make o do?
Otra de las dudas más frecuentes que contemplan distintos expertos. Su dificultad radica en que, en nuestro idioma, ambos verbos podrían ser traducidos como 'hacer'. Es correcto 'do a job' pero 'make an offer'. 

8) 'Like' es... poco inteligente
Además, hay dos hábitos en el inglés que,  según la opinión de la profesora Lucy Bella Earl que recoge el Daily Mail, no solo son incorrectos, sino que nos hacen parecer poco inteligentes, ya seamos estudiantes de inglés o angloparlantes (asegura que muchos ingleses y estadounidenses los cometen). El exceso de 'like', algo a lo que los españoles somos proclives, es uno de ellos. 

9) Entonación que asciende cuando no debe
Es importante qué decimos, pero también cómo lo decimos. Es decir, la entonación. Por ejemplo, una pregunta tiene una inflexión final ascendente para que nuestro interlocutor sepa que estamos preguntando. Sin embargo, esta profesora acusa que muchas veces utilizamos esa inflexión de forma innecesaria al hablar inglés, en frases que no son interrogativas. Y es firme: cuando alguien lo hace, suena "poco inteligente". 

Tags:

inglés

Relacionados