Leonardo DiCaprio y Brad Pitt en 'Érase una vez... en Hollywood'.  | IMDb

Las nueve preguntas sin responder que deja 'Érase una vez... en Hollywood'

Tarantino deja unos cuantos cabos sueltos en su novena película y no por descuido: además de un genio del cine, seguramente es un tío muy listo (y quizá, un machista cobarde).

Silvia López | Woman.es

Los espectadores, que han llenado las salas españolas para ver ‘Érase una vez… en Hollywood’, están divididos, ¿obra maestra o tomadura de pelo? Quizá ninguna de las dos cosas o una mezcla de ambas, porque Tarantino hace un canto de amor al cine en general y a sí mismo en particular. Y lo hace realmente bien. A no ser que tengas mucha prisa, sus casi tres horas de duración se disfrutan un poco con la boca abierta (vale, de acuerdo, no tan abierta como con ‘Pulp Fiction’, en eso tienen razón los críticos) por las buenas interpretaciones, la música, la fotografía, el humor, los giros de guión... Por Tarantino. La película te deja pensando en ella días después de verla. Y de repente una mañana te despertarás dándote cuenta de que no contesta a algunas preguntas cuya respuesta te mueres por conocer.

ATENCIÓN: SPOILERS

1. ¿Mató Cliff Booth (Brad Pitt) a su mujer?

Ésta es la pregunta del millón. En un 'flashback' dentro de otro 'flashback', el especialista en escenas de acción interpretado por Brad Pitt aparece con un arpón en un barco con su esposa (muchos han querido ver en esta escena una referencia a la muerte de Natalie Wood, también en el mar y también con la sospecha de si su marido Robert Wagner tuvo algo que ver). Ella le insulta insistente y cruelmente mientras él está sentado de forma paciente con el arma en la mano. Y eso es todo lo que Tarantino nos muestra. Ella es odiosa, a él no lo vemos reaccionar… No lo vemos reaccionar en la escena del barco en concreto, porque a lo largo de la cinta comprobamos que Cliff no deja pasar ninguna provocación sin responder, incluso cuando no tienen que ver con él y cuando no participar sería lo más sensato (como en el incidente con Bruce Lee). Así que, recapitulando, tenemos a un hombre con sobrada capacidad para la violencia y un bajo umbral para los estímulos que le llevan a ejercerla ante una mujer que lo humilla. Y el director de cine comercial con menos escrúpulos (y más criticado por ello) a la hora de mostrar explícitamente la violencia deja fuera de plano una muerte. 

Brad Pitt es Cliff Booth en 'Érase una vez... en Hollywood'. | IMDb

2. ¿Y qué pretende decir Tarantino con esto?

Deliberadamente, el director no quiere responder y no porque no lo sepa o no importe. En una entrevista Zoë Bell reconoce haber hablado con él y saber la respuesta exacta, aunque tiene prohibido compartirla. Así pues, Tarantino desea que el espectador no pueda aferrarse con certeza las dos opciones que nos deja. En la primera, si Cliff Booth no ha cometido ese asesinato y Hollywood le da la espalda, entonces estamos viendo un linchamiento social y laboral injusto. ¿Quiere Quentin Tarantino denunciar algo? ¿Quizá que el #MeToo condena sin juicio y sin pruebas? En la segunda opción, Cliff Booth ha matado a su mujer y se ha ido de rositas, sin cárcel, su única ‘pena’ es que haya directores que ya no quieran trabajar con él. Si es así (y lo lógico es pensar que sí, dado su poco aguante y lo especialmente molesta que resultaba su esposa), y si tenemos en cuenta que es el indiscutible héroe de la película, ¿está Tarantino insinuando que ese asesinato está justificado ya que al fin y al cabo su esposa es insoportable y Cliff es un tío genial? Sea cual sea la respuesta Tarantino ha demostrado ser increíblemente inteligente al no mojarse (se ha ahorrado una polémica mundial). Pero también puede que machista y cobarde (ya que o bien denuncia el #MeToo o bien insinúa que hay asesinatos justificados, pero no llega a concretar... el gato de Schrödinger de la imprecisión moral). 

3. ¿Qué pasó en el casting de ‘La Gran Evasión’? 

Menos controvertida es la cuestión que nos plantea ver a Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) embebido en una escena de una de las grandes películas de la historia del cine. En el se del 'western' que está rodando, otro actor le pregunta sobre los rumores que decían que podría haber obtenido el papel de Steve McQueen. Claramente incómodo, DiCaprio da una explicación alambicada sobre cómo ni siquiera llegó a hacer el casting mientras le vemos participando en el metraje real de la película. ¿Era un fantasía? ¿Había conseguido el papel, pero le habían despedido? Ambas posibilidades aumentan su inseguridad. 

Margot Robbie es Sharon Tate en 'Érase una vez... en Hollywood'. | IMDb

4. ¿Por qué Margot Robbie/Sharon Tate apenas habla? 

Éste ha sido uno de los aspectos más criticados de la cinta: Tarantino resucita a Sharon Tate solo para que veamos lo bella, dulce y buena bailarina que era, pero no para mostrarnos al complejo ser humano que se perdió hace 50 años. Las andanzas de los protagonistas, Dalton y Booth, se entrecruzan con las suyas. Ellos son las complejas víctimas anacrónicas de un sistema que se viene abajo. Ella solo es una presencia luminosa. Lo más curioso, según ha destacado la crítica feminista en Estados Unidos, es el contraste entre la bella, radiante y pura Sharon Tate (Margot Robbie) con otras mujeres de la película, y no solo las asesinas de la Familia Manson, sino también el resto de 'hippies' o la directora de especialistas de la película de Bruce Lee: cargadas de opiniones, agresivas, ¿empoderadas? De hecho, hasta Lena Dunham, portavoz oficiosa de cierto feminismo 2.0, es una de las adoctrinadas de Manson. 

5. ¿Por qué Charles Manson apenas sale?

Solo una escena nos muestra al verdadero precursor de los asesinatos del final del verano del amor y una de las personalidades que más fascinan al imaginario colectivo, Charles Manson. En la película está interpretado por Damon Herriman y realiza una visita a la casa de Sharon Tate que, efectivamente, tuvo lugar en la vida real, salvo que con algunos matices diferentes. No fue en febrero, sino en marzo. Quien abrió la puerta no fue Jay Sebring (interpretado aquí por Emile Hirsch), sino Shahrokh Hatami, otro amigo de Sharon Tate (obviamente, ya que Sebring murió en los asesinatos y no hubiera podido contar esta anécdota que no cobró importancia hasta que estos ocurrieron). Y Manson no preguntó por Dennis Wilson (de los Beach Boys, con quien está probado que Manson mantuvo una relación de amistad), sino por Terry Melcher, un productor musical que llevaba semanas dándole largas y al que Charles Manson pretendía mostrar su material musical. En la vida real, como en la película, a Manson se le informa de que Melcher ya no habitaba el chalet del 10050 de Cielo Drive, y que sus nuevos inquilinos eran Sharon Tate y Roman Polanski. Esta visita ha despertado la curiosidad de investigadores y curiosos durante décadas: ¿Manson no se creyó aquella explicación y pensaba que Terry Melcher seguía viviendo allí? ¿Dio a sus acólitos esa dirección sabiendo que allí estaba Sharon Tate? ¿Fue una dirección al azar de las que tenía apuntadas? Todas esas cuestiones no tienen que ver con la película, pero hay una que sí: ¿por qué Manson solo sale un par de segundos? Ni el propio actor, Damon Herriman, lo sabe, pero ha asegurado que hay mucho más metraje rodado y que éste posee cierto contenido cómico. No puede decir nada porque es probable que Tarantino reserve ese metraje para otras presentaciones de la película.

6. ¿Dónde están Burt Reynolds, Tim Roth y James Marsden?

Cada película de Tarantino -quien juró que solo iba a rodar diez (ésta sería la novena, aunque siempre olvida su ‘opera prima’, la hoy imposible de encontrar ‘My Best Friend's Birthday’)- es un acontecimiento mundial que Internet sigue con atención desde que se anuncia. Sabíamos que iban a participar varios actores que finalmente no vemos en pantalla. El caso de Reynolds es bastante triste: murió durante el rodaje. De hecho hay entrevistas de la época en las que Tarantino y Pitt hablan de lo estupenda que fue su escena (interpretaba a George Spahn, el anciano dueño del rancho; por razones que se desconocen, hubo que volver a rodar la conversación entre éste y Cliff Booth/Brad Pitt). Esa aparición estaba cargada de significado porque la película está parcialmente basada en la relación de Reynolds (en parte inspiración del personaje de DiCaprio) con Hal Needham, su amigo y actor especialista para las tomas peligrosas. El fallecimiento de Reynolds también tendría que ver con el recorte en la sala de montaje de las escenas de James Marsden, quien de alguna forma estaba vinculado a Reynolds (se cree que era su versión juvenil pero al ser sustituido por Bruce Dern, con quien Marsden no guarda ningún parecido, quedó descartado). La más misteriosa es la ausencia de Tim Roth, uno de los actores favoritos de Tarantino, presente en la mayoría de sus películas. No ha habido comunicado oficial, pero uno de los agradecimientos especiales de la cinta está dedicado a él, como a Marsden y a Debra Tate, la hermana de Sharon Tate. 

Brad Pitt y Mike Moh son Cliff Booth y Bruce Lee en 'Érase una vez... en Hollywood'.  | IMDb

7. ¿Realmente Bruce Lee era “así”? 

Es posiblemente la mayor polémica que ha generado la cinta, inesperadamente, ya que todo el mundo pensaba que la controversia vendría de los crímenes de la familia Manson. Por un lado, su hija Shannon Lee y un amigo Dan Inosanto juran que Bruce Lee además de humilde era un gran admirador de Mohamed Ali/Cassius Clay (boxeador al que en la película Mike Moh interpretando a Lee asegura que podría vencer). Por otro, Tarantino ha asegurado que era arrogante, que hablaba exactamente así y que lo de vencer a Clay lo dijo textualmente según la biografía de su mujer, Linda Lee. El caso es que sorprende ver primero soberbio y, después, abochornado al maestro de las artes marciales, al filósofo del “be water my friend” y al que creíamos un ídolo para Tarantino, ya que ‘Kill Bill’ está llena de guiños a Lee, incluso en el vestuario de Uma Thurman. 

8. ¿Cómo se relaciona esta trama con el universo Tarantino?

Las películas del director de Tennessee están relacionadas entre sí gracias a elementos como la marca de tabaco Red Apple (que DiCaprio anuncia en la escena post créditos y delante de cuyo cartel avanza la novia en ‘Kill Bill’) o la Big Kahuna Burger (que Samuel L. Jackson adora en ‘Pulp Fiction’ y que vemos anunciada en un autobús de ‘Érase una vez… en Hollywood’), pero los personajes, ¿tienen alguna vinculación? Especialmente sospechosa es la profesión de Cliff Booth/Brad Pitt, ¿se convertirá en Mike, el asesino en serie de ‘Death Proof’? ¿O ése es el destino de un posible hijo de Randy, ya que está interpretado por el mismo actor (Kurt Russell) y es director del departamento de especialistas? ¿Es casualidad que en el currículum de Dalton se mencione al director Antonio Margheriti, el pseudónimo que usa Donny Donowitz, uno de los matanazis de ‘Malditos Bastardos’? ¿Crecerá la bella hippie Pussycat (interpretada por Margaret Qualley) para convertirse en alguna de las heroínas de Tarantino de films anteriores pero cuyas tramas transcurren después de 1969?

9. ¿Relanzarán Polanski y Tate la carrera de Dalton?

Al principio de la cinta, Rick Dalton (DiCaprio) se lamenta de la ironía de que sus vecinos sean Roman Polanski (Rafal Zawierucha) y Sharon Tate, la pareja de moda en Hollywood, mientras su carrera está de capa caída. (Nota: si es posible, es recomendable ver la película en versión original, llena de juegos de palabras como “el bebé de Rosemary” para referirse Polanski). Cree que podrían rescatarle, de hecho le asegura a Cliff que está a una fiesta en casa de sus vecinos de volver a ser el que era. Al final de la película, Sharon Tate le invita a conocer a sus amigos quienes no solo le conocen, sino que de alguna manera le admiran ya que Jay Sebring (Emile Hirsch) conoce el título de la película en la que Dalton usa un lanzallamas, ¿significará este acercamiento una resurrección profesional? 

Tags:

cine

Relacionados